Un turista francés quedó atrapado tres días en una cueva cerca de Ushuaia y se salvó por Facebook

La popular red social le permitió sobrevivir a un turista francés que había quedado encerrado durante tres días en un inhóspito lugar de Ushuaia.

La red social Facebook, tan usada para subir fotos o conectarse con personas de todo el mundo, fue la que salvó la vida al turista francés Paul Alexander Neveu, de 30 años, quien fue rescatado ayer tras quedar atrapado durante tres días en una cueva rodeada de acantilados en Bahía Aguirre, 180 kilómetros al este de la ciudad de Ushuaia.

Neveu fue rescatado ayer en un buque de la Armada Argentina tras un operativo que movilizó a 80 personas, pero el pedido de auxilio inicial lo realizó a través de Facebook valiéndose de un teléfono satelital que llevaba como parte de su equipo de supervivencia.

El capitán de fragata Enrique Marcelo Ballerini, Comandante de la Agrupación Lanchas Rápidas del Área Naval Austral aseguró en declaraciones a Télam que Neveu realizaba una expedición de 45 días en solitario por Península Mitre, la zona oriental e inhabitada de la Isla de Tierra del Fuego que se caracteriza por su clima y geografía extremos.

Pese a no ser un improvisado, el hombre equivocó un sendero en proximidades del sitio conocido como Puerto Español y se dirigió hacia las Cuevas Gardiner, un lugar de rocas afiladas y con mucha pendiente que en lugar de descender hasta la costa, finaliza en un acantilado de 5 metros de altura.

“Sin perspectiva para observar lo que ocurría más abajo, descendió unos 200 metros buscando la línea de costa y cuando se dio cuenta que no existía costa en ese lugar, quiso regresar, pero ya era demasiado tarde”, explicó Ballerini en dialogo con Télam.

Neveu es un ex militar de la armada francesa que se dedica a las caminatas extremas de manera semiprofesional, por lo que si bien estaba muy equipado no traía elementos que le permitieran escalar, agregó el oficial.

“Luego de tres días de buscar una salida de ese laberinto, ya desorientado y tras haber sufrido algunos percances menores, tomó la decisión acertada de buscar reparo en una cueva y pedir ayuda”, precisó el militar.

El visitante contaba con un teléfono celular satelital que no le funcionaba para realizar llamadas pero le permitía el acceso a Facebook, con lo que decidió comenzar a publicar en su muro para anoticiar de la situación a sus amigos y familiares.

Uno de ellos fue el que se comunicó, poco más tarde, con un amigo de Neveu en Ushuaia, José Arnausti Schay, quien alertó de la emergencia a las autoridades locales.

En unas horas, y tras evaluar que la única alternativa de rescate era a través del mar, un aviso de la Armada partió desde el puerto de la capital fueguina con su tripulación y con efectivos de un grupo especial de la Policía fueguina y miembros del Club Andino Ushuaia.

“Gracias al GPS de su teléfono localizamos su ubicación exacta y pudimos trazar una estrategia de acercamiento. Sabíamos que él estaba bien físicamente y además seguía publicando en Facebook periódicamente”, relató el comandante Ballerini.

La embarcación de la Armada navegó 9 horas para cubrir los 180 kilómetros de distancia con Bahía Aguirre, y una vez en el lugar, el operativo se vio favorecido por una “ventana de buen clima”, algo impropio para una zona caracterizada por el viento y el oleaje.

“Apenas vio el buque, a unos 100 metros de distancia, Neveu colocó una manta amarilla sobre una roca para indicarnos su posición. Las piedras que lo rodeaban tenían unos 3 metros de altura y afloraban con la forma de dientes caninos”, describió el capitán de la Armada.

Aprovechando el buen clima, el rescate se realizó contrarreloj: en menos de 40 minutos, un grupo de rescatistas llegó hasta el lugar en un bote, trepó las rocas e hizo contacto con el turista.

Una vez en el barco se constató que el hombre se encontraba “estabilizado” “sin hipotermia” y solo con “algunas magulladuras” producto de los intentos fallidos de trepar las paredes de piedra.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE