Brasil ultima detalles para habilitar zonas francas en Foz y Dionisio Cerqueira y desde la CEM advierten que el comercio misionero será afectado

Brasil ultima detalles para habilitar zonas francas en Foz y Dionisio Cerqueira y desde la CEM advierten que el comercio misionero será afectado

 

La Receita Federal –la Afip brasileña- homologó recientemente el software de control de compras, el último requisito necesario para que los inversores privados comiencen a tramitar los permisos para abrir free shops en ciudades de frontera que ya tengan una reglamentación estadual y municipal para ello. Plazas limítrofes con Misiones, como Dionisio Cerqueira y Foz do Iguaçu ya cumplieron con todos los requisitos. El municipio de Foz ya está en condiciones de analizar pedidos de apertura de tiendas bajo ese régimen. Desde la Confederación Económica de Misiones (CEM) expresaron “profunda preocupación” por la afectación que esto podría causar en el comercio de frontera.

 

Lo que hasta no hace mucho tiempo era un rumor que preocupaba al comercio de frontera con Brasil se aproxima cada vez más a convertirse en una realidad cuyo impacto se sentiría con fuerza en la provincia. En 2012 el gigante del Mercosur sancionó la ley de “Lojas Francas” que dio vía libre a la instalación de comercios minoristas libres de impuestos en localidades de frontera. En marzo de este año llegó la reglamentación que –entre otras cosas- definió los lugares en los cuales podrían asentarse estos locales: Foz do Iguaçu, Dionisio Cerqueira y Porto Xavier, todas ciudades que hacen frontera con Misiones, fueron incluidos.

 

La reglamentación de la ley también estableció una serie de requisitos de índole burocrático que debían cumplirse antes de que pudiera instalarse algún comercio tipo free shop en territorio brasileño. Los estados subnacionales como Paraná, Santa Catarina y Rio Grande do Sul, así como los municipios fronterizos con Argentina, Uruguay y Paraguay  cumplieron rápidamente con la tarea de dar un marco legal específico para que estos comercios pudieran existir y solo restaba que la Receita Federal –organismo recaudador nacional brasileño- cumpliera su parte.

 

La homologación del sistema informático que se usará para registrar las operaciones de compra venta fue el último de los requisitos administrativos importantes que debía cumplir la Receita Federal y lo hizo el 28 de septiembre último, a partir de entonces los inversores quedaron habilitados para iniciar trámites para funcionar bajo el sistema de Lojas Francas.

 

En total fueron 26 los municipios habilitados para instalar free shops en Brasil, todos ellos con la característica de tener una “ciudad gemela” en un país vecino. Foz do Iguaçu, vecina de Puerto Iguazú; Dionisio Cerqueira, melliza siamesa de Bernardo de Irigoyen y Porto Xavier, lindera a San Javier están entre ellas. Por su ubicación geográfica particular y por la cantidad de población que alberga en un radio de 100 kilómetros, Foz es uno de los puntos más atractivos para los inversores privados entre los 26 que se extienden a lo largo de la extensa frontera brasilera. Dionisio Cerqueira también concita atención por la cantidad de ciudades que la rodean.

 

La semana pasada tuvo lugar en Foz un workshop organizado por importantes estudios de contadores y de despachantes de aduanas al que asistieron propietarios de algunos de los comercios más grandes de esa ciudad y de su vecina paraguaya Ciudad del Este. Allí explicaron que toda la legislación necesaria para el funcionamiento de un free shop en Foz ya está consolidada y que el municipio ya constituyó una comisión aduanera para analizar los pedidos de apertura de tiendas y ya está en condiciones de emitir habilitaciones.

 

Allí donde empresarios brasileños ven oportunidad, muchos comerciantes misioneros ven peligro. Así lo hicieron saber ayer desde la Confederación Económica Misionera (CEM) que a través de un comunicado expresó “su profunda preocupación por la Ley Brasileña 17.723 de ‘Lojas Francas’ que afectará a toda nuestra Provincia, habida cuenta el permanente intercambio comercial con dicho país” y pidió a Nación que “colabore urgente para la solución de este problema”.

 

Los empresarios temen que más allá de lo que ocurra con los vaivenes de las monedas, la presencia de estas lojas francas termine provocando un desbalance de fondo en el delicado equilibrio del comercio de frontera, del cual dependen muchas familias misioneras.

 

Al contrario del avance que le dio Brasil a esta normativa orientada a activar el comercio en zonas de frontera mediante la instrumentación de regímenes fiscales especiales, en Argentina sigue durmiendo la reglamentación del artículo 10 de la Ley Pyme, muchas veces prometido por el Gobierno nacional, pero finalmente descartado.

JRC EP



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE