Tres líderes e innumerables respuestas

Por Marcelo Alejandro Pedroza, Escritor. Magíster en Educación.

 

 

Los hombres escuchaban atentamente al coach, estaban decidiendo caminos. Ante ellos la inmensidad del campo que hacía de anfitrión. Vivimos dando respuestas y siento la necesidad de darlas en todo momento, dijo Francisco. Tras su comentario se produjo un silencio profundo, que permitía interpretar la música del viento suave que acompañaba la escena. La vida nos exige respuestas y somos nosotros quienes hacemos de ella un manantial de oportunidades o cerramos los ojos y no vemos todo lo que se nos presenta, acotó Enrique.  Nuestra libertad está en optar por encontrar las mejores respuestas,  manifestó Alejandro.

Los líderes son conscientes de la libertad de sus actos. El auto compromiso es la piedra fundadora de las respuestas ante la vida. Responder es decir aquí estoy, puedo participar. La conjugación del verbo aglutina voluntades, si yo respondo, tú puedes responder y eso nos alienta a que expresemos que nosotros respondemos.

Ante los hechos cotidianos los líderes eligen cómo responder. Nuestras vidas están expuestas a constantes juicios de valor, muchos de los cuáles se presentan como prejuicios o creencias sin fundamentos válidos, que están arraigadas en los seres que las emiten, puntualizó Enrique. Es ahí en donde debemos ser auténticos y confiar en nosotros mismos, sentenció Francisco.

Alfried Langle, doctor en medicina y en filosofía y letras, además de psicólogo clínico, en su libro “Viktor Frankl. Una biografía”,  sostiene que cada situación vital, cada día, cada momento pone al hombre ante una elección, le exige una decisión y expresa que éste Ser interpelado incesantemente es definido por Frankl como la condición fundamental del hombre. Y agrega, el hombre es un ser interrogado, cuestionado por la vida.

De lo que se trata básicamente es de percibir y entender la pregunta que nos formula cada situación, “la pregunta de la vida”, y darle una respuesta cada día, a cada hora, enseña el legado de Frankl.

Los líderes dispuestos a construir se animan a responder, claro que pueden equivocarse, pero tienen la grandeza de querer aprender y volver a dar una respuesta, siempre. Porque coinciden con lo que enseñaba el maestro Frankl, quien decía que “Vivir es dar una respuesta”.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE