Desde Amayadap mantienen expectativas de recuperación para fin de año y piden mejoras para la competitividad en el NEA

 

El empresario Cristian Gruber, presidente de la Asociación de Madereros, Aserraderos y Afines del Alto Paraná (Amayadap), realizó un balance en la entrevista con ArgentinaForestal.com  sobre el difícil escenario actual que atraviesa el mercado y los resultados generales obtenidos durante el primer semestre del año para la industria forestal. El directivo expuso los principales aspectos que impactan en las empresas del rubro, marcando desde una notable caída de la demanda en las ventas en general a nivel nacional, una reducción significativa de la obras públicas, fuerte competencia por la apertura de importaciones de Brasil que generó una crisis principalmente en las fábricas de compensados y terciados, sumado a otras dificultades para las Pymes relacionadas a los altos costos de logística, mano de obra y energía, fuerte presión impositiva provincial y precios internacionales desfavorables en el mercado para las exportaciones que restan competitividad.

 

“Estamos esperando medidas del gobierno que permitan reactivar a la industria maderera y seguir adelante. En los últimos tres meses se ha notado una merma en los pedidos en la industria en general, depende del rubro es mayor o menor su incidencia. El sector de fabricantes de compensados está más complicado que otros por la apertura de las importaciones en el país, y desde la cámara, a través de FAIMA (Federación Argentina de la Industria Maderera y Afines), están trabajando sobre una norma técnica para lograr trabajar mejor con esa barrera paraarancelaria en lo que es la competencia de productos que ingresan de países de la región, sobre todo de Brasil”, explicó el presidente de Amayadap.

 

En lo que respecta a la industria de aserrado, advirtió que la mayor parte de la producción se destina a la construcción y el resto a muebles: “ambos sectores han bajado mucho la actividad en el primer semestre del año”, dijo. “Esta situación se da por la reducción de la actividad en el sector de la construcción y la obra pública, y es entendible, todavía en el país se están acomodando algunas cuestiones del gobierno nacional”, manifestó el empresario.

 

De igual forma, la crisis económica que se vive en el sector foresto-industrial es la más fuerte de los últimos años, ya que comenzaron las manifestaciones en la provincia de los trabajadores que se ven afectados con reducciones horarias o despidos.

 

De las socias de Amayadap fueron cuatros los casos concretos donde las fabricas se vieron obligadas a reducir horas e iniciar un proceso con despidos de personal como es el caso de Coama Sudamérica SA, en Eldorado. El propietario, Román Queiroz, confirmó ayer el despido de 50 trabajadores. “Ésta situación se presenta ante la apertura de las importaciones. Además, en la fábrica se continúa trabajando con horarios reducidos, es decir, tres veces a la semana y, a partir de los despidos, en un solo turno”, dijo el empresario en diálogo con FM Libertad.

 

Días antes, Gruber explicó sobre la situación de crisis que enfrenta el sector y manifestó que “hay empresas que han despedido personal, otras han realizado reducción horaria, otras pararon algunos días, dos de ellas son del rubro de compensado, claramente se ha notado una merma. Por otro lado, también afectaron este escenario las intensas lluvias que nos llevó a trabajar menos, solo hubo movimiento para recuperar el stock, con la espera de que la situación se reactivara, tratando siempre de no trasladar este costo al personal. Pero las empresas tienen un límite, si no hay espacio físico para tener stock en la planta hay que reducir la actividad. Esperamos que en los próximos meses se revierta esta situación y la construcción empiece a moverse, así se reactivará el sector del mueble y aserrado, ya que es nuestro principal mercado”, precisó el directivo de la Amayadap.

 

En la actualidad los aserraderos registran en la provincia una baja en la demanda entre un 10% y 30% en algunos casos, depende del grado de remanufactura que tenga la empresa. “En estos últimos meses se ha notado también la extensión de los pagos en la comercialización y con una tasa de financiamiento muy cara, lo que se torna un escenario delicado para muchas empresas. Por otra parte está el aumento de la luz que fue un golpe a muchas industrias que, en la mayoría de los casos, tampoco cuenta con ese dinero para hacer frente a esta realidad, la rentabilidad hoy no es de las mejores en el sector como para ponerla a disposición del pago de una factura de luz tan elevada”, sostuvo el empresario maderero.
Para salir de este escenario, desde la cámara empresaria están en permanente diálogo con el gobierno provincial para que eleven sus reclamos ante la Nación solicitando una tarifa eléctrica diferenciada; además se analizan políticas de desarrollo de proyectos de energías renovables para un  mayor consumo de biomasa y cogeneración de energía. “Pero son temas que necesitan medidas a tomarse a mediano plazo, el escenario de corto plazo está más complicado”, admitió Gruber.

 

Para que las industrias madereras puedan avanzar en proyectos energéticos por biomasa forestal necesitarían fundamentalmente líneas de financiamiento accesibles. “Las empresas madereras de Misiones han avanzado en tecnologías, algunas ya disponen de calderas propias y posiblemente tienen un excedente de vapor e incluso han logrado una mejora para el consumo mensual que necesitan, de forma de reducir su factura de luz”, precisó el directivo de Amayadap. Pero agregó en este sentido que “de igual forma es preciso analizar los casos en forma individual, no es un tema sencillo de resolver, ni tampoco se puede generalizar la situación. Con chip y leña, los aserraderos pueden abocarse a generar su propia energía, y esto generará una mayor demanda de estos subproductos, lo que redundaría en una mejora para toda la cadena productiva, ayudaría a la energía de la provincia y al mercado forestal”, expresó.

 DonGuillermoCF

Entre anuncios y expectativas  

 

En este contexto, a pesar de las medidas anunciadas por el gobierno nacional para reactivar las exportaciones (paridad cambiaria y eliminación de las retenciones) no hubo en el primer semestre del año posibilidades competitivas para que las empresas forestales de la provincia lograran reactivar las ventas en el mercado externo e interno por las bajas en el consumo. Sin embargo desde la Amayadap mantienen las expectativas de mejoras económicas para el segundo semestre del año ante “el lanzamiento de los nuevos Procrear o las acciones que fueron comprometidas por el gobierno en el marco del Plan Belgrano relacionadas a las compensaciones por fletes para las exportaciones del NEA que nos permitan ser más competitivo con Brasil y Chile. Por lo tanto, esperamos que el año termine mejor, y esto es posible si todas estas medidas anunciadas se concretan”, dijo.

 

El joven empresario consideró que los altos costos de logística es lo que los deja fuera de competencias en la gran mayoría de los productos que se comercializan desde Misiones. “Se está trabajando con el gobierno nacional y provincial para agilizar los tiempos, pero no son cuestiones que se resuelvan rápidamente, son cuestiones estructurales”, aseveró el directivo.

 

Otro anuncio positivo en febrero pasado, pero que los productores forestales están a la espera de su ejecución real, fue la decisión del actual gobierno Nacional de ampliar los fondos del Presupuesto Anual destinados a cumplir con la Ley 25.080 (de promoción a las inversiones en bosques cultivados) de 100 millones a 265 millones de pesos para el ejercicio de 2016.

 

Según explicaron desde el sector, en lo que va del año no se han ejecutado ni 30 millones del presupuesto anual. “Las partidas están muy atrasadas”, se quejaron algunos productores en diálogo con ArgentinaForestal.com

 

En este sentido, el presidente de  la Amayadap ratificó la visión de los plantadores forestales de continuar forestando pensando en el largo plazo del negocio, más allá de la  coyuntura. “Si bien se ve con buenos ojos que la partida presupuestaria se haya incrementado de 100 a 265 millones de pesos, todavía son partidas que no están ejecutadas del todo, estamos esperando que lleguen los fondos, ya estamos cerrando junio”, dijo con respecto a la operatoria. Pero agregó que “también hay una cuestión de demanda, si hay demanda esto tracciona toda la actividad en el sector, que se recupera si hay mayores forestaciones, porque esto genera mayores podas y raleos, todo viene de la mano y este es un negocio de largo plazo”, remarcó.

 

En las inversiones forestales la rentabilidad se mide en 15 o 20 años. “Un claro ejemplo fue la presentación realizada en nuestro Establecimiento Don Guillermo con la incorporación de la nueva máquina de cosecha forestal finlandesa Logmax que comercializa la empresa Inderfor. Era una inversión necesaria, por más que no sea un año óptimo ni tengamos el mejor contexto económico en el país. Nuestra empresa tuvo que hacer la inversión a través del financiamiento de un banco, pero era necesario solicitar este préstamo para no dejar caer el capital invertido en las forestaciones, todo es una cadena ensamblada”, explicó Gruber.

 

Desde este lugar, sostuvo que es muy importante para el productor forestal que “los pagos de la promoción forestal de la 25.080 salgan en tiempo y forma, al igual que los reintegros a las exportaciones de Misiones, que están muy demoradas desde hace casi un  año (julio 2015) hay una partida pendiente. Todo ayuda a mejorar el rendimiento, a seguir trabajando, a lograr rentabilidad. Si eso se reintegra en tiempo y forma será una buena señal para que el empresario forestal siga invirtiendo, una señal de que alguien está escuchando, que el gobierno quiere que se siga invirtiendo. Esto es lo que ayudará al sector a dinamizarse y mantener su movimiento”, afirmó.

 

Forestacion

Medidas competitivas

 

Durante los últimos meses, cada vez fueron más frecuentes las reuniones de los representantes de la Amayadap con autoridades provinciales para solicitar el apoyo frente a las medidas necesarias que demandan del gobierno nacional para reactivar al sector y recuperar competitividad en la región del NEA. “Pedimos a la Nación medidas que nos permitan reducir costos de Misiones con respecto al resto del país en el ITC  (Impuesto de Transferencia a los Combustibles) , revisar una tarifa eléctrica diferenciada, también analizar lo relacionado a contribuciones y aportes patronales, todos son un costo importante para las Pymes”, subrayó Gruber.

En lo que respecta a logística, agregó que “se está trabajando en algunas medidas, pero son temas que se resolverán de mediano a largo plazo. Para reactivar las exportaciones hoy necesitamos un costo logístico competitivo, como lo tienen Chile y Brasil. En exportaciones hay dos gamas para atender realidades diferentes, los productos de volumen y los de nichos. Hoy los productos de volumen tienen un precio relativamente bajo, que por cuestiones de mercado en estos meses han caído los precios entre un 5 a 30% en dólares por diversas razones. En eso la devaluación nos ha servido básicamente porque en dólares tenemos el mismo precio”, precisó. Pero  a su vez, dijo que “por otra parte, otra realidad es que con el aumento de los combustibles, se han encarecido los costos de logística para colocar los productos en el puerto y los costos portuarios también están en dólares, lo que impacta sobre la rentabilidad”.

 

En tanto, los productos de nichos, por ejemplo, que son de mayor valor agregado y generan mano de obra, en la actualidad tienen un precio por unidad de volumen mejor al de comoditties, pero a su vez también tienen más procesos involucrados y se consumen en menor volumen. “En síntesis, con los costos internos actuales, ninguno de los segmentos nos cierran económicamente, no hay forma de mantenernos competitivos con el resto del mundo en estas condiciones de costos logísticos”, concluyó.

 

Por Patricia Escobar



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE