INTI: Las empresas forestales del NEA presentan alto interés en desarrollar proyectos de bioenergía con el Programa RenovAr

Se realizó en Posadas días atrás la reunión de la Red de Biomasa del Nodo NEA del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI), y tras el encuentro técnico y de análisis de los servicios que prestan para la valorización de este recurso, el director nacional de Energías Renovables del organismo, Gustavo Gil, acompañado por el responsable de Energías Biomásicas del Centro INTI Misiones, Gabriel Di Cianni, visitaron los estudios de MisionesOnline TV para una entrevista en el programa “Debate Sobre el Futuro”. En la oportunidad, se refirieron al rol del organismo técnico de cara a la segunda ronda del Programa RenovAr, cuyo plazo de presentación de proyectos para la convocatoria de licitación del gobierno nacional vence el 19 de octubre próximo.

“La bioenergía empieza a tomar un protagonismo relevante y hay que coordinar el trabajo de las redes del INTI en las distintas regiones, como el Nodo del NEA, de manera de poder abordar los desafíos que se vienen. Tenemos que sincronizar esfuerzos entre el desarrollo de proyectos, los conocimientos y las tecnologías en las empresas en todas las regiones del país”, explicó el funcionario nacional.

Desde el organismo buscan dar una respuesta homogénea a la creciente demanda de servicios para la cuantificación, caracterización, acondicionamiento e industrialización de la biomasa. El INTI desarrolló una Red de servicios tecnológicos en la órbita de las Energías Renovables para la valorización de recursos biomásicos en base al trabajo de casi 10 años de incursión en la temática y el amplio conocimiento del campo daba la territorialidad del organismo y el continuo acercamiento a los procesos industriales ya existentes.

La matriz energética en la Argentina está representada, en su gran mayoría, por combustibles fósiles. Esta situación presenta desafíos y oportunidades para el desarrollo de las energías renovables. La bioenergía es la forma de energía renovable que se genera a partir de materiales derivados de fuentes biológicas (biomasa de productos y residuos de las actividades agrícolas y forestales, de sus procesos de industrialización; de desechos humanos y animales, etcétera).

En las provincias de la Mesopotamia (Misiones, Corrientes y Entre Ríos) la industria forestal dispone de biomasa frente al desarrollo de las plantaciones de Pinus taeda, Eucalyptus grandis, e híbridos x tereticornis y x E. camaldulensis, cuyo volumen de los “subproductos” que generan en el proceso podrían ser aprovechados para proyectos energéticos de diferentes escalas.

En el caso de Chaco y Formosa, los subproductos de biomasa provienen del bosques nativos, materia prima de la industria local para el abastecimiento de rollos, rollizos, leña, carbón y madera del recurso natural del parque chaqueño. En estas provincias, las industrias más relevantes producen tanino, carbón y muebles.

La producción anual promedio en la provincia de Chaco es de 250 mil toneladas de rollo, 180 mil toneladas de rollizo, 850 mil toneladas de leña y 14 mil toneladas de poste, según información oficial de la Subsecretaria de Recursos Naturales de Chaco.

En el país, el potencial de proyectos de producción de biomasa se identificaron en 6 regiones: NEA, Pampeana, Central, Noroeste, Delta y Patagonia Andina. “En este escenario, desde 2015 que se promulgó la Ley N°27.191 –que modifica la Ley N° 26.190–, se busca fomentar la participación de las fuentes renovables de energía hasta alcanzar la meta de un 20% del consumo de energía eléctrica nacional al 2025; y valorando a la biomasa como una fuente de alta relevancia”, sostuvo Gil.

La energía derivada de biomasa respeta y protege el ambiente, generando nuevos puestos de trabajo, integrando a comunidades energéticamente vulnerables, reduciendo la emisión de gases de efecto invernadero, convirtiendo residuos en recursos, ahorrando miles de pesos en combustibles fósiles, movilizando inversiones y promoviendo agregado de valor y nuevos negocios, se fundamenta incluso con estudios de la FAO.

 

Valorización de la biomasa

“En Misiones, lo que antes se denominaba residuos o desechos de las plantaciones o industrias, hoy son subproductos de la madera que tienen un valor en el mercado, y éste será cada vez más cotizado en el tiempo”, sostuvo el director del INTI.

Según datos preliminares del Censo Nacional Industrial 2017 que fueron expuestos en la Feria Forestal Argentina el viernes por el subsecretario de Desarrollo Forestal del Ministerio del Agro y Producción, Juan Gauto, en la provincia habría un excedente de 5 millones de metros cúbicos (m3) de biomasa forestal, al que hay que darle un destino.

“Estamos en una economía en la que debemos ser cada vez más eficientes en el uso de los recursos naturales. Si bien aquello que era un residuo hoy ya es un recurso, hay un proceso técnico previo. Para que este material sea un recurso hay que acondicionarlo desde la forma física y química”, explicó el profesional, marcando los pasos que son necesarios para avanzar en este tipo de proyectos desde una PyME.

En este sentido, indicó que “el proceso de valorización que se viene experimentando, por un lado, está en la optimización de aquellas industrias que hacen la primera transformación de la madera, avanzando hacia el uso integral del rollo o la materia prima. Cuando no queda otra opción de aprovechamiento, ese subproducto que se genera, sea chip, aserrín, raleo, ya puede ser destinado a un proyecto de bioenergía, y es como finalmente se logra un aprovechamiento eficiente en toda la cadena del negocio”, precisó.

Agregó que “el mercado eléctrico empieza a ser conveniente para pensar proyectos, estamos en la Argentina en una transición hacia este mercado”, aseveró Gil.

“En la actualidad, en la provincia ya se aprovechan los subproductos de las plantaciones forestales (raleo, chip, aserrín, virutas) para los secaderos de yerba mate o té, para la generación de vapor. Antes usaban leña nativa, pero esto –reforzado por una legislación provincial que prohíbe el uso de leña nativa- fue mutando y en la actualidad un 90% de estas industrias ya consumen residuos forestales”, agregó el representante del Centro INTI Misiones.

Por otro lado, el sector forestal fue avanzando también en el uso de biomasa para generación de energía para abastecimiento propio y con excedente para volcar a la red provincial. “Ahora, por medio del Programa RenovAr del gobierno nacional las industrias PyME tienen la oportunidad de presentar proyectos para vender energía a la red nacional a través de CAMMESA. El Proyecto PINDÓ EcoEnergía, de Puerto Esperanza, es el primero del país –de 5 aprobados de biomasa forestal en la primera ronda- que ya está vendiendo al Sistema Interconectado Nacional en el marco del Programa RenovAr desde agosto”, destacó  Di Cianni.

 

Expectativas con el Programa RenovAr

El gobierno nacional impulsa una convocatoria abierta para la contratación en el Mercado Eléctrico Mayorista (MEM) de energía eléctrica de fuentes renovables de generación, en el marco del Programa RenovAr.

Los resultados de la primera ronda ratificaron una gran expectativa de los sectores más consolidados en la oferta, pero con una moderada participación de la oferta local y de menor escala, segmento que se espera incremente en la segunda ronda prevista para octubre próximo. En la convocatoria pueden participar proyectos de generación de hidroeléctricas (agua), fotovoltaica (solar), eólica (viento) y biomasa (forestal y vegetal).

Al respecto, en la entrevista con el director de Energías Renovables del INTI se refirió a las metas que se apuntan a nivel país con la normativa y el rol del organismo en el proceso de asistencia técnica a las empresas. “Entre las Rondas 1 y 1.5, se adjudicaron un total de 59 proyectos, por una potencia de 3.000 MW adjudicadas para construirse en los próximos años. De fuente de biomasa forestal fueron 5 proyectos aprobados a nivel país, de los cuales uno está adjudicado en Misiones y ya está operando”, recalcó en referencia al proyecto de PINDÓ SA, que tiene una capacidad de 2 MW.

“El próximo 19 de octubre del corriente año, vence la convocatoria del RenovAr 2, por lo que los proyectos de generación de energía por fuentes de biomasa forestal tiene una gran oportunidad ya que se bajó el requerimiento mínimo de potencia –una de las trabas en la anterior convocatoria- como para incentivar a las empresas. Pensamos que habrá en esta segunda ronda más presentaciones de proyectos más pequeños, ya que pueden obtener beneficios mayores en las tarifas”, explicó.

Por otra parte, Gil consideró que el potencial de aprovechamiento de biomasa del NEA la posiciona como una de las regiones más favorecida: “en megavatios podrían potencialmente llegar al 10% de proyectos a nivel país. Es importante el paso que pueden las empresas forestales, ya que en escala adecuada generarían un impacto territorial en empleo, operación y generación de energía (mejorando la calidad del servicio eléctrico donde se encuentran), además de aportar al medio ambiente”, aseveró.

En esta línea, respecto de cómo las empresas de la región NEA se estarían preparando para esta segunda ronda del Programa RenovAr, el director del INTI adelantó en la entrevista que “se está trabajando en el desarrollo de proyectos, creemos que se tendrá un buen número de presentaciones para octubre”, dijo. “Las expectativas son altas, fundamentalmente en proyectos pequeños, de menor escala por los beneficios que se otorgan, desde fiscales, mejores tarifas, financiamientos y otros incentivos de contención nacional”, recalcó. “El monto de inversión para una PYME por megavattio (MW) son de 4 millones de dólares por MW. Podrían presentarse proyectos desde medio o 1 MW”, detalló Gil.

 

Potencial de Misiones

En el Programa RenovAr se presenta como una alternativa en la provincia para las PYMEs forestales que quieran incursionar en el negocio de la generación de energía. “Cuando uno encara estos proyectos de bioenergía, también genera empleo, directos e indirectos. La biomasa genera un efecto multiplicador en la economía”, sostuvo Di Cianni.

El profesional aseveró que “Misiones, respecto a la energía que consume la provincia, con biomasa forestal podría cubrir un 50% de su demanda energética actual y en el largo plazo. Es un camino largo, pero este es el potencial que hay, tiene beneficios concretos, pero hay que mantener las políticas de largo plazo”, advirtió Di Cianni.

Esto implica, una política de promoción forestal sostenida en el tiempo para contar a futuro con la materia prima para la generación de biomasa.

 

 

Por Patricia Escobar 

 



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE