La industria naval pesada sería la primera apuesta fuerte del Parque Industrial

Oportunidad. Presentaron al sector naviero como una buena inversión.

Oportunidad. Presentaron al sector naviero como una buena inversión.

La iniciativa de poner en marcha un astillero naval toma fuerza debido a la ubicación estratégica del mismo y la creciente demanda que se erige como una oportunidad única para el desarrollo de negocios.

La  construcción de un astillero naval en el Parque Industrial Posadas insume por estos días el especial interés del empresariado local que ve en ese sector una oportunidad indiscutida de nuevos y prósperos negocios. Al inminente inicio de actividades en el predio de Nemesio Parma se suman los estudios favorables del Área de Desarrollo Industrial del INTI, el interés manifiesto de la Cámara de Industria Naval Argentina y el respaldo institucional por parte de la Comuna posadeña como del Gobierno. Ayer se anunció que en las próximas semanas se terminará con el marco legal que permitirá la radicación e inicio de actividades de empresas que han solicitado formar parte del emprendimiento que a su vez se erige en la Plataforma Logística Productiva que busca concentrar la actividad económica de la zona.

 

En la reunión estuvieron presentes el intendente de Posadas, Orlando Franco; la Ministra de Acción Cooperativa, Fabiola Bianco; el Responsable del Área de Desarrollo Industrial del INTI, Roberto Lattanzi; la Presidenta de la Cámara de la Industria Naval Argentina, Silvia Martínez; el Gerente de Relaciones Institucionales de Argentina, Consorcio de Cooperación Naviero, Daniel Ocampo y el Secretario de Promoción del Desarrollo Luis Lichowski, entre otros.

 

Franco sostuvo que a partir del nuevo Puerto y el Parque Industrial Posadas existe la oportunidad de fabricar barcazas en Posadas, con un gran impulso para la industria metalmecánica. “Nosotros estamos en una ubicación preferencial no solo para la provincia sino también para la región y el desarrollo de industrias de este tipo responden por un lado a la posibilidad de poner en marcha la hidrovía Paraná – Paraguay y por otro el interés de los empresarios en invertir en este sector”, agregó.

 

En tanto Lichowski, sostuvo que en las próximas semanas estará finalizado el marco jurídico que posibilitará la instalación de las primeras empresas en el predio de Nemesio Parma.

 

Por su parte, Silvia Martínez y Daniel Ocampo, presentaron un panorama del movimiento que genera la industria naval en el país y de manera especial detallaron su crecimiento en los últimos años. Frente al avance de naciones extranjeras han logrado reflotar la industria naval nacional con criterios de calidad y jerarquía.

 

Indicaron que el gran movimiento que se desarrolla en la hidrovía Paraná – Paraguay resulta altamente económico y operativo por su baja contaminación, y se complementa con los demás medios de transporte terrestre.

Las cifras

Según el informe presentado por el Área de Desarrollo Industrial del INTI, la Hidrovia Paraná-Paraguay constituye uno de los sistemas navegables más importantes de la región y el continente y su pleno desarrollo y aprovechamiento requiere una flota adaptada a sus características

 

En cuanto a la flota de barcazas existente en la Hidrovía, de acuerdo con la Cámara Santafecina de la Industria Naval (Casin), actualmente alcanza las 1.900 unidades con una capacidad promedio de transporte de 1.500 toneladas cada una. Con esta flota en 2010 se movilizaron unas 16 millones de toneladas, generando un flujo comercial de 6 mil millones de dólares. En este punto, el principal desafío para Argentina será contar con la capacidad para producir localmente las barcazas que se demandaran en un futuro cercano. Estimándose la necesidad de una flota de 3 mil barcazas para satisfacer los requerimientos de transporte fluvial por esta Hidrovía en 2015, esto demandaría un nivel de producción de 250 barcazas anuales. Dado que actualmente la producción nacional ronda las 100 barcazas por año, alcanzar dicho nivel de producción significa más que duplicar la producción actual.

 

Asimismo, será necesario incrementar el número de reparaciones navales para mantener la flota actual en condiciones operativas, ya que la mayoría de las que recorren la Hidrovía hoy fueron importadas de Estados Unidos hacia fines de los años 70 y principio de los 80, superando los 30 años de antigüedad. De acuerdo con datos proporcionados por la Casin se deberá pasar de una facturación anual de unos 25 millones de dólares a una de 150 millones de dólares en 2015.

 

 



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE