Análisis semanal: La aspiradora que frena al dólar pero también a la economía

Análisis semanal: La aspiradora que frena al dólar pero también a la economía

Como a Pirro en Heraclea, cada victoria contra el dólar –por pequeña y efímera que fuera- le cuesta a Argentina tanto o más de lo que gana. Pérdidas descomunales de reservas, endeudamiento a una escala tal que compromete a las futuras administraciones y pago de generosas tasas de interés a capitales especulativos son algunos de los sacrificios que el equipo económico de Macri está imponiendo a los argentinos en su intento por sacar a la economía del tembladeral provocado por repetidos desaciertos en la política económica.

Esta semana la dupla Dujovne – Caputo volvió a dejar en claro que está dispuesta a comprar estabilidad cambiaria aunque tenga que pagar con recesión. El Banco Central volvió a elevar los encajes con el objetivo de inmovilizar la mayor cantidad posible de pesos y sostiene la política de tasas de interés muy altas –en mercado secundario de Lebac se dispararon hasta 65%-. Con esa fórmula lograron que el dólar bajara casi un peso esta semana luego de que cerrara casi a 30 pesos el viernes anterior, lo que garantizó cinco días de tranquilidad en los mercados.

Lo que busca el Gobierno es encender la aspiradora de pesos para reducir la demanda de dólares, método que demostró efectividad al menos en los últimos días. El problema es que cuando esa aspiradora se prende, la economía se apaga. Con menos pesos circulando y tasas de interés por las nubes, la gente consume menos y las empresas no pueden acceder al crédito, se cortan las cadenas de pago y trabajadores se convierten en desempleados.

Ante este contexto, incluso desde el Gobierno nacional reconocieron que los próximos dos trimestres serán de recesión y que la inflación seguirá siendo alta porque los precios todavía no absorbieron completamente la descomunal devaluación que tuvo lugar desde diciembre del año pasado a la fecha.

Cuando la inflación se combina con recesión tiene lugar la estanflación. Los asalariados asisten impávidos cómo su dinero pierde poder de compra mientras los empresarios deben remarcar sus precios para poder reabastecerse, aunque sepan que con ello lo único que consiguen es vender en cantidades cada vez menores.

Los efectos de esta espiral de achicamiento de la economía pueden verse en estadísticas que reflejan las condiciones de vida de todos los estratos sociales.

En los eslabones más bajos, los costos del modelo económico de Macri y los desaciertos de sus funcionarios se traducen en incrementos de la pobreza y de la indigencia. Según la Universidad Católica Argentina (UCA) durante el último año el porcentaje de niños que asisten a comedores comunitarios aumentó de 25 a casi 33 por ciento, dato por demás significativo.

El deterioro de las clases media y media baja se traduce en una caída en el consumo de productos masivos. Este sector fue uno de los que más sufrió después de la devaluación de diciembre de 2015, logró una recuperación parcial en la primera mitad de 2017 tras un año negro en 2016 y ya acumula un año de caída continua desde entonces.

Los últimos datos señalan una aceleración en esa retracción: durante junio las ventas cayeron en promedio un 3 por ciento en comparación con el mes anterior. Además se produjo un cambio en los hábitos de consumo: se compran más segundas y terceras marcas y se hundieron estrepitosamente las ventas de primeras marcas, lo que hizo que la facturación se redujera en mayor proporción que las ventas medidas en cantidades.

Pero la crisis también parece haber llegado a las clases superiores. Por primera vez en más de 12 meses de crecimiento interanual, bajaron el consumo de combustibles y la venta de autos en todo el país. La merma más pronunciada se notó en los patentamientos de vehículos nuevos, a escala nacional la baja en junio fue de 18 por ciento interanual y en Misiones fue de 21 por ciento.

El gran desafío para el Gobierno nacional será estabilizar cuanto antes al dólar, lograr que el peso recupere confianza a ojos del mundo pero también de los argentinos y que todo ello ocurra antes de que las medidas recesivas tomadas para estabilizar ala economía terminen generando un colapso mayor.

Desde el empresariado vienen advirtiendo respecto a los efectos negativos del contexto económico actual. El presidente de la Confederación Económica de Misiones (CEM), Alejandro Haene, señaló que “la combinación de una inflación elevada, salarios atrasados, dólar en ascenso y altas tasas de interés bancarias resulta un combo muy complicado para la actividad productiva de la provincia; sobre todo para las pymes, ya que habitualmente operan con plazos de 30, 60, y 90 días para la compra de mercadería e insumos”.

Desde la entidad advirtieron que se están cortando cadenas de pago y ante los costos prohibitivos del financiamiento, las empresas están licuando su capital de trabajo ante las dificultades para reponer stock.

Haene señaló que la mayoría de las empresas de la provincia “ya no tiene espalada” para “bancar la situación” y que tarde o temprano el hilo se terminará cortando por lo más fino: los trabajadores.

Empresarios del transporte de Misiones coincidieron en que, en ese sector, las espaldas para bancar la crisis ya se doblaron y cada vez más gente está perdiendo su trabajo. La situación del transporte de pasajeros de larga distancia saltó a la palestra esta semana a raíz de la decisión del Gobierno nacional de eliminar el piso de las tarifas aéreas, lo que promete desatar un aluvión de ofertas de las low cost que convertiría a los aviones en una competencia mucho más seria para los ómnibus.

Transportistas consultados por Misiones Online señalaron que si bien preocupa el efecto que podrían tener las low cost en el mercado, esa en realidad está lejos de ser la principal amenaza. Apuntaron que lo que está destruyendo al sector es el constante aumento de costos en un contexto de caída abrupta en la demanda de pasajes.

Explicaron que los insumos más importantes de la actividad están dolarizados, como el combustible, lubricantes y neumáticos, lo que hace que la devaluación se traslade directamente a costos. Afirman además que no pueden pasar a tarifas esa suba de costos por dos motivos: regulaciones y caída en la demanda. “Tenemos que respetar los precios máximos, pero aunque no tuviéramos esa limitación no podríamos aumentar. Si con los precios atrasados como están ahora viaja cada vez menos gente, si aumentamos los pasajes vamos a tener que alquilar pasajeros para que los colectivos no vayan vacíos”, bromeó resignado un empresario del rubro.

La crisis alcanza a todas las empresas transporte de pasajeros, aunque con distintos matices, en la larga distancia se observa una mayor caída en la demanda (-50 interanual) mientras que en la media distancia y el transporte urbano el mayor problema pasa por la pérdida de la rentabilidad, dado que las tarifas se incrementaron en menor medida que los costos.

Para Misiones una crisis en el transporte –que también alcanza a los de carga- no es una noticia menor dada la incidencia de ese sector como dador de empleo en Misiones. Según reconocieron los empresarios, los despidos en lo que va del año pueden contarse en decenas, pero de no encontrarse un alivio rápidamente, esas decenas se convertirían centenas y las empresas en galpones vacíos.

Sincericidio

Una de las principales incertidumbres que se plantean ante el nuevo contexto económico que dejó la devaluación es cómo continuarán las políticas de sinceramiento de las tarifas y de reducción de retenciones al agro.

La eliminación de los subsidios a la energía y al transporte, la dolarización de los precios de los combustibles y la quita de retenciones al campo tienen un efecto común: atan a algunos de los precios más sensibles a la cotización del dólar. Eso generó altos costos sociales durante 2017, con la divisa estadounidense oscilando entre los 17 y 19 pesos, pero con el dólar arañando los 30 pesos, más que un costo parece un suicidio; más que un siceramiento, un sincericidio.

Si el Gobierno nacional continúa con el camino previsto de reducción de subsidios y además se traslada la suba de dólar, las tarifas deberían dar en el próximo semestre un salto similar al que ya dieron a principios de año, lo que generaría un impacto social de alcance desconocido.

En los sectores que no tienen precios regulados ese salto ya se está dando. En un hecho inédito, el sábado último los combustibles aumentaron por segunda durante la misma semana, mientras que los alimentos suben diariamente. La harina es una de las materias primas que más aumentó en lo que va del año y mucho tiene que ver con ello la eliminación de las retenciones al trigo que obligan a los argentinos a pagar por los granos cultivados dentro de su territorio, el mismo valor que se paga en la bolsa de Chicago.

Fuego amigo

Cómo si el rumbo del país no le diera suficientes motivos de preocupación al presidente Macri, sus aliados insisten en generar trifulcas innecesarias que no hacen más que minar la confianza que genera Cambiemos como unidad política y siembran serias dudas respecto de la seriedad –para no decir la salud mental- o la lucidez de algunos de sus dirigentes más encumbrados.

La que volvió a llevarse todos los lauros en materia de desbarranque mediático es la inefable Elisa Carrió. Inició la semana dejando una humillante versión de la teoría del derrame cuando convocó a las clases media y media alta a practicar gestos de beneficencia como la propina y la changa. Para la líder de la Coalición Cívica y arquitecta política de Cambiemos, las migajas que sobran de las mesas de la cada vez más reducida clase media son remedio para alivianar el dolor que genera la crisis en los sectores que desde hace décadas hacen equilibrio entre la pobreza y el hambre.

Después intentó abundar en explicaciones pero terminó cayendo en un furcio inexplicable al confundir changas con coimas.

Antes de que termine la semana Carrió volvió a golpear. Esta vez atacó con saña inusitada a sus excorreligionarios y actuales aliados de Cambiemos en un discurso ante el Foro Anual del Consejo Empresario de Entre Ríos. Entre risas y mientras comentaba los intentos de dividir a la coalición gobernante, dijo que a los radicales “los maneja desde afuera” y que ese “es el mayor castigo por misóginos”.

“Yo no quiero cargos y nadie puede vencer a quien no quiere nada. Si yo tuviera interés, habría una interna. Y yo no tengo interés en ningún cargo. En consecuencia, la alianza está asegurada. Y los radicales van a hacer lo que nosotros digamos. (Risas) ¿No es así Benedetti? Al final, los radicales tienen que reconocer que están con una exmiembro que los maneja desde afuera. Es divino. No saben, es el mayor castigo por misóginos. Nos mandaban a las convenciones a servir empanadas y ahora los manejo yo desde afuera”, dijo Carrió ante un auditorio que no salía de su sorpresa.

La ausencia de un llamado de atención a la chaqueña por la flagrante falta de respeto a sus aliados o en su defecto, alguna declaración de respaldo a los radicales por parte de la conducción de Cambiemos, no hizo más que alimentar las lecturas que ubican a la UCR en un lugar muy relegado en la toma de decisiones dentro de esa fuerza. “Esta señora se ve que no tomó sus pastillas y nos salió a agredir de una manera muy artera. Esperábamos algún tuit del presidente, o una declaración de Marcos Peña, pero ni el perro Balcarce salió a respaldarnos”, lamentaba un viejo exdirigente radical indignado por la pasividad con la que los actuales conductores de la UCR soportan el destrato de sus aliados a cambio de “mojar la medialuna” en la enorme taza de los cargos nacionales.

Los risueños dichos de Carrió ameritaron un comunicado oficial de la UCR en el que se definieron como “un partido político nacional, soberano en sus decisiones y democrático hacia adentro. No un proyecto personal ni un liderazgo mesiánico”, lo último en clara alusión a la líder de la Coalición Cívica, a la que además acusaron de practicar “la frivolidad discursiva” que a decir de los radicales “alimenta de manera peligrosa a la oposición”. “Los argentinos necesitan seriedad, no un stand up permanente”, siguieron.

“Que nos diga Carrió, realmente, cuánto aporta hoy a Cambiemos y a las políticas del Gobierno Nacional. Seguramente sea menos que las propinas que deja”, remataron.

Lejos de amilanarse la diputada redobló la apuesta y respondió con una chicana dirigida al presidente de la UCR, Alfredo Cornejo. En su cuenta de Twitter escribió: “Mil disculpas Cornejo, es una vieja broma que hago hace 20 años, que hace reír a la gente, solo que quizás no la recordás porque en esa época estabas en el Kirchnerismo”.

 

Impacto social

Mientras el presidente Macri les garantizaba a los popes de las asociaciones ruralistas que representan a los grandes productores graneros del centro del país, que no se retrocedería en el camino de reducción gradual de las retenciones a las exportaciones a la soja ni se estudiaba volver a aplicar retenciones al trigo, se conocía en Misiones que la Nación reduciría los beneficios del monotributo social para productores de la agricultura familiar.

Concretamente a partir de 2019 los pequeños agricultores incluidos en ese régimen deberán pagar el 50 por ciento de la obra social, que antes estaba bonificada, o renunciar a la cobertura asistencial.

El tema cayó mal entre los referentes de la agricultura familiar y también algunos funcionarios provinciales manifestaron su descontento, no solo el retroceso que implica la medida en materia social sino también porque dan por descontado que la gran mayoría de los agricultores optará por renunciar a la obra social, lo que terminará generando mayor presión en el sistema de salud pública provincial que de por sí tiene una demanda muy alta.

Desde organizaciones sociales en tanto manifestaron preocupación por lo que consideraron manejos poco claros en la gestión de la asistencia social de Nación. Durante la semana trascendió el caso de un cargamento de mercaderías que estaba destinado a una organización de tareferos de Oberá pero terminó en un depósito de otra organización en Posadas, todo bajo la supervisión de funcionarios del Gobierno nacional.

En la Legislatura, la comidilla de todos los jueves sigue siendo el cruce de chicanas entre los diputados del PAyS y los de Cambiemos. Esta vez el jefe de bancada de la primera de las fuerzas, Martín Sereno, acusó a los dirigentes del partido gobernante a nivel nacional de evitar el contacto con la gente en los barrios y preferir en cambio la “militancia digital” a través de las redes sociales.

Lejos de esos dimes y dietes, para el Gobernador Passalacqua el eje principal de gestión en todas las áreas debe apuntar a amortiguar los efectos de la crisis en los sectores más humildes. Desde la Provincia destacan que el oscuro contexto nacional lleva a valorar como nunca antes el camino de desendeudamiento que transitó la provincia en las gestiones de los exgobernadores Rovira y Closs y a la política fiscal que permite hoy a Misiones cumplir con todos sus compromisos sin tomar deuda, algo que para otras provincias resulta una utopía.

Robótica a la chacra

Una de las novedades más relevantes en el plano provincial fue la firma de un convenio de colaboración entre la Escuela de Robótica de Misiones y la Fundación Conciencia que trabajarán en conjunto para llevar adelante el proyecto EFA 4.0 que consiste en la implementación de robótica en Escuelas de la Familia Agrícola (EFA) de toda la provincia.

Mediante este acuerdo se entregará un kit de robótica, se garantizará la conectividad y se brindará capacitación a los docentes en todas las EFA.

Rovira destacó la importancia de la educación en los tiempos de crisis y el modelo pedagógico que se empezará a desarrollar en toda la provincia a partir de las nuevas tecnologías y “los nuevos paradigmas pedagógicos que se resisten a implantarse, porque sabemos que nos cuesta cambiar lo que aprendimos, creemos que los tiempos pasados fueron mejores, pero el tiempo va para adelante”.

También se refirió el presidente de la Legislatura al desarrollo tecnológico y su permanente actualización en el mundo enfatizando que lo central es discutir el modelo pedagógico, “las sociedades más evolucionadas del mundo, hoy están ajustando el modelo pedagógico, por eso la Escuela de Robótica es una semilla pedagógica sin igual”.

 



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE