Juan Milano, tirador de elite, tiene al Mundial en la mira


¿Se puede ser deportista de alto rendimiento y médico al mismo tiempo? La primera idea que viene a la mente es la de Carlos Salvador Bilardo, que se recibió de “Doctor” cuando jugaba en el Estudiantes de la Plata de Osvaldo Zubeldía. Pero Bilardo –se sabe- casi nunca ejerció. Distinto es el caso de Juan Milano, médico. Traumatólogo, para más precisiones.

Quien además, integró la Selección Argentina de Tiro que participó en los Panamericanos de Buenos Aires y Asunción (2013). Milano, entrevistado por Misiones Online en el Tiro Federal de Misiones, nos mostró cómo se entrena para su desafío mayor: entrar a la Selección Argentina que irá al Mundial de Tiro en Miami que se realizará en octubre.

Para lograrlo, Milano debe atravesar siete pruebas que se realizan en ciudades diversas del país como Rosario o Santa Fe. “Tengo que clasificar entre los 25 mejores, y son más de 100 los que participan y esos, a su vez, vienen muy entrenados. Hay que tirar 600 disparos a la semana para un campeonato normal, para este tipo de selectivos, hay que tirar 1500 tiros”, contó. El próximo fin de semana, se realiza una nueva fecha de ese Selectivo en Buenos Aires y Milano no para.

Por ahora viene bien. Ya se disputaron tres fechas de los Selectivos y hasta el momento, este posadeño viene registrando marcas que le permiten estar entre ese grupo de elite que participará del Mundial.

La competencia en la que participa el Doctor Milano se llama Tiro Práctico Estándar. Es una prueba que combina la puntería con la velocidad. El tirador parte de una posición en la pedana (es el cuadrilátero o polígono donde se ubica a un extremo el tirador y enfrente se distribuyen los objetivos), suena una chicharra y en pocos instantes hay que ir acertando a los objetivos, al mismo tiempo que se va desplazando por los distintos obstáculos.

“Esta disciplina requiere de un gran estado físico”, explica Milano, quien todos los días entrena en el gimnasio más de una hora, y a los 58 años luce un físico parecido al de un jugador de rugby.

En el ranking nacional, en la disciplina Tiro Práctico Estándar, Milano tiene la posición 14° a nivel general, y es 2° entre los veteranos. Es el mejor tirador misionero, de los 126 socios activos que habitualmente practican en el Tiro Federal de Misiones.

El Tiro Federal de Misiones está ubicado en Candelaria, a dos kilómetros del acceso a la vieja capital misionera viniendo de Posadas por la ruta 12. Está escondido, ya que hay que desandar un camino de tierra de dos kilómetros. Se trata de un predio de 66 hectáreas, donde hay 10 pedanas de tiro y un polígono. Es una de las instituciones más antiguas de la provincia, fundada hace 105 años. Hasta la década del 90 funcionaba en las cercanías de El Brete.

P1760883

Gabriela Díaz y Juan Milano descargando los elementos para la práctica. Lleva media hora disponer todo.

Todas las semanas van hasta allí los aficionados a este deporte en sus distintas variantes (tiro con escopeta, pistola, tiro al plato, etc.). Hay que tener una gran vocación porque insume mucho tiempo. Acompañamos al Doctor Milano y desde que llegó en su automóvil al club, hasta que tiró el primer tiro pasó más de media hora preparando todo. Desde disponer unas siluetas de cartón, como objetivos, hasta desplegar una gran red donde caen los casquillos calibre 40 (10 milímetros de diámetro) de su pistola Paraordenance semi automática de fabricación norteamericana.

P1760912

Gabriela Díaz, acompañante inseparable, tambiénfue campeona nacional de tiro.

Sin dudas hay que tener una gran pasión, porque si además uno trabaja como traumatólogo, tiene que conciliar ambas actividades y además, la familia. Junto a Milano, inseparable, su esposa Gabriela Beatriz Díaz, que lo acompaña y nos instruye sobre el abecé de este deporte. No es fácil encontrar una mujer que se “enganche” con este deporte. Pero Díaz también fue tiradora. “Llegué a ser campeona nacional, pero después quedé embarazada y es desaconsejable seguir practicando”, nos cuenta.

Los tiros suenan fuerte. Hay que colocarse protección auditiva. Si uno se atreve a sacarse esos “auriculares” comprobamos que los estruendos son casi imposibles de soportar por mucho tiempo.

P1760917

El Doc Milano hace una demostración en una pedana con obstáculos. Conjuga la rapidez con la precisión.

Es sábado al mediodía y en Santa Inés el rayo del sol pega fuerte. Pero Milano recién está entrando en calor. A su lado, su esposa le marca el tiempo con un cronómetro especial que se usa en las competencias y que marca los tiempos entre carga y disparo. Milano hace un tiro de 2 segundos 57 décimas. Es ya una marca de tirador de elite. “Pero todavía falta, tengo que bajar de 2,5 segundos para estar en nivel de ir al Mundial”, nos cuenta.

Antes de despedirse, quiere agradecer a los amigos que lo bancan. “En especial a Hugo Koropeski, que me ha apoyado permanentemente”, avisa Milano. Nosotros nos vamos, Díaz le sigue marcando el tiempo. Tienen para varias horas más. Es una pasión. Milano demuestra que se puede. Ser médico, ser deportista de elite y tener una familia. Es difícil, pero es cierto y esta es una prueba más de ello. Con voluntad, todo se puede.

 

 

 

 



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE