Se buscará que haya criterio unificado a la hora de decidir la ablación de órganos en caso de víctimas de hechos violentos

Es una derivación de lo que sucedió con Cristian Knack, a cuya familia una jueza no le autorizó donar los órganos. Proponen desde reuniones de consenso hasta un manual de procedimientos. La polémica continúa.

crist

Cuarta víctima. Cristian (25) falleció el lunes pasado, en Posadas.

La decisión de la jueza de Instrucción Uno de Oberá, Alba Kunzmann de Gauchat, de no autorizar la ablación tras la muerte de Cristian Knack (25), el lunes pasado, generó una polémica que todavía continúa y que puso de un lado a las autoridades del Instituto Nacional Central Único Coordinador de Ablación e Implante (INCUCAI) y al ministro de Salud Pública de la provincia, Oscar Herrera Ahuad; y del otro a la magistrada y al médico que opinó que la donación de órganos hubiera perjudicado la marcha de la investigación abierta por el hecho de derivó en el deceso del joven y de otros tres integrantes de su familia.
Poco después de la negativa de la jueza, llegó las declaraciones del ministro, quien habló de que Kunzman había recibido un asesoramiento erróneo en cuanto al caso. Si bien dijo que respetaba la decisión de la jueza, precisó que desea que se deje bien en claro cuáles son los procedimientos sugeridos en estos casos.
Herrera Ahuad le dijo a la prensa posadeña que en los próximos días tendrá contacto con sus colegas del Cuerpo Médico Forense para aunar criterios ante la presencia de un episodio similar.
El médico en cuya apreciación se basó la magistrada para su negativa a la ablación fue Raúl Horacio Marín, quien expresó que “visto el caso especifico del donante, la realización de algún tipo de acto que modificara el estado del cadáver, haría perder datos importantes para la realización del informe de autopsia, como acto único e irrepetible”.
En esas horas siguientes al hecho, y ante el malestar de los familiares de Cristian, quienes habían decidido donar los órganos del muchacho, también se supo que el tema había generado debate en el Superior Tribunal de Justicia, desde donde se ventiló la idea de que se confeccionara un protocolo para situaciones de este tipo. Ese manual de procedimientos cobraría forma en las próximas semanas.
Mientras se conozcan los pormenores del protocolo, para cuya instrumentación se hará una ronda de consultas a facultativos y jueces, trascendió que habrá encuentros para buscar consensos, tal como había adelantado Herrera Ahuad.
En esta instancia se encontraba la polémica cuando se conoció la carta que el presidente del INCUCAI, el doctor Carlos Soratti, envió al ministro de Salud Pública de Misiones y que fue reproducida íntegramente por Misiones Online.
“Dada las características del trágico hecho que condujo a la muerte de la víctima, que son de público conocimiento, parecería desmedido considerar técnicamente a la eventual ablación de órganos como un obstáculo para la realización del examen autopsiado, en la medida que no existiera dudas sobre los factores que determinaron la situación crítica por la que atravesó el paciente, máxime con todos los estudios clínicos, de laboratorio e imágenes reunidos en los 36 días de internación en un centro de alta complejidad y que seguramente se encontraba a disposición de la justicia en caso de ser requeridos.
Más aun, también estaban a disposición las constancias clínicas e instrumentales reunidas en el proceso de diagnostico de muerte bajo criterios neurológicos efectuado. Un minucioso procedimiento que garantiza certeza diagnostica y que se realiza en el marco de lo dispuesto por el artículo 23 de la Ley Nº 24.193 y el Protocolo aprobado por el Ministerio de Salud de la Nación mediante Resolución 275/10”, sostuvo Soratti, quien calificó de incomprensible la decisión de Kunzmann y aseguró que tal postura “perjudica a los miles de pacientes que confían en obtener un órgano que le permita seguir con vida o mejorar sustancialmente su calidad de vida”.
Del tema seguirá hablándose en los próximos días.
Cristian se transformó el la cuarta víctima del demencial asalto tras el cual también habían perdido la vida su padre Carlos (43), su madre Graciela (42) y su hermana Bianca (12). El joven permaneció internado en el hospital Madariaga 36 días. Tenía el 70 por ciento del cuerpo quemado.



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE