Una reserva con historia en conservación en tierras privadas

Desde Conservación Argentina, una organización no gubernamental (ONG) nacional dedicada a la conservación de la biodiversidad y al apoyo de iniciativas de uso sustentable de los recursos naturales, destacaron la historia de San Sebastián de la Selva (SSS), reserva privada que nació hace casi 20 años, por iniciativa de la familia Camilo (Antonio y doña María), que decidieron cambiar el rumbo de sus vidas y en vez de dedicar sus 184 hectáreas a la producción agrícola y ganadera, a costa del desmonte, se convirtieron en uno de los pioneros del ecoturismo en la región de Andresito (Misiones), con el apoyo del Ministerio de Ecología y RNR de Misiones, el municipio de Andresito y la ONG FUCEMA.

 

“En el año 2002 (hace 15 años), y gracias al empuje del guardaparque provincial Aloisio Foletto, Conservación Argentina (CA) inicia el proyecto de conservación y restauración del Corredor Biologico Urugua-í – Foerster. SSS y la familia Camilo fueron un aliado clave en nuestros trabajos de relevamientos de fauna y educación ambiental en el corredor, y fue en SSS donde CA construyó la primera estación biológica y fue base de actividades del proyecto. El ornitólogo Nicolás Rey lideró los primeros relevamientos de aves que permitieron el reconocimiento del corredor biológico como sitio AICA (Área Importante para la Conservación de la Aves). A partir de 2006, gracias al apoyo de la IUCN-Holanda y la Fundación Vida Silvestre, CA adquiere la Reserva Natural Yate-í al lado de SSS en donde construimos la infraestructura actual del Centro de Visitantes, Estación Biológica y Vivero de árboles nativos”, detallaron desde la organización ambiental.

 

Desde entonces, el Corredor Biológico Urugua-í Foerster, fue creciendo en iniciativas de conservación en tierras privadas. Los Camilo decidieron vender sus tierras, pero a alguien que garantice la continuidad de la selva. El predio fue dividido en dos lotes iguales, una parte fue adquirido por los hermanos Moller Jensen (misioneros, fotógrafos de la naturaleza y amantes de las aves) manteniendo el nombre San Sebastián de la Selva y el emprendimiento ecoturístico; y el otro lote fue adquirida por Isabel Martínez y sus hijos (familia de naturalistas, conservacionistas y amantes de la naturaleza), creándose la Reserva Natural Privada San José.

 

“El reconocido fotógrafo de aves Ramón Moller Jensen administró SSS varios años y la convirtió en una de las “mecas” de los fotógrafos de aves y ornitólogos que visitan Misiones. A partir de 2014, Matías Romano (también reconocido fotógrafo de naturaleza) toma la posta en el proyecto de reserva y ecoturismo, logrando una mejora en la infraestructura y servicios que brinda el emprendimiento”, señalaron desde Conservación Argentina, para contextualizar la historia de esfuerzo y compromiso con el área natural.

 

“El Corredor Biológico Urugua-í – Foerster, nuclea uno de los principales grupos de reservas naturales privadas de la Argentina, donde además de San Sebastián de la Selva, se destacan las reservas Karadya, Ivytú, Yate-í, Mainumbí, Los Tatetos, San Francisco, San José y Selvas para Siempre. Este bloque de iniciativas privadas de conservación permite proteger y restaurar un corredor de biodiversidad que unen los parques provinciales Foerster y Segismundo Welcz con el parque Urugua-í”, valoraron desde Conservación Argentina.

 

 

Por Patricia Escobar

 



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE