Expendedores de combustibles no pagarán aumentos salariales

Propietarios de estaciones de servicio argumentan que ninguna de las cámaras que los nuclean firmó el acuerdo alcanzado a nivel nacional, que otorgó un incremento de 19% a los sueldos del rubro. Lejos de haberse resuelto en la región, el conflicto por el reclamo salarial de los empleados de estaciones de servicio amenaza con escribir varios capítulos más. La situación pareció solucionarce a fines de noviembre tras el anuncio de un aumento de sueldos de 19 por ciento formulado por los sindicatos del rubro, unas pocas horas antes de la realización de un paro por 24 horas en todo el país, sin embargo, los empresarios de la actividad de la provincia adelantaron que no reconocerán la nueva escala salarial que debería entrar en vigencia este mes. Así planteado el escenario, los representantes de los trabajadores no descartan retomar las medidas de fuerza si los estacioneros no pagan los incrementos.
Al momento de justificar su postura, los empresarios de la Cámara de Estaciones de Servicio y Afines del Nordeste (Cesane) argumentaron que la nueva escala salarial fue acordada “de espaldas” al empresariado y aseguraron que las firmas del ramo en la región no están en condiciones de pagar aumentos a sus empleados.
En ese sentido, el presidente de la Cesane, Faruk Jalaf, indicó que el acuerdo que actualizó los salarios fue consignado solamente por los sindicatos, el Ministerio de Trabajo y la cámara nacional de expendedores de gas natural comprimido (GNC) y por ende debería ser válido solamente en las estaciones que expendan gas, ya que “las cámaras de combustibles líquidos quedaron afuera de la discusión”, según el directivo.
Desde la Cesane consideraron además que resultaría imposible para los comercios del ramo mejorar los sueldos de sus empleados en virtud de que -según los directivos de la cámara- la actividad estaría atravezando una dura crisis caracterizada por una fuerte caída de la rentabilidad en los últimos años.
En ese sentido, Jalaf consideró que para poder mejorar los salarios de sus trabajadores, las estaciones de servicio deberían antes, aumentar su rentabilidad y solucionar los problemas de abastecimiento.
Por su parte, Gerónimo Sanabria, secretario del sindicato de Obreros y Empleados de Estaciones de Servicios de Misiones, reiteró que el acuerdo alcanzado en noviembre tiene vigencia en todo el país y adelantó que de no cumplirse en Misiones continuarán las medidas de fuerza.
El gremialista consideró que serían las petroleras quienes debería afrontar los mayores costos derivados del aumento salarial para los trabajadores.

Llovizna de gasoil
Por otra parte, el titular de la Cesane indicó que todavía no se produjo la “lluvia de gasoil” prometida por algunos funcionarios nacionales, pero reconoció una “leve mejoría” en el suministro de gasoil a la región, lo que motivó un retroceso en los precios a los que se ofrece el producto, pero consignó que las cantidades enviadas aún están lejos de ser suficientes para satisfacer la demanda de la zona. Expresó además que las naftas continúan escaseando, especialmente en el Norte de la provincia.
Desde la cámara empresaria volvieron a reclamar medidas tendientes a mejorar la rentabilidad del sector y recordaron que en los últimos años se duplicó el salario de los empleados sin que aumenten los ingresos en las estaciones de servicio.
En ese sentido, tanto los propietarios de las estaciones de servicio como sus empleados destacaron la necesidad de aprobar una ley de comercialización de hidrocarburos que, entre otras cosas, prohíba la venta directa de combustibles por parte de las petroleras.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE