Nuevos mercados, capacitación e innovación serán claves para la competitividad foresto-industrial

“La cadena de valor foresto industrial tiene la capacidad de ofrecer soluciones competitivamente económicas, eficientes, sustentables y de calidad a los desafíos en materia de déficits habitacionales y de infraestructura, y como respuesta a las casas procedentes de China. Por lo tanto, el sector se encuentra expectante de los resultados de la Mesa Sectorial Nacional  de uso de madera en la construcción y de la Mesa sectorial de madera y muebles”, indicaron autoridades de Federación Argentina de la Industria Maderera y Afines (FAIMA).

 

La actualidad sectorial, el escenario del mercado, la competitividad y aspectos de logísticas, fueron algunos de los temas analizados en el marco del 136° Congreso Nacional Maderero de FAIMA realizado semanas atrás en Buenos Aires. “Se trataron los problemas de los altísimos costos de logística, y en particular la posibilidad de encarar en forma inmediata la utilización de bitrenes que permitirá reducir un 30% los costos de fletes”, precisaron desde la Federación entre las principales conclusiones del encuentro, documento al que accedió ArgentinaForestal.com

 

Los empresarios madereros consideraron que “la innovación en diseño e incorporación de intangibles en la industria mueblera y la capacitación de los trabajadores en un sector mano de obra intensivo, son claves para la competitividad”.

 

Asimismo, remarcaron en el documento  que el  tratamiento de residuos de madera en la generación de energía representa una oportunidad para el sector, tanto para autoabastecimiento como para generación de un nuevo mercado de cara a una reconfiguración de la matriz energética nacional.

 

El eje del 136° Congreso Nacional de FAIMA fue sobre “El futuro de la cadena de valor foresto industrial”, y contó con la participación de representantes de las 27 cámaras empresarias asociadas de todo el país. De la apertura, participaron Martín Etchegoyen, secretario de Industria de la Nación; Ricardo Delgado, Subsecretario de Obra Pública Federal;  Miguel Acevedo, presidente de la Unión Industrial Argentina (UIA); Oscar Martin, secretario gremial de FAIMA, Rodolfo Martín y Pedro Reyna, presidente y secretario general de FAIMA.

 

Las autoridades nacionales coincidieron en la necesidad de generar espacios de diálogo y articulación entre sector público y privado. En este sentido, destacaron las iniciativas vinculadas a las dos mesas de diálogo intersectoriales que se han implementado; la mesa de uso de madera en la construcción, organizada por el Ministerio del Interior, Obras Públicas y Vivienda y el Ministerio de Agroindustria. Y la mesa de madera y mueble, próxima a ser lanzada por la Subsecretaría de Industria. También coincidieron con la posición institucional de FAIMA de mejorar la competitividad a partir de las mejoras en tecnología, diseño e innovación.

 

Los empresarios de la cadena de valor están a la espera de señales de recuperación ante la caída de ventas, la presión tributaria, el aumento de los costos, el impacto de las importaciones y el retroceso de la actividad. En este sentido, el sector se encuentra expectante a los resultados de la mesa intersectorial de uso de madera en la construcción y de la mesa sectorial de madera y muebles. También se trataron los problemas de los altísimos costos de logística, y en particular la posibilidad de encarar en forma inmediata la utilización de bitrenes que permitirá reducir un 30% los costos de fletes.

 

Desde FAIMA se remarcó la necesidad de reconocer las necesidades que plantea el futuro del sector y entender cómo potenciar su desarrollo, en un contexto cambiante.  Así, en el Congreso se hizo hincapié en los desafíos industriales, tecnológicos, laborales y de comercio internacional que tiene el sector foresto industrial de cara al futuro a los que es necesario prestar atención.

“Tenemos que pensar qué necesitamos para competir de acá a 10 años. Tenemos que seguir trabajando fuertemente impulsando el uso de la madera en la construcción, el posicionamiento del mueble, con diseño, con innovación, con renovación tecnológica”, señaló Rodolfo Martín, presidente de FAIMA.

 

Cadena de valor y sus desafíos

 

En el transcurso del Congreso se presentó la mirada de FAIMA sobre el futuro de la cadena de valor y cada panel desarrolló uno de los ejes específicos. Esto abarca el potencial del uso de madera en la construcción como tractor de crecimiento en economías regionales; la oportunidad del tratamiento de residuos de madera en la generación de energía, tanto para autoabastecimiento como para generación de un nuevo mercado de cara a una reconfiguración de la matriz energética nacional; y la importancia de la innovación en diseño e incorporación de intangibles en la industria mueblera como claves de la competitividad endógena.

 

Por medio de diversos paneles, disertaron expertos en dichas materias. El primer panel “El futuro de la cadena de valor foresto industrial”, orientado a sentar las bases de discusión del Congreso, contó con la exposición del Subsecretario de Industria de la Nación, Fernando Grasso.

El funcionario ratificó la intención del gobierno de plantear cambios de forma gradual y mejorar las reglas de juego para propiciar la inversión, variable en la cual espera que el BICE tenga cada vez mayor incidencia. A su vez, remarcó el trabajo que se está realizando con el sector privado para lograr una administración inteligente del comercio exterior, acorde a estándares internacionales para la gestión de una economía argentina abierta.

Grasso puntualizó que se están haciendo esfuerzos para mejorar la infraestructura y logística acorde a una industria competitiva y que el sector privado debe continuar trabajando para mejorar la competitividad puertas adentro de las fábricas. Por último, destacó que la capacitación de los trabajadores es un esfuerzo que tanto sector público como privado deben redoblar y una agenda que no deben interrumpir.

 

A continuación, en el mismo panel, el secretario general de FAIMA, Pedro Reyna y el director ejecutivo, Leandro Mora Alfonsín, presentaron la visión de la Federación sobre el futuro del sector, en la que se destacaron los desafíos de competitividad, laborales y de comercio exterior que la industria manufacturera argentina enfrenta hoy y en los próximos años; las tendencias de los países industrializados y los de desarrollo medio como Argentina y escenarios alternativos.

 

A su vez, se presentaron los datos coyunturales de la cadena de valor foresto industrial como punto de partida del sector, se puntualizaron las tres actividades con gran potencial de negocio sobre las que el plan estratégico de FAIMA está desarrollando acciones: Uso de madera en la construcción, utilización de residuos de madera para generación de energía y asistencias técnicas en diseño, tecnología e innovación en PyMEs muebleras.

 

Seguido, en el panel sobre perspectivas del uso de la madera en la construcción se presentó la mirada de expertos en el tema sobre el futuro de dicho negocio. Participaron Martín Sánchez Acosta, de INTA Concordia en nombre de IMFER; el Arq. Diego Pezzano en nombre de CADAMDA y el empresario Carlos Sato, socio de APICOFOM, que compartieron los avances y las experiencias en este tema. La coincidencia central entre los expositores fue que la cadena de valor foresto industrial tiene la capacidad de ofrecer soluciones competitivamente económicas, eficientes, sustentables y de calidad a los desafíos que Argentina enfrenta en materia de déficits habitacionales y de infraestructura. Es un vector clave para favorecer el desarrollo de economías regionales postergadas, creando empleo y valor agregado en las regiones y para las regiones. Es una opción sustentable, sostenible y de menor consumo energético.

 

Energía, el negocio del futuro

A continuación tuvo lugar el panel sobre uso de residuos de madera para generar energía y como oportunidad de negocio para el sector. Expusieron Marcela Beljansky, Consultora FAO para PROBIOMASA y Andrea Torales, gerente de Desarrollo de Fiplasto, que compartió los avances de la empresa en este tema.

La demanda de energía eléctrica hacia 2021 requerirá incorporar 7000 MW de potencia. En este contexto, la biomasa surge como complemento natural de los procesos industriales, que presenta beneficios económicos para los aserraderos, al darle valor a los residuos; y para la región por la posibilidad de disponer de energía a menor costo.

También presenta beneficios ambientales ya que se utilizan residuos de aserraderos que actualmente impactan en el medio ambiente.  “La biomasa genera valor, mueve las economías regionales, mayor impacto en el empleo. Lo que hoy para muchas empresas madereras es un costo (el tratamiento de sus residuos), puede ser una oportunidad de negocio en el mediano plazo (la venta de dichos residuos a empresas que se autoabastecen energéticamente o a compañías de generación de energía limpia)”, señalaron las especialistas.

 

Finalmente, en el eje del diseño y la innovación, hubo un panel sobre el futuro del mueble argentino, en el que se señalaron los avances del Proyecto Deseo, iniciativa de asistencia técnica en diseño a PyMEs muebleras impulsada por FAIMA, con la participación de Sergio Scatarettica, Presidente de Itar amoblamientos, y de Federico Varone, diseñador industrial, que compartieron su experiencia sobre la participación en el Proyecto.

 

 

Por Patricia Escobar 

 



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE