Un ciclón destruyó el archipiélago de Vanau, en el Pacífico, y piden ayuda internacional

La nación archipiélago de Vanuatu, en el Pacífico Sur, ha perdido años de desarrollo y debe “comenzar de nuevo” debido al poderoso ciclón que destruyó o dañó 90% de los inmuebles en la capital, Port Vila, lamentó el lunes el presidente del país. El mandatario hizo un llamado a la comunidad internacional para que extienda asistencia humanitaria a su país, al que describió como el “paraíso en la Tierra”.

ciclon4

Baldwin Lonsdale, visiblemente agotado y con los ojos enrojecidos por no dormir, dijo en una entrevista con The Associated Press que la última información de que disponía señalaba que el paso del ciclón Pam causó seis muerte confirmadas y lesiones a otras 30 personas. El mandatario fue entrevistado en Sendai, en el extremo noreste de Japón, donde asistía a una conferencia de Naciones Unidas sobre desastres mientras el tifón de categoría 5 tocaba tierra en su país.

El presidente hizo un llamado a la comunidad internacional para que extienda asistencia humanitaria a su país, al que describió como el “paraíso en la Tierra”.

“Este fue un ciclón muy devastador en Vanuatu. Lo describiría como un monstruo, un monstruo. Asestó un revés al gobierno y al pueblo de Vanuatu. Todo desarrollo alcanzado se ha reducido a cero”, apuntó.

ciclon2

Los cortes en las comunicaciones le impidieron incluso ponerse en contacto con su familia. “No sabemos si nuestras familias están bien o no. Como el líder de la nación, todo mi corazón está con la gente, con el país”, explicó el presidente.

Él y otros altos funcionarios se disponían a regresar más tarde el lunes a Vanuatu desde Sendai.

Funcionarios en Vanuatu todavía no habían podido contactar con las islas periféricas y estaban tratando de determinar el alcance de la devastación generada por el ciclón, que barrió el país el sábado por la mañana con vientos de hasta 168 millas por hora.

Paolo Malatu, coordinador de la Oficina Nacional de Gestión de Desastres de Vanuatu, dijo que se había enviado cada avión y helicóptero disponible a las islas periféricas más afectadas.

“El daño en viviendas e infraestructuras es grave”, dijo Malatu. “La prioridad en este momento es que la gente tenga agua, comida y refugio”.

ciclon3

Fuera de la capital, Port Vila, había puentes caídos que impedían viajar en coche incluso por la isla principal, Efate, explicó el funcionario.

La periodista neozelandesa Frances Cook y su marido viajaron a Vanuatu para su luna de miel dos días antes paso del ciclón. Dijo que sabía que se acercaba la tormenta pero que pensó que no sería tan mala como señalaban las predicciones.

ciclon1

En lugar de lanzarse en tirolina por la selva y observar volcanes en activo, Cook ha estado informando a su país sobre la devastadora situación. Muchos turistas estaban desesperados por salir del país y algunos temían incluso por su seguridad, añadió.

“Es un lugar ideal y la gente es muy agradable”, dijo. “Es bastante decepcionante ver qué sucede esto”.

El aeropuerto Port Vila ha reanudado su actividad, lo que permite la llegada de vuelos con materiales de asistencia. Lonsdale dijo que se necesitan una serie de artículos, desde lonas a contenedores de agua, pasando por artículos médicos y herramientas de construcción.

Algunos vuelos comerciales han retomado sus rutas, aunque sus servicios son limitados. Georgina Roberts, alta comisionada de Nueva Zelanda para Vanuatu, dijo que dos aviones de la fuerza aérea del país llegarán el lunes para repatriar a unos 100 turistas neozelandeses.

presidente-de-vanuatu-pede-ajuda-mundial-para-reconstruir-o-pais

En Port Vila, barcos destrizados cubrían el puerto y montones de artículos del hogar yacían empapados y enredados entre ramas de árboles en los lugares donde antes se levantaban las viviendas a los que pertenecían.

Muchos de los residentes de la ciudad pasaron el lunes retirando árboles caídos y limpiando lo que quedó de sus casas. Los que se quedaron sin ella suelen alojarse con familiares cuyas viviendas resistieron a Pam, o duermen en albergues temporales levantados por organizaciones humanitarias, dijo la portavoz de UNICEF Alice Clements.

El acceso a comida y agua es una preocupación urgente, dijo Clements desde Port Vila. Gran parte del suministro de agua de la ciudad se ha contaminado, por lo que muchos residentes la hierven antes de beberla. El hospital está desbordado por el número de pacientes y no puede tratar a todos los que necesitan ayuda.

Mediante vuelos de reconocimiento se avistaron algunas comunidades totalmente destruidas, dijo el jefe de la Sociedad de la Cruz Roja de Vanuatu, Hannington Alatoa.

Lonsdale señaló que sólo 1,000 personas en Port Vila fueron desalojadas, mientras que personal de asistencia procedente de Australia, Francia y Nueva Zelanda llegaron para evaluar los daños.

Lonsdale destacó que los sistemas de advertencia y las medidas preventivas adoptadas quizá contribuyeron a que fuera baja la cifra de víctimas.

Vanuatu tiene 267,000 habitantes repartidos en 65 islas. Unas 47,000 personas viven la capital. UNICEF estima que entre los afectados por el ciclón hay 54,000 niños.



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE