Co-Cine Entre Fronteras brindó un nuevo sabor este viernes con la proyección de «Las Herederas»

La proyección del largometraje paraguayo «Las Herederas», ópera prima de Marcelo Martinessi, deslumbró al público este viernes en el Imax, en el marco del Encuentro Co-Cine Entre Fronteras, que concluye este domingo. El film tuvo como espectadoras a tres de las actrices principales: Ana Brun, Ana Ivanova Villagra y María Martins.

Minutos antes de la proyección que terminó con un aplauso cerrado, ellas participaron de la tertulia con el público, realizada frente a la fuente del Imax, mientras degustaban el plato «Herederas», elaborado por la chef Zulma Fernández, inspirado en la película, quien explicó que se trata de una receta basada en harina de maíz con queso Paraguay, y con una infusión de té. «Utilicé el té en vez del caldo de gallina, es un té en hebras misionero, que le da un sabor especial», dijo, y mostró cómo lo preparaba.

«Además de las bolitas para el borí bori, también hice una salsa que la da un toque extra al sabor del plato», resaltó Zulma que se dedica a la cocina tradicional, por eso -dijo- le resultó fácil y accesible el plato. «Cuando me pidieron que cocinara un menú que represente a la película paraguaya, enseguida pensé en la importancia de la comida tradicional de los misioneros jesuitas».
Para acompañar el plato, el bartender Matías Fracticelli, presentó un trago hecho en base a varias hierbas de la región, que también lo probaron las actrices paraguayas. Tanto al menú como al trago «le ponemos muy bien 10», expresaron.


Movimiento en Foco deleitó a la platea

Otro momento especial de Co-Cine fue la intervención performática del Movimiento en Foco que realizaron en el Hall de entrada del Cine Imax, con los bailarines Melisa Schuller, José Blanco, Mayra Maldonado y Rita Montiel, dirigidos por la coreógrafa y bailarina Gabilí Anadón.

Este domingo, desde las 19.30 presentarán en las galerías y la fuente del IMAX una intervención con los mismos bailarines, y un videodanza que «realizamos especialmente para el Encuentro Co-Cine Entre Fronteras. Nuestra intención es ir generando un cruce en lo interdisciplinario y el Movimiento en Foco, que es un proyecto cultural que dialoga en el cruce de distintas líneas del arte: el teatro, la danza, el audiovisual, la música y la arquitectura.

Este proyecto se asienta en un momento interesante de la provincia, en que se reafirman las políticas públicas y los derechos adquiridos entre el IAAViM, el Instituto Provincial de Teatro Independiente y seguramente pronto el Instituto Provincial de Danza, donde la cultura parece ocupar un lugar en la políticas del Estado misionero», afirmó la representante del Movimiento de la Ley Provincial de Danza.

Apoyo a la cultura

En la misma línea, el presidente del IAAViM, Axel Monsú, destacó que en el contexto de las políticas neoliberales del Gobierno Nacional, Misiones se destaca por el apoyo que brinda a la cultura.
«Todos los que trabajamos en pos de ella, celebramos ese desarrollo y riqueza basadas en el conocimiento. Y lo estamos viendo en esta experiencia que marida el cine y la cocina. Y lo agradecemos enormemente todos los que estamos acá vivenciando esta experiencia», sostuvo el joven realizador.

En Paraguay «Herederas» genera debate entre generaciones

La película «Herederas» habla de una historia de mujeres, y la historia que se cuenta en ella es universal. Y quizás uno de los logros de este largometraje fue insertarse en una sociedad machista y patriarcal como Paraguay, donde genera un gran debate intergeneracional, donde los jóvenes aplaudían la historia, y los mayores la rechazaban.

«Estoy segura que acá, entre este público y el de cualquier otro país hay una historia parecida a la de Chela y Chiquita, dos mujeres mayores que tienen sus sueños rotos, su corazón partido, y que finalmente una de ellas, la que represento yo en el papel de la mujer dominada de la pareja, logro salir, romper las cadenas y los prejuicios, y encontrar el amor, y sobre la libertad», relató la actriz Ana Brun, abogada de profesión y que reivindica que una mujer de su edad, donde todos consideran que ya no tiene más razones para vivir, descubra nuevamente el amor.
«Pienso que nunca es tarde para lograr los sueños, perseguir la meta y conseguir la libertad», manifestó.

«Me costó aceptar el papel porque vivo en una sociedad pacata»
Cuando el director Marcelo Martinessi, invitó a Ana Brun a participar de la película, a ella le gustó la idea porque siempre amó la actuación, pero lo hacía como hobby. No se considera una actriz profesional, porque no tiene estudios en esa disciplina. «Pero acepté el desafío y después lo reté al director, porque no me invitó hace 40 años cuando yo era hermosa, joven y divina, y me propone actuar ahora que ya estoy bajando la cuesta, pero fue una experiencia muy linda», cuenta divertida.

Asegura que no le costó tanto como pensaba entrar en el papel de Chela; «aunque sí aceptarlo; pero no porque yo tenga algún prejuicio, si no porque nuestra sociedad paraguaya es bastante pacata y conservadora, sobre todo los de nuestra generación, y representar a una mujer grande, lesbiana y empobrecida fue bastante triste y difícil. Y además, porque como tengo un estudio jurídico y vivo de eso, pensé que iba a perder a todos mis clientes, nadie querría trabajar conmigo, y notablemente ahora tengo más clientes», dice sonriendo.

«Contar la historia de Herederas es necesaria»

Mientras que otra de las actrices de «Herederas» Ana Ivanova, remarcó que hacer la película, significó para su país y fuera de la frontera, algo realmente desafiante.
Admitió que son momentos difíciles para el cine en Iberoamérica, en Latinoamérica, y en el mundo para todos; pero especialmente para la mujer.
«Creo que la historia tiene una deuda muy grande con la mujer, así que llevar esa trama de mujeres a la pantalla es muy importante, y es una historia necesaria».
La actriz agradeció la presencia de tanta gente con la que pueden compartir su película. «Haber llevado el nombre de Paraguay y la voz de la mujer paraguaya a recorrer el mundo es sumamente importante. Nuestro audiovisual está logrando pasos pequeños en el contexto de nuestra Ley de Cine que va a cumplir un año en julio. Los actores y actrices estamos trabajando duro para ponernos a la altura de la región y así seguir enviando al mundo nuestras producciones.
Nos sentimos honradas y convencidas que Las Herederas abrió un gran camino, sobre todo en Iberoamérica para trabajar en coproducción, y que no sólo se hable de financiación y gestión, sino también de voces, que podamos contar historias que hablen de nosotros. Tenemos muchas cosas en común como iberoamericanos y latinoamericanos, por eso estamos muy contentas de haber hecho la película, y que ella nos haya traído a este lugar donde nos sentimos hermanadas y con hermosos escenarios», graficó Ivanova.

«Como Pituca hice divertir a mucha gente»

El papel de «Pituca» a María Martins le quede perfecto. Mientras degustaba el menú «Herederas», describió su alegría de haber actuado en una película. «Hice cine, y eso fue una gran sorpresa para mí, y creo, por las críticas favorables que tuve, hice divertir un montón a la gente. Lo pasamos divinamente, y pude trabajar con Ana Brun, una de mis mejores amigas.
Comimos regio, jugamos muchísimo y nos divertimos, y creo que eso se trasladó a la pantalla a pesar de la historia triste y desgarrada que cuenta», indica.
Ana Brun agregó que María es su amiga de toda la vida, y por eso la propuso al director para el papel de Pituca. «Y acá la ven, más pituca (elegante) imposible. Era apropiada para ese papel, y sólo puso reparos con el vestuario que recomendaba el director, porque ella quería, como le pasa en la vida cotidiana, parecerse a Susana Giménez, de lo contrario se negaba a actuar en la película, y finalmente se salió con la suya», recuerda Brun.

Co-Cine cierra este domingo

Este sábado a las 20.00 será el momento del esperado “Até que a Sbórnia nos separe», un filme de animación brasileña, dirigido por Otto Guerra y Ennio Torresan Jr.
Este domingo a las 20.00, se podrá ver “Dantza», del director vasco Telmo Esnal, antes, el grupo de video danza Movimiento en Foco realizará una performance homenaje a la película, y después de la proyección llegará la degustación culinaria, y los sets de un Dj acompañarán con música.
La despedida será a las 23.00 con el cierre de Co-Cine que los organizadores esperan repetir el próximo año.

(A.S)



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE