Historias y leyendas en la selva Paranaense: reviví la salida de Turismo Misiones a las Cataratas del Iguazú y Wanda

Historias y leyendas en la selva Paranaense: reviví la salida de Turismo Misiones a las Cataratas del Iguazú y Wanda

Con un grupo conformado por turistas de Posadas, La Pampa, Pehuajó y ciudad de Buenos Aires, este domingo se realizó la salida grupal desde Posadas al Parque Nacional Iguazú y a las Minas de Wanda con la agencia que promociona viajes al interior de la provincia.

El frío, la neblina y el cielo cubierto no fueron excusas para partir a las 6 de la mañana de la Plaza 9 de Julio de Posadas. Entre mates y charlas, emprendimos el viaje por la Ruta Nacional 12 junto a la guía de turismo Pamela Almada quien acompañaba el recorrido relatando la historia de cada pueblo que atraviesa esta ruta y los aspectos que hacen a la economía local de cada uno de ellos.

Para este viaje de 300 kilómetros, a lo largo del camino, en diferentes tramos se podía observar el río Paraná, palabra del idioma tupí guaraní que significa ‘pariente del mar’ o ‘agua que se mezcla con el mar’.

Al cruzar la localidad de San Ignacio los turistas comenzaron a adentrarse en la Selva Paranaense, uno de los últimos remanentes del Bosque Atlántico, que fue la segunda selva más grande de Sudamérica después del Amazonas, y de la que se destruyó cerca del 92%. La mayor superficie continúa como selva original superviviente, y a su vez la mejor conservada se centra en nuestra provincia.

Sólo en el Parque Nacional Iguazú, conformado por 64.000 hectáreas protegidas, se registran, aproximadamente, 250 especies de árboles, 85 variedades de orquídeas y cerca de 500 especies de aves, que constituyen la mitad de las especies del país. En tanto el asentamiento turístico recorrido está conformado por 12.000 hectáreas.

 

 

Al llegar al Parque Nacional Iguazú y descender del mini bus que llevó a los turistas hasta el lugar, fueron recibidos por Elida González, una de las guías de turismo, con quien comenzaron a caminar por los senderos del predio para tomar el Tren Ecológico de la Selva y llegar a la Garganta del Diablo para luego recorrer el circuito superior caminando.

La Garganta del Diablo es un barranco con un total de 2700 metros de largo y 80 metros de caída de agua distribuidos en un conjunto de cascadas. Entre los saltos principales se encuentran el Unión, Mitre y Belgrano. Su nombre se remonta a una leyenda conformada por parte de la historia real y la imaginación que circulaba a través del boca en boca de las personas que antes habitaban en el lugar.

“Se dice que todo río que se encajona, se lo llama garganta geográficamente. Cuando las canoas caían en este gran salto, Añá, el Dios del mal en la religión guaraní se los tragaba. Y como predomina la religión católica en Latinoamérica, el Dios del Mal es el Diablo, entonces en español se la conoce como Garganta del Diablo”, explicó Elida González.

La fauna que se puede observar en el río Iguazú, lo que significa “aguas grandes” está conformada por carpas, bagres, cormoranes, patos, garzas, caimanes, tortugas, mojarritas y caracoles.

En los árboles se podían apreciar monos, urracas y tucanes, además de los coatíes que deambulan por los senderos.

Luego del recorrido, los turistas pudieron disfrutar del variado servicio de comidas que brindan distintos restaurantes y puestos con venta de minutas dentro del parque, además de la visita a artesanos locales, acompañados por la música en vivo ejecutada por miembros de comunidades Mbyá Guaraní.

 

Recorrido por las Minas de Wanda

Alrededor de las 16:15, el grupo volvió a subir al mini bus rumbo a las Minas de Wanda, ubicadas a 45 kilómetros del Parque Nacional Iguazú y a 260 de Posadas.

Su nombre fue inspirado por una princesa polaca a quien le gustaban las gemas.

Es un yacimiento de piedras semipreciosas de cristales de cuarzo, amatistas, ágatas y topacios, entre las más importantes y permite a sus visitantes apreciar este singular atractivo a cielo abierto o al “natural” y dentro de los túneles.

Acompañados por una guía local, los turistas pudieron recorrer tres sectores, donde se encuentran las piedras semi-preciosas mientras escuchaban el relato del origen de las mismas y su conformación química.

“En el año 1976, se descubrió la primera veta de piedras semi-preciosas en Wanda”, explicó el guía. Al parecer, el basamento en que se apoya la Provincia de Misiones se formó en la era terciaria, hace unos ciento cincuenta millones de años aproximadamente, y sufrió distintas coladas de lava proveniente del centro de la tierra. Cuando se enfrió la lava, los globos de gas quedaron aprisionados y formaron el basalto, que es la roca madre que da origen a la formación de piedras preciosas de la región.

A medida que transitaban por el predio, los turistas se sorprendían por los distintos colores y formas de las piedras que encontraban, algunas con prismas hexagonales, bipiramidales y octaedros. En las vetas de las minas de Wanda se ha descubierto sobre todo amatistas, con un color casi violáceo. También se han encontrado topacios, ágatas, jaspes y cristales de roca.

Luego de recorrer el yacimiento, fueron invitados a pasar a la sala de exposición y venta de las gemas, donde las piedras semipreciosas son transformadas para ser utilizadas en joyería y cada tipo de piedra tiene un uso y significado distinto, las hay para la abundancia, el triunfo, el amor, la salud, los signos zodiacales y los chakras.

 

Quienes viajaron en esta oportunidad con Turismo Misiones

El grupo estuvo conformado por una pareja y su bebé de tan sólo cuatro meses, quienes son de La Pampa pero estuvieron de visita en la ciudad de Posadas y al ver la promoción de la salida grupal de Posadas a Iguazú y Wanda, no dudaron en sumarse a la aventura.

 

Algo similar ocurrió con un matrimonio de turistas procedentes de Pehuajó, que también llegaron a la provincia para conocer Posadas y se encontraron con la oportunidad del paseo guiado organizado por Turismo Misiones.

Los demás integrantes del grupo provenían de Posadas y en mayoría ya habían realizado al menos un paseo anteriormente, a los Saltos del Moconá y a los Esteros del Iberá, con esta agencia de viajes. A excepción de María, que en diálogo con Misiones Online declaró: “Es la primera vez que viajo con Turismo Misiones y me pareció una experiencia hermosa, la primera vez que vine fue cuando salí de 6° grado, ahora después de 33 años tuve la oportunidad de volver a ver y sentir las Cataratas del Iguazú”.

 

 

 

No dejes de sumarte a las salidas grupales organizadas por Turismo Misiones para conocer los atractivos más importantes de nuestra provincia.

 

 

 

AVD



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE