Para un sacerdote de Oberá los homosexuales tienen una discapacidad “con una relación distorsionada”

“Yo lamento que se esté hablando de esto y se quiera imponer algo que va en contra de la naturaleza. Esto va a traer consecuencias irreversibles”, opinó respecto al matrimonio gay, el párroco de la iglesia Cristo Rey de Oberá, Luis Pizzutti. Consideró además a la homosexualidad, como “pecado”. Según su criterio, “no puede haber matrimonio gay, es una aberración, es decir una contradicción. Matrimonio significa función de madre-padre, ya empiezan llamando una cosa por lo que no es”, dijo y consideró a los gay como “pobres personas enfermas, son personas con una discapacidad, con una relación distorsionada”.


Luis Pizzutti, sacerdote de Oberá.

A ser consultados por los medios locales, el religioso expresó que los homosexuales “son pobres personas enfermas, son personas con una discapacidad, con una relación distorsionada”. Según su visión “esto no es discriminación, sería si quieren imponer esta idea. Esto de la discriminación es un lindo verso”, expresó.

 

 

 

Sin embargo, acto seguido a sus consideraciones sobre el matrimonio gay, el sacerdote de 76 años se lamentó  que “se insista tanto en esto, hay que respetar a las personas que nacen con alguna deficiencia, hay que respetarlos porque son seres humanos, hay que buscar un camino, de todas formas porque quieren imponer una minoría insignificante a una realidad inmensamente de un país, porque mal o bien hay señores que quieren buscar otro objetivo”, dijo.

 

 

 

 

 

 

Según su criterio, “no puede haber matrimonio gay, es una aberración, es decir una contradicción. Matrimonio significa función de madre, ya empiezan llamando una cosa por lo que no es. No puede llamarse matrimonio gay, llámese unión civil o como quieran. Salvemos el sentido que tienen las palabras y lo que significa”.

 

 

 

 

Dando una explicación sin demasiado sustento en la realidad, expresó “muchos quieren convertir a la ciudad de Buenos Aires para todo cuanto sea gay, eso que atrae al turismo sexual, detrás de eso hay muchos factores económicos que quieren imponer eso pero van contra el sentido de las cosas”.

 

 

 

 

Argumentando valores religiosos, indicó “Dios creó al hombre y la mujer para que se complementen, esto va en contra de la revelación divina, del plan de Dios. Los hombres quieren imponer su ley y su vista y no le preguntan a Dios lo que quiere y luego quieren imponer esa aberración. Yo lamento que se esté hablando de esto y se quiera imponer algo que va en contra de la naturaleza”.

 

 

 

 

Pizzutti alertó “esto va a traer consecuencias irreversibles, hay que preguntarse cuántos son en la Argentina que quieren esto, en definitiva que se permita pero sin remover  tanto, sin imponer a la inmensa mayoría lo que la minoría quiere. Se quiere imponer algo que no es correcto, algo que no está de acuerdo a la naturaleza del ser humano, del varón – mujer”.

 

 

Pese a sus declaraciones el párroco volvió a decir “hay que respetar la opinión del otro, hay quienes piensan de esa manera, hay que respetarlos”.

 

 

Consultado sobre qué les diría a una pareja conformada por personas del mismo sexo, en el caso de que ésta se acerque a pedirle ayuda espiritual o un consejo desde su posición religiosa, expresó “yo les diría que se respeten mutuamente pero no reclamen por ejemplo una igualdad de derechos. Que lo vivan como puedan pero sin querer imponer  a otros. Yo hablaría por separado con el hombre y con la mujer y les preguntaría porque han elegido ese camino, les aconsejaría que no a la adopción porque esto no sería bueno para los niños y niñas”.

 

 

Por último, Pizzutti dijo “si la ley les aprueba como algo civil, que lo hagan. Tienen derechos como personas pero va traer efectos negativos”. (misioneslider)

 



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE