Descubren un nuevo exoplaneta a once años luz de la Tierra que podría albergar vida

Descubren un nuevo exoplaneta a once años luz de la Tierra que podría albergar vida

Un equipo de científicos de distintos países descubrió un planeta templado, del tamaño de la Tierra, ubicado a sólo once años luz del sistema solar, informó este miércoles el Observatorio Europeo Austral (ESO).

El descubrimiento, denominado Ross 128 b, es el cuerpo más cercano que orbita en torno a una estrella enana roja inactiva, lo que puede aumentar las probabilidades de que reúna las condiciones para albergar vida, según se desprende del estudio publicado en la revista Astronomy & Astrophysics.

Los especialistas utilizaron una herramienta denominada HARPS, (en inglés High Accuracy Radial velocity Planet Searcher, buscador de alta precisión por velocidad radial), que es una especie cazador de planetas instalado en el Observatorio La Silla de Chile.

El exoplaneta de baja masa descubierto orbita en torno a la estrella enana roja Ross 128 cada 9,9 días y según las observaciones realizadas hasta ahora, se cree que es templado, con una temperatura superficial que podría ser similar a la de la Tierra.

El grupo de científicos que realizaron el descubrimiento, liderados por Xavier Bonfils, del Instituto de Planetología y Astrofísica de Grenoble (Francia), aseguran que Ross 128 b parece ser un planeta templado, pero, según el ESO, sigue habiendo incertidumbre en cuanto a si el planeta se encuentra dentro, fuera, o en el umbral de la zona habitable, donde puede existir agua líquida en la superficie de un planeta.

Asimismo, consideran que el hallazgo es un blanco perfecto para el telescopio ELT (Extremely Large Telescope), capaz de buscar biomarcadores en su atmósfera, según consignó un despacho de la agencia EFE.

Si bien ross 128 b, se encuentra a once años luz de la Tierra, se mueve hacia ella y se espera que se convierta en la “vecina estelar más cercana en tan solo 79.000 años, un parpadeo en términos cósmicos”, pasando a ser el exoplaneta más cercano, destacan los investigadores.

Y aseguraron que, los datos obtenidos a través de HARPS, confirman que Ross 128 b orbita veinte veces más cerca de su estrella que la distancia a la que la Tierra lo hace del Sol.

A pesar de esa proximidad, recibe sólo 1,38 veces más radiación que la Tierra y se calcula que su temperatura de equilibrio se encuentran entre -60 y 20° C, gracias a la naturaleza débil y fría de su pequeña estrella enana roja, que tiene poco más que la mitad de la temperatura superficial del Sol.

Los astrónomos están detectando cada vez más exoplanetas templados y, la próxima etapa, será estudiar con más detalle sus atmósferas, su composición y su química a la búsqueda de biomarcadores, como el oxígeno.

Según apunta Bonfils, las nuevas instalaciones de ESO tendrán un papel fundamental para censar los planetas de masa parecida a la de la Tierra favorables para su caracterización, gracias a HARPS, y para después observarlos con el ELT.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE