Para Alejandro Gruber la industria yerbatera está cambiando su visión gracias al recambio generacional

Para Alejandro Gruber la industria yerbatera está cambiando su visión gracias al recambio generacional

El presidente de la Asociación Ruta de la Yerba Mate (ARYM) destacó que el sector hoy está mucho más abierto al uso de herramientas de marketing y la promoción de nuevas formas de consumo del producto madre de la región. Envalentonado por el impulso que significó sumar los avales del ministro de Turismo, Gustavo Santos, y del presidente Mauricio Macri, Gruber confió en que logrará convertir a la ARYM en Patrimonio Mundial de la Unesco, lo que –afirma- representará un beneficio duradero para la región.

Los impulsores de la Ruta de la Yerba Mate trabajan para convertir a ese emprendimiento en una estructura que aporte a la promoción del turismo, la gastronomía y el comercio exterior de la región NEA, tomando a la yerba mate y a su rica historia, como estrellas principales de un recorrido que propone paisajes, actividades, gastronomía y productos de distintas características.

La fuerza detrás de este ambicioso proyecto es la Asociación Ruta de la Yerba Mate (ARYM) integrada por más de 250 emprendimientos, entre los cuales se encuentran varios de los establecimientos yerbateros más importantes de Misiones y Corrientes, hoteles y restaurantes entre otros. Una vez consolidado el proyecto, la ARYM se propuso dar un salto de calidad mediante una declaración de Patrimonio Mundial de la Unesco.

Ya dieron su respaldo a esa iniciativa el presidente de Mauricio Macri y el ministro de Turismo de la Nación, Gustavo Santos. “Fue un gran impulso recibir el respaldo total de la mayor investidura del estado nacional, que según sus textuales palabras ‘apoya a morir’ que la yerba mate sea Patrimonio Mundial de la Unesco y más recientemente el ministro Gustavo Santos que también dio su aval, pero que además tomó un camino resolutivo y dio órdenes a su equipo de Nación y de las provincias de Misiones y Corrientes”, indicó Alejandro Gruber, presidente de la ARYM, quien consideró que convertir a la ruta de la yerba en patrimonio de la Unesco “sería formidable, nos daría una promoción internacional permanente, respaldada por la estructura de la Unesco”.

Explicó que la Ruta de la Yerba “es un producto que se puede conocer a lo largo de la geografía de Misiones y Corrientes, para ver el proceso de elaboración completa de la yerba, los establecimiento de la ruta abren sus puertas, se los puede conocer”, como propuesta complementaria a los atractivos turísticos de Misiones y Corrientes.

Pero también se presenta como una marca que va acompañada de la marca Argentina por resolución de Nación y es la principal ruta alimentaria del Mercosur. “Esto genera la posibilidad del desarrollo de productos que alimentan la oferta exportable de la región”, indicó.

Tal vez uno de los mayores méritos que haya alcanzado la ARYM fue poner de acuerdo para trabajar en conjunto a buena parte de los empresarios yerbateros, sector empresarial en el que históricamente resultó difícil trabajar en conjunto. Gruber consideró que la clave para lograrlo fue “poner en juego factores como la historia, el turismo y dejar de lado cuestiones gremiales. Además ofrecemos la posibilidad permanente de estar en la vidriera de la promoción y se generan muchos negocios, es bueno para todos y así lo entendió mucha gente”, dijo.

Consideró además que la posibilidad de coincidir y de avanzar en acciones no tradicionales para el sector yerbatero llegó de la mano del recambio generacional en muchas de las principales empresas. “Con el respeto  que merecen nuestros ancestros, antes las empresas se manejaban con un bastón de hierro, si uno les hablaba de marketing o de promoción, miraban para el costado, hoy hay un recambio, las empresas están conducidas por terceras y cuartas generaciones, personas de un rango de 25 a 45 años de edad que tienen una visión diferente, esos son los que están en la Arym”, expresó.

Indicó que estos nuevos empresarios entienden mejor que el futuro para la yerba mate está en la apertura de nuevos mercados y en las nuevas formas de consumo del tradicional producto regional. “Se está intentando ingresar al mercado de La India, hace poco Cancillería nos pidió abordar el mercado de África del Este, la yerba va muy bien para el ceremonial religioso propio de países como Etiopía, es una bebida ideal apta para el ceremonial -que es como nació el consumo aquí- en Europa se usa mucho la yerba como materia prima para la elaboración de bebidas energizantes para un público muy grande que es el que asiste a las fiestas electrónicas. En Corea del Sur la yerba tiene mucho potencial como materia prima para la elaboración de alimentos”, enumeró.



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE