Vertientes convirtieron caminos rurales en pantanos

La extrema humedad del ambiente y la acumulación de las lluvias caídas en los últimos dos meses, hicieron surgir vertientes en caminos usados por los colonos para sacar la producción de sus chacras. Las producciones más afectadas son la yerbatera y la forestación, mientras que las actividades como la hortícola, que pueden utilizar vehículos livianos para llegar a sus ercados de destino, fueron menos perjudicadas.

Las copiosas lluvias caídas en los últimos meses dificultan la salida de la producción de las chacras misioneras y perjudican cada vez más a cultivos como la yerba mate y la mandioca, además, los pronósticos que anticipan la continuidad de un clima húmedo en extremo durante toda la primavera, generan preocupación  entre dirigentes, productores e intendentes.

El jefe comunal de Gobernador Roca, Orlando Revinski, explicó que los pequeños productores que pueden sacar sus productos con camionetas o vehículos de carga livianos, todavía pueden transitar los caminos de tierra de la zona y así llegar a los mercados, pero aquellos que requieren camiones, tienen grandes complicaciones.

Indicó que las persistentes lluvias y el surgimiento de vertientes, convirtieron a la mayoría de  los caminos de la zona en pantanos. “Estamos en plena cosecha de yerba y de mandioca y la actividad forestal también está a pleno. El productor necesita vender y hay preocupación porque no pueden sacar sus productos, es que en la gran mayoría de los caminos están surgiendo vertientes y los camiones no pasan”, señaló.

Indicó que uno de los principales problemas que enfrentan es que para arreglar un camino, terminan destruyendo otros. “Primero tenemos que drenar el agua y el  barro y después entoscar con piedra, pero para eso tenemos que trasladar el material en camiones que pesan entre 10 a 12 toneladas y para llegar al lugar en el que estamos trabajando, terminamos destruyendo el resto de los caminos”, indicó.

Lamentó que el exceso de humedad y la falta de frío provocaron la caída de entre 40 y 50 por ciento de las hojas de las plantas de yerba mate, lo que hizo mermar la producción y además generó apuro en los productores por entregar su materia prima. “En Roca tenemos dos industrias yerbateras que están trabajando a full, pero creemos que la cosecha va a terminar antes de lo previsto porque los yerbales se están quedando sin hojas”, señaló.

Otra de las producciones que sufre por las lluvias es la forestal, en ese caso no por una merma en la productividad, sino por las dificultades para trasladar los rollos a través de los caminos afectados por la lluvia.

En contrapartida, la producción de hortalizas se vio beneficiada por el clima, ya que el invierno llegó con temperaturas moderadas, no hubo tormentas fuertes, ni granizo. “El verdeo es una de nuestras producciones más fuertes  y este año está viniendo muy bien. Los productores trabajaron a conciencia y la mayoría de ellos ya tiene su invernáculo lo que le permite seguir produciendo en buen volumen incluso en invierno. Además este año nos vimos beneficiados porque no hubo heladas fuertes ni granizo”, indicó.



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE