El papa Francisco aseguró este jueves que la mujer “no está para lavar los platos” y que su explotación “es destruir la armonía que Dios ha querido dar al mundo”.

“Es la mujer la que trae la armonía, que nos enseña a valorar, a amar con ternura, y que hace que el mundo sea una cosa hermosa”, reflexionó el Pontífice durante su homilía en la misa matutina en la capilla de la residencia Santa Marta.

“Nosotros decimos, hablando: ’esta es una sociedad con una fuerte actitud masculina, ¿no?? Falta la mujer: ?Sí, sí, la mujer para lavar los platos, para hacer?.? ¡No, no!”, criticó el Obispo de Roma.

“La mujer trae la armonía. Sin ella no hay armonía”, agregó el Pontífice tras repasar un pasaje de los evangelios dedicado a la creación. Hombres y mujeres “no son iguales, ni uno es superior a otro. Solo que el hombre no trae la armonía, eso lo hace ella”, sostuvo.

“La funcionalidad no es el propósito de la mujer. Es verdad que la mujer debe hacer cosas, y hace cosas como todos los demás. El propósito de la mujer es la armonía en el mundo”, reiteró.

En su mensaje, el Pontífice aseguró además que “es cierto que explotar a las personas es un crimen de lesa humanidad” pero que “explotar a una mujer es más: es destruir la armonía que Dios ha querido dar al mundo”.

“La mujer es armonía, es la poesía, es la belleza. Sin ellas el mundo no sería así bello, no sería armónico. Y me gusta pensar, es una cosa personal, que Dios creó a la mujer para que todos tuviésemos una madre”, reflexionó.

Francisco se refirió en varias oportunidades al rol de la mujer en su Pontificado, y llegó incluso a crear una comisión en 2016 para estudiar la viabilidad del diaconado permanente femenino, además de haber nombrado a por primera vez a mujeres tanto en la vicedirección de la Sala de Prensa de la Santa Sede (la española Paloma García Ovejero) como al frente de los Museos Vaticanos (la italiana Barbara Jatta).

Corrupción y abuso de menores

Al respecto, Francisco dijo que está en paz consigo mismo y que no toma “tranquilizantes” mientras trata de terminar con la corrupción en el  Vaticano y los reiterados casos de abusos sexuales por parte de sacerdotes.

“Existe corrupción en el Vaticano, pero estoy en paz”,  le dijo a líderes de órdenes religiosas con los que se reunió en noviembre pasado, según una transcripción publicada este jueves.

Luego, tal como publicó el diario jesuita Civilta Cattolica hizo referencia al gesto de Ponzio Pilatos al advirterles que: “Nunca laven sus manos de problemas”.

Por último, dijo dijo que el abuso sexual de niños por parte de sacerdotes es “una clara señal de que el diablo está operando para destruir el trabajo de Jesús a través de aquellos que deberían estar proclamando a Jesús”.

(Crónica)