comScore

En rastrillajes en la Reserva Yabotí detectaron cazadores furtivos, secuestraron lanchas, canoas, armas y redes

Con el objetivo de evitar la caza y pesca furtiva, además de prevenir el indiscriminado robo de maderas, gendarmes, guardaparques y efectivos militares brasileños recorrieron los 140 kilómetros de selva que comprende la Reserva de la Biósfera de Yabotí, a la vera del río Uruguay, en el límite con Brasil. Se planificaron más controles para el resto del año, para contrarrestar «esto que nos hace mal», señaló el subsecretario de Ecología, Virgilio Fontana. Durante los controles por agua y tierra realizaron ocho procedimientos, donde además de detener a cazadores secuestraron lanchas, canoas, armas y redes.

El operativo que desplegó a unas 80 personas entre las distintas fuerzas comenzó el jueves de la semana pasada y concluyó el último sábado.

El circuito comprendió 140 kilómetros de selva virgen, donde los guardaparques, que conocen la zona a la perfección oficiaron de guía. Fontana admitió que el problema actual se genera debido a que en todo ese trayecto «no tenemos ningún destacamento, tanto de gendarmería, como de Ecología», sin embargo, el funcionario adelantó que en los próximos días se realizará una reunión con el ministro de Ecología para tratar el tema.

Asimismo Fontana admitió que actualmente hay «muy pocos intrusos», dado que los guardaparques se internan en la zona dos veces mensualmente.

Con respecto a los rumores que daban cuenta de las apariciones de boas y anacondas en un balneario de Eldorado, Fontana afirmó que «son totalmente falsas».

-