Aicheler: “Lo importante es que cada uno aporte una cuota de responsabilidad para ayudar a recomponer a EMSA”

Aicheler: “Lo importante es que cada uno aporte una cuota de responsabilidad para ayudar a recomponer a EMSA”

El presidente de Electricidad de Misiones Sociedad Anónima (EMSA), Guillermo Aicheler, pidió a los misioneros que cada uno aporte una ayuda para mejorar la situación de la empresa eléctrica provincial e hizo hincapié en los empleados, desde las gerencias hasta el Sindicato de Luz y Fuerza. Además habló sobre la situación de las cooperativas, la quita de subsidios nacionales que repercuten en las facturas y las obras que esperan en las localidades del interior provincial.

“Lo importante es que cada uno asuma una cuota de responsabilidad para que me ayude en esta tarea de recomponer esta empresa, que es posible, por eso estoy. Tengo mucha fe, mucha esperanza, de tener el acompañamiento necesario. Cada uno va tener que sacrificarse un poquito, a nivel dirigencia, el directorio de EMSA, a nivel de gerencia, todos tienen que hacer un esfuerzo mayor, hasta el último empleado e incluyo ahí el gremio. Cada cual va tener que hacer un esfuerzo. A ellos les he pedido el tiempo necesario aunque a veces pareciera que no es así, yo sigo teniendo esperanza y la fe para que de alguna manera podamos lograr lo que nos propusimos. Va ser en beneficio de la ciudadanía misionera. Mi presencia acá es mucho de patriotismo, como me dijo el gobernador, todo tiene su límite. Yo también espero de los demás, que hagan su esfuerzo porque si la responsabilidad es compartida vamos a encontrar soluciones”, señaló el funcionario en Misiones Online TV.

Aicheler aclaró que EMSA recibe una imposición del precio de su factura a nivel nacional, desde donde se decidió eliminar subsidios a todas las tarifas. “Lo que está ocurriendo con lo que la gente está recibiendo tiene que ver con una política nacional de reducción de los subsidios que culminará en el año 2019, ósea que todavía tenemos algo de subsidios en nuestra boleta de luz, pero este 35 por ciento (de aumento en la factura de diciembre) que se ha aplicado impacta fuertemente porque a su vez han sufrido modificaciones de las distintas categorías que se establecen de acuerdo a la cantidad de kilovatios consumidos, ahí es donde se presta a confusión y es algo que nosotros no evaluamos de entrada, sí lo estamos teniendo en cuenta porque fue Nación quien dispuso esa nueva forma de armar la tarifa eléctrica. Si bien la tarifa eléctrica es nuestra, de la provincia, se le ha tomado el 19 por ciento establecido por la Nación, por Camessa y un 15 por ciento que se acordó, inclusive con las cooperativas, entendiendo que ese porcentaje es para reconstruir de alguna manera las posibilidades de subsistencia de las empresas distribuidoras de la provincia, que son 10, incluida EMSA más 9 cooperativas. Esas dificultades realmente llevaron a todas las distribuidoras a tener un déficit mensual importante. No se si van a empezar a construir a partir de ahora pero que por lo menos (el aumento) sirve para compensar de alguna manera y que a partir de este mes podamos tener un equilibrio. Algunas cooperativas ya lo han hecho, tal es así que hay cooperativas nos están pagando normalmente al día 10 su factura que nosotros tenemos que pagar a Camessa”, sostuvo y reveló que ya hay un 40 por ciento de cooperativas  que están al día.

“Es un gran avance y esto nos sirve para empezar a cubrir las grandes necesidades de pago que tenemos en EMSA, si no recibimos fondos de las cooperativas y nosotros no recaudamos lo suficiente entramos en un déficit de pago que es lo que venía ocurriendo hace un buen tiempo y por ello tenemos importantes deudas desfinanciadas que es una bola de nieve que si nosotros continuamos con este sistema en algún momento no vamos a poder pagar absolutamente nada, ni al personal. Hoy hemos empezado a reconstruir esa parte y cuento que hemos adelantado en 5 días el pago de haberes a los empleados, ósea, el día 10 estaban acostumbrados, nosotros hemos pagado el día 5 para que el 6 estén depositados en todos los cajeros de los empleados”, indicó.

Sobre la deuda que mantienen las cooperativas, el funcionario recordó que en su momento dejaron de pagar por la sencilla razón de que no podía y que el monto, ronda los 400 millones de pesos. “Hoy a raíz que hemos buscado un mecanismo de premios de aquel que paga al contado pero tiene que regularizar su deuda, estamos teniendo la predisposición prácticamente del 95 por ciento de las cooperativas que están dispuestos a adecuarse a ese nuevo sistema. Pagar y en el transcurso del mes regularizar su deuda para tener el beneficio.  Estamos buscando mecanismos de financiamiento para ayudar a las cooperativas y son ellas las que de alguna manera poder entrar a un compromiso y nosotros vemos de que la adhesión a este sistema nuevo es prácticamente total, salvo una cooperativa que tiene grandes dificultades que es la del Alto Uruguay, pero el resto está conforme, es más, ellos participaron de la decisión y la resolución de este nuevo sistema”, aseveró y añadió que en caso de no poder pagar, perderán beneficios. “Y a partir del día 31 entran intereses bancarios, lo que antes no existían, la resolución dice eso y un 5 por ciento punitorio. Eso les obliga prácticamente a acceder a la búsqueda de una solución que hasta ahora no existía y no había predisposición”, agregró.

Además dejó en claro que el mecanismo de mejora de las cooperativas depende de ellas mismas y lo comparó con lo que le toca gestionar a él mismo desde la presidencia de EMSA. “Así como yo digo que en EMSA tengo que ver  hacia adentro cómo recompongo las posibilidades de funcionamiento y que ese buen nombre que tiene que tener EMSA lo tengamos en lo alto y que no seamos vistos como una empresa que no presta un servicio bueno, que tiene deficiencias, una visión de que no se preocupa demasiado por el usuario. Hoy nuestro trabajo también parte hacia la mirada del usuario que es el que sostiene EMSA. Pero va costar un tiempo para que todos de alguna manera entren a funcionar como equipo, todas las gerencias de la empresa, tiene que de alguna manea estar en onda. Hoy estamos trabajando bien, nos reunimos permanentemente”, afirmó.

Aicheler habló sobre la situación en que encontró a la empresa, aunque aclaró que todavía no conoce en profundidad los detalles, ya que lleva un mes en el cargo. “Desde el primer día que asumí yo decía que desconozco la situación real de EMSA. Un mes después todavía no tengo la totalidad de las respuestas que me gustaría tener en cuanto a la situación en general. Lo que yo estoy contando es que así como está la empresa hoy en día, no es viable y no solo lo veo yo sino que me lo dicen entidades que miran desde afuera. Tengo que lograr que de alguna manera en un plazo que sea prudencial, que es el tiempo que estoy pidiendo de los primeros 6 meses para decir ‘hasta aquí hemos llegado, qué tenemos que hacer los próximos meses para cumplir este 2018’ pensando que en 2019 yo tendría que poder programar la gestión de EMSA para un año, si no se logra esto difícilmente podamos cambiar porque la evaluación tiene que ser permanente porque siempre hay novedades”, indicó.

También habló sobre la situación en que se encuentran las líneas eléctricas y apuntó a la reposición de poses y la limpieza de esas líneas. “La limpieza de líneas es un déficit que estamos teniendo, el problema que tenemos desde Roca a Oberá todavía no hemos terminado y recién terminará allá por junio, no podemos permitir que eso ocurra. Tenemos que lograr convenios especiales y si EMSA no puede hacerlo por sí mismo, lograr contratos de terceros que puedan cumplir esa función. Tenemos que ser honestos y humildes todos, EMSA en primer lugar tiene que serlo con todo su equipo y la gente que está afuera a la que le estamos prestando el servicio, al que le pedimos la colaboración no por ser una entidad que supuestamente tiene mucho dinero podamos cobrar más. Tenemos que ser racionales en el uso de los fondos que vamos obteniendo, que no son muchos a esta altura pero que pueden mejorar si la organización interna de nuestra empresa cambia”, reflexionó.

En ese contexto aclaró que EMSA recibe la imposición de precios de electricidad a nivel nacional con la que se puede o no estar de acuerdo, pero que está presente y no se la puede modificar desde la provincia. “Han decidido apuntar a eliminar subsidios de toda la tarifa. Si gastamos más, y hoy estamos gastando más porque hemos elegido refinanciar nuestras deudas pero eso es consecuencia de una tarifa caída por muchos años que EMSA no tuvo la capacidad y la posibilidad y estar al día. Y los costos laborales y los insumos subieron todos y ese fue el gran dilema que ellos tuvieron que afrontar, hoy lo que buscamos es cambiar un poco esa teoría de financiación permanente para decir ‘lo que podamos pagar hoy paguemos porque eso no genera intereses’. Yo les digo a los gerentes que cambiemos la mentalidad, que no financiemos lo que no podamos financiar y que resulta a futuro una trampa. Hoy lo que podamos pagar paguemos y no refinanciemos otras cosas”, admitió y recordó que se comprometió con el gobernador Hugo Passalacqua en una causa: bajar los costos de EMSA. “Vine a trabajar como un ciudadano misionero que se ha comprometido con el gobernador en una causa que es bajar los costos de EMSA, pagar lo que se tiene que pagar nuestros empleados, que no sufran las consecuencias de la falta de pago y queden sin obra social y no podamos jubilar a la gente”, enumeró.

 

Capacitación

Sobre la cantidad de empleados de la empresa, Aicheler reconoció que tendrán que capacitar al personal para poder cubrir algunos cargos con los empleados que ya están dentro. “Vamos a tener que trabajar en capacitación para poder cubrir los cargos con la misma gente que hay. Eso va permitir que no tengamos que incorporar ante una necesidad, por ejemplo la cobertura de 4 operarios técnicos en electricidad, para inaugurar o poner en funcionamiento la planta transformadora de Oberá II, que me obliga a buscar afuera 4 operarios que no tengo adentro”, lamentó.

Además habló sobre los problemas de energía que sufre la zona centro de la provincia y adelantó que su meta es habilitar Oberá II, a la que describió como una planta nueva, impactante, digitalizada, como no está Oberá I y que mejorará considerablemente el sistema eléctrico de la zona. “Ahí se plantean otras cuestiones anexas y conexas. Hemos comprometido trabajo en cuanto a sostener la planta esta que es de Agreco que tiene 18 generadores en Alem y que se estarían retirando porque terminó su contrato el 31 de diciembre. Si nosotros permitiéramos que esas 18 generadoras de Alem se retiren y también otras 15 en Aristóbulo del Valle, las dificultades serían aún mayores y hasta desastrosas para la generación y la llegada con energía eléctrica a esa zona. La reunión de Oberá el martes fue importantísima. Hemos podido satisfacer las inquietudes de ellos, no los conformamos en cuanto a la cantidad de energía eléctrica, vamos a tener que invertir por ejemplo en la vieja planta Oberá I 250 mil dólares para acondicionarla y que genere algún megavatio más, pero es lo único que podemos hacer para garantizar más energía en el zona. Lo otro sería renovar la línea desde Roca hasta Oberá, que no podemos hacer porque no contamos con los fondos pero sí felizmente el diputado nacional Jorge Franco ha logrado que una línea de 132, que saldría de Posadas y lleguen a Alem está en el presupuesto nacional y nuestras gestiones ahora apuntan a liberar esos fondos para empezar la obra, lo que pasa es que va estar terminada en dos años. Yo digo solamente la verdad porque no vengo a hacer demagogia. Acá la mentira tiene patas cortas. No hay fondos para hacer obras pero si podríamos hacer algunas chiquitas, vamos a empezar a mirar para adentro las posibilidades de algunos millones de pesos para hacer algunas obras, porque se nos están cayendo los postes, buscar convenios con empresas que nos puedan aportar postes o trabajos en la línea para compensar con la luz. Hay cooperativas en Eldorado y Alem que están dispuestas a ofrecernos los postes, nosotros como contrapartida vamos a limpiar las líneas”, se entusiasmó.

En tanto sobre la situación en el norte de la provincia, reconoció que el generador instalado en Bernardo de Irigoyen todavía no pudo entrar en funcionamiento. “En Irigoyen tenemos la problemática de la puesta en funcionamiento del generador que se colocó hace casi un año y aún no está en funcionamiento. Tiene que venir alguien de Buenos Aires para controlar la operatividad y ponerla en marcha y eso a través de nuestra gerencia específica se está gestionado y espero que pronto podamos hacerlo. He tenido contactos con el intendente Guillermo Fernández quien me planteó problemas en el paraje Dos Hermanas. Como me planteó problemas  el vicegobernador que si podemos arreglar la línea de Pozo Azul que va hacia Irigoyen  y dificulta la llegada de energía a Pozo Azul. En todos lados tenemos dificultades, hay muchas necesidades económicas, pero mejorar la atención de las jefaturas de nuestros distritos, brindarles las herramientas necesarias. A ellos a veces les falta herramientas, vehículos para que puedan llegar mejor”, reconoció.

 

Relación con Luz y Fuerza

Por otra parte, Aicheler se refirió a las negociaciones con el Sindicato de Luz y Fuerza y reconoció que la empresa mantiene algunas deudas con los trabajadores. “De alguna manera no es tanto dinero. Nosotros en mi concepción cooperativista si en algún momento hubo una charla deberíamos estar cumpliendo pero el gobernador me ha dicho que tiene responsabilidad de toda la provincia y no estamos en condiciones económicas hoy de recompensar o de pensar en cubrir un nuevo incremento a esta altura del año, más aun teniendo en cuenta que estamos cerca de las paritarias. Yo creo que podemos encontrar ese espacio donde en las paritarias el gremio pueda encontrar la salida y mientras tanto nosotros podamos hacer algún aporte y terminar de pagar lo que le debemos, que son varias cosas”, aseguró.

 

Cortes en Posadas

Aicheler también se refirió al corte que afectó a Posadas la noche del 31 de diciembre. Explicó que hubo una explosión en la planta de San Isidro, que maneja Nación vía satélite desde Rosario. Aseguró que ante una falla en las líneas, los transformadores cortan de inmediato el suministro para evitar un daño, similar a la función que realizan los disyuntores que se colocan en las viviendas particulares, que cortan la energía para evitar dañar los electrodomésticos. “Los del sector energético que están en San Isidro son atendidos por Nación desde Rosario por satélite, lo que nosotros tenemos a lado son nuestros propios transformadores que toman la energía y la trasladan a otros lugares. Aparentemente fue una falsa información que se operó desde Nación, eso hizo saltar los fusibles, esa es la explosión de la cual hablan, no hubo quemazón. Cualquier línea tiene sectores de protección, pero repone enseguida. Ese dispositivo que detecta algún problema en la línea para que no se quemen otras, corta el suministro, eso es automático, no es necesaria una orden”, explicó.

Sobre lo que le depara el futuro a la empresa, aseguró que lo principal será ver cómo se trabaja internamente y aseguró que habrá que comenzar a hacer algunas inversiones que van a costar. “Las tenemos que planificar, poner prioridades. Desde La Tablada se controla la energía de toda la provincia y falta digitalizar, recomponer equipos”, reconoció.

Antes de cerrar la entrevista, adelantó todavía se aguarda que la Nación fije su incremento definitivo en febrero y reveló que desde el NEA, se le planteó a los funcionarios nacionales que las readecuaciones tarifarias para la zona no se den durante el verano, que es la época del año donde más se usa la energía eléctrica. Además explicó que con la caída de los subsidios, cada usuario debería medir su consumo y controlar los artefactos y su manera de usarlos. “Un jubilado tiene 300 kilovatios cero pesos, los próximos 150 al 50 por ciento y de los 451 kilovatios a 700 que en noviembre tuvo el 50 por ciento de descuento ya no lo tiene. A partir de 451 paga la tarifa plena”, explicó.

En el cierre, Aicheler afirmó que todos los días se encuentra con alguna novedad y contó que cuando asumió se encontró con que tenía a su disposición un auto y una camioneta. “En algunas zonas del interior no hay vehículos para entrar a las picadas, así que ordené que la camioneta la lleven donde pueda servir. Tampoco quise el regalo de navidad. Cuando pregunté qué tenía la caja navideña y escuché la palabra champán, dije que EMSA no está para tirar champán”, concluyó.

 



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE