Empleados de la ex PCP temen fuerte reducción de personal

En la reunión que mantuvieron ayer con los gremios y la subsecretaría de trabajo, la empresa Benfide presentó un concurso preventivo de crisis. Los empleados temen que se llegue al cierre definitivo. Luego de que fracasarán los primeros intentos por parte de la empresa Benfide SA para levantar la clausura que pesa desde el lunes pasado sobre su planta celulósica de Puerto Piray, ayer comenzaron las reuniones para resolver la situación de los más de 350 empleados que trabajan directamente en la fábrica. El representante legal de la compañía presentó un concurso preventivo de crisis y adelantó que si la clausura “dura más de lo que correspondería, una vez que se cumplan los plazos se tomará alguna decisión respecto a los salarios”.

Por su parte, los representantes de los trabajadores aseguraron que la postura adoptada por la empresa los “tomó por sorpresa” e interpretaron el recurso presentado por la operadora de la ex PCP como el primer paso para evitarse el pago completo de las indemnizaciones, ante una eventual reducción de personal y para no abonar los salarios correspondientes al período que durará la clausura.

Por su parte, desde la Subsecretaría de Trabajo de la Provincia aseguraron que dado que el motivo esbozado por la empresa para declarar el concurso de crisis – es decir la clausura de la planta- es exclusiva responsabilidad de la empresa, no corresponde.

Según el procedimiento, luego de la reunión de ayer, el Ministerio de Trabajo da dos días para que los sindicatos tomen posición, a partir de ahí corren diez días para negociaciones y de no llegar a un acuerdo, se da por concluido el procedimiento y las partes tienen libertad para adoptar las medidas que consideren necesarias.

Abogados del fuero laboral consultados por este medio, explicaron que el concurso preventivo de crisis suele ser la vía que adoptan las empresas en plan de reducir su personal, ya que una vez concluido el proceso antes descripto, las firmas están en condiciones de solicitar importantes reducciones en las indemnizaciones por despido y en el pago de los salarios devengados mientras estuvo declarado el concurso.

Sin embargo, los mismos letrados advirtieron que para disminuir las indemnizaciones ante eventuales despidos es menester que la empresa demuestre que las causas que motivaron la crisis de la firma son atribuibles a los empleados despedidos.

Clausura en pie
Desde el Ministerio de Ecología de la Provincia indicaron que hasta ahora la empresa Benfide no presentó una propuesta convincente para solucionar el problema que determinó la clausura de la planta, y aseguraron que la misma se levantará cuando la compañía presente avances concretos en la construcción de la planta de tratamiento para los residuos químicos que vuelca sobre el arroyo Bonito, afluente del Paraná.

La clausura determinada el lunes pasado, es la segunda que sufre la planta de Piray, ya que en junio del año pasado el Ministerio a cargo de Luis Jacobo, había ordenado el cese de actividades de la fábrica, por violaciones a la normativa vigente en conservación del medio ambiente.

Para levantar esa primera clausura, la empresa Celulosa Campana se había comprometido el 22 de junio pasado a cumplir con un cronograma de obra, que no fue cumplido, lo que motivó la nueva clausura.
Para levantar esta medida, los empresarios deberán cumplir con los plazos previstos en el acuerdo.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE