comScore

Navidad: calor en la ciudad y los vecinos se mudan a las playas

Navidad: calor en la ciudad y los vecinos se mudan a las playas

El día 25 de diciembre trajo temperaturas más altas que los días previos, la gente que por la mañana decidió levantarse más temprano, se refugió en las playas de Miguel Lanús y El Brete para aliviar el calor.

 

La Navidad estará signada por el calor en Misiones. Para este miércoles 25 de diciembre se espera una máxima de 36 grados. El buen clima continuará durante la jornada y los posadeños salen lentamente a refugiarse en alguna pileta o a las playas de Miguel Lanús y El Brete.

El ruido de zapatillas y ojotas de quienes caminan en las primeras horas de la mañana por el centro se escucha a varios metros de distancia. El silencio abunda porque las conversaciones son pausadas, en tono bajo.

Los comercios permanecen en su mayoría cerrados, la desolación posadeña en esta Navidad, está alimentada por el calor agobiante que ataca a la provincia en estas horas.  Asimismo, los únicos comercios abiertos en el centro son las heladerías, claro… mucho calor en la ciudad.

Por su parte, los jóvenes permanecieron hasta altas horas de la madrugada en el mítico barrio Villa Blossett, lugar de encuentro para disfrutar de algún trago y buena música en vivo. Pasadas las 7.30, aún había gran cantidad de jóvenes en la zona.

MisionesOnLine realizó un recorrido por los puntos principales de la ciudad y pudo constatar que el movimiento todavía es muy escaso, seguramente van esperar la hora de la siesta para concurrir con mayor masividad.  De igual manera, varias familias prepararon la conservadora con un trozo de costilla y otro de lechón que quedaron de la Nochebuena, para dirigirse a las playas de Miguel Lanús y El Brete.

En la playa de Miguel Lanús, los vecinos se acercaron con sus conservadoras, algunos optaron por el tereré, luego de una noche agitada, mientras que otros prefieren alguna bebida fría, no obstante, se pudo notar que las familias para soportar el calor inventaron formas para intentar calmar el agobiante calor.

Por el lado de El Brete, amigos y familiares se movilizaron en horas de la mañana para seguir festejando la Navidad en el Rio Paraná, mucho terere, alguna bebida y conservadora con mucho hielo y alguna picada para el almuerzo.

 

Por otra parte, luego de una semana de intenso éxodo hacia las tierras encarnacenas, la mañana del miércoles mostraba un tránsito tranquilo hacia la orilla vecina.

 

 

AR

AR-


Quizás tambien le interese...