Reflexión del Pastor Decena: La oración y la gratitud

El agradecimiento a Dios es una de las cuestiones más importantes de la comunión con Él, debemos  estar agradecidos por todas sus bondades, por su misericordia, por sus cuidados, etc. Esto es de buenos hijos, es de personas que valoran la amorosa acción del Padre a favor de su pueblo. Hoy vamos a ver lo que dice la Palabra de Dios con respecto a este tema.

 

La ingratitud es de personas con graves heridas interiores, que solo centran su vida en su egoísmo y que no valoran lo que hacen los demás por ellos o lo que Dios mismo ha hecho por ellos. Sin duda que tiene un ego tan grande que piensan que todos les deben favores.

Es por la ingratitud que Israel  disgustó a Dios en el desierto. No valoraron todo lo que se había hecho por ellos para sacarlos de la esclavitud. Colosenses 4:2 “Perseverad en la oración, velando en ella con acción de gracias”.

Esta actitud de ingratitud saca a la luz una mentalidad de pobreza y esclavitud, que hunde más y más en la oscuridad a la persona. Cuando damos gracias a Dios por todo, una gran luz de esperanza ilumina nuestro horizonte.

La ingratitud es indicio claro de la falta de entendimiento y falta de confianza en Dios. Darle gracias a Dios es expresión de que El Padre está en el control, y va a actuar conforme a su gran poder y misericordia. Es confiar en Dios y esperar en Él.

 

DEBEMOS DARLE GRACIAS PORQUE ESO ES HONRA.

Salmos 50:23 “El que sacrifica alabanza me honrará”.

Honrar es valorizar lo que es, lo que han hecho y lo que hará.

Vivimos en una sociedad malagradecida, pero jamás nos acontezca esto con Dios, él es bueno y todo lo que ha hecho ha sido bueno. Este es el sentido del salmo 92:

Salmos 92:1 “Bueno es alabarte, oh Jehová, Y cantar salmos a tu nombre, oh Altísimo; 2)  Anunciar por la mañana tu misericordia, Y tu fidelidad cada noche”

Es maravilloso levantarse a la mañana y anunciar la misericordia que vamos a vivir de parte de Dios! Y al acostarnos reconocer la fidelidad que hemos recibido durante todo el día. Esto es muy agradable a Dios pues marca a la persona como un creyente de verdad.

 

DEBEMOS DARLE GRACIAS PORQUE NOS ENFOCA A DIOS.

En la presencia de Dios, es que cada día está con nosotros pero nosotros estamos todos los días con Jesús!

Mateo 26:7 “se acercó una mujer con un frasco de alabastro lleno de un perfume muy caro, y lo derramó sobre la cabeza de Jesús mientras él estaba sentado a la mesa. 8) “Al ver esto, los discípulos se indignaron. —¿Para qué este desperdicio? —dijeron…”

La gratitud a Dios es muchas veces juzgada y criticada, pero solamente la persona agradecida será usada por Dios en forma poderosa.

Y luego la vemos a esta mujer totalmente absorta a los pies de Cristo tomando la enseñanza de Jesús! La persona ingrata llega a pensar que todo lo que ocurre en su vida es casualidad, en cambio la persona agradecida, identifica la fuente de su bendición. Y le sirve de todo corazón.

 

SER AGRADECIDOS CON DIOS NOS LIBERA DE ANSIEDAD.

Filipenses 4:6 “Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias. (7)  Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, cuidará sus corazones y sus pensamientos en Cristo Jesús”.

Hay demasiada queja en los creyentes y esto está demostrando la falta de paz que tienen en sus corazones. Dios es  más grande que todos los problemas. No hay varios Dioses hay uno solo y verdadero, y este anduvo haciendo el bien! El único y maravilloso Dios es padre y el dará lo mejor a sus hijos!, Él tiene buenos planes para nosotros. Confiemos en sus promesas.

 

EL AGRADECIMIENTO ME LLEVA A AMARLO Y EL AMOR ME LLEVA A OBEDECERLO.

Juan 14:15 “Si me amáis, guardad mis mandamientos”.

La gratitud hace que quiera agradarle guardando su palabra e imitando su amor. Jesús decía: inmerecidamente han recibido den aunque no lo merezcan. Eso me lleva a amar su Reino y a trabajar para sus intereses.

Y lo hacen con una gratitud extraordinaria y sin quejarse. Y todo parte de entender la obra de Cristo, que sufrió por amor a nosotros y terminó dando su vida en la cruz, instrumento horrendo de tortura y horror! Por eso lo dice el apóstol, lo amamos porque el primero nos amó a nosotros!

1° Juan 4:19 “Nosotros amamos a Dios porque él nos amó primero”.

 

EL AGRADECIMIENTO ME HACE GENEROSO CON DIOS.

2ª Corintios 9:7 “Cada uno debe dar según lo que haya decidido en su corazón, no de mala gana ni por obligación, porque Dios ama al que da con alegría”.

Como es nuestra gratitud a Dios, así será la alegría de darle a Él. Será generoso el creyente que agradece por su salud, por su trabajo, por su familia. Porque cuando el Señor te sana, y cuando te libera lo hace por amor! Y allí se acaban las excusas del ingrato.

El rey David llegó a ser riquísimo pero nunca olvidó de donde el Señor lo sacó. Dios no solo lo puso arriba sino que lo sostuvo arriba! Porque eso es lo que quiere hacer con nosotros ponernos como cabeza y no como cola, quiere sostenernos como cabeza, o sea como líderes en las áreas que nos prospera!

1° Crónicas 21:24  “…no tomaré para Jehová lo que es tuyo, ni sacrificaré holocausto que nada me cueste”.

David no era generoso con lo ajeno. Es por esto que Dios pretende que de nuestra gratitud, surja toda ofrenda que le demos.

Se trata de entender quién es el dueño de todas las cosas y creer lo que la Palabra de Dios dice. Es algo sorprendente la falta de entendimiento que algunos cristianos tienen, pues actúan como si todo fuera propio, y no se dan cuenta que el único dueño de todo es el creador!

Como la mujer que brindó el perfume de alto precio, el agradecido honra a Dios no solo de Palabras sino que trata de demostrarle de muchas maneras (no solo con ofrendas, sino también con su tiempo por ejemplo) que le agradece todo lo que Dios le ha dado y también le agradece todo lo que le dará.

Que Dios nos ayude a ser personas agradecidas con Él, y con el prójimo, que Dios te bendiga y tengas una semana de victoria!



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE