La industria de celulosa y papel en Argentina, potencial y nuevos desafíos

Desde sus orígenes el hombre siempre necesitó una superficie en la que volcar las expresiones de su pensamiento. Las piedras, el barro, el cobre, el plomo, las hojas y las ceras, entre otros, fueron los materiales empleados a tal fin. La solución definitiva a este problema llegó cuando descubre el papel. La industria de pulpa (celulosa) y papel se caracteriza por integrar una serie de actividades de transformación que van desde el desarrollo de plantaciones forestales, la producción de pulpa y la elaboración de los diferentes tipos de papel y cartón.

 

Actualmente ésta industria es vista como un todo: desde la plantación a los consumidores. La concepción ambiental hizo surgir áreas problemáticas insospechadas hace algunos años, generando nuevos desafíos.

 

Un rápido análisis de la situación regional indica que Brasil duplicó su producción en 10 años y actualmente produce más de 15 millones de toneladas anuales (t/año) de pulpa. Sus mayores empresas son Fibria, con más de 5 millones tonleadas/año y Suzano, con cerca de 2,5 millones toneladas/año y 10 millones de toneladas/año de papel (también duplicado en 10 años).

 

En Chile, entre las empresas Celulosa Arauco y Constitución (Arauco) y la Compañía Manufacturera de Papel (CMPC) suman una capacidad 5,5 millones de toneladas anuales de pulpa celulósica. En Uruguay, Montes del Plata (2014) y UPM (2007) suman una capacidad de producción de más de 2,5 millones de toneladas/año de pulpa.

 

Por su parte, Argentina produce menos de 1 millón de toneladas anuales de pulpa y 1,7 millón toneladas/año papel. Las fábricas son antiguas en su mayoría y las que se han ido modernizando lo vienen haciendo lentamente. La escala de producción de todas las fábricas es muy inferior a la media internacional, lo que reduce su competitividad.

 

Las últimas fábricas importantes de pulpa se instalaron hace 30 años. En ese momento, el sector celulósico-papelero argentino se perfilaba como uno de los más pujantes de la región. Hoy en día, mientras se anuncian inversiones multimillonarias con bombos y platillos en todos los países mencionados, no existen más que tibios anuncios a media voz en nuestro país.

 

La industria de la pulpa y el papel ha sido en un momento considerada una de las principales responsables de la deforestación y agente contaminante del aire y el agua. Pese a ello, y más allá de los prejuicios que despierta, esta industria es actualmente una de las mejores posicionadas internacionalmente en relación a su compromiso con la sostenibilidad. ¿Y esto que significa? Que ha logrado compatibilizar el crecimiento económico y social con el control ambiental.

 

¿Cómo asegurar el cumplimiento de los principios de sostenibilidad en nuestro país? Desde el punto de vista económico, es cuestión de elegir un tipo de pulpa y/o papel que sea competitivo a nivel nacional e internacional. En lo social, estamos hablando de fábricas con un importante número de empleos directos, que además genera el triple de empleos indirectos.

 

También requiere infraestructura vial y hasta puede ser una generadora de energía eléctrica, por lo que es un importante foco de crecimiento en cualquier lugar donde se instale.

 

En relación con los aspectos ambientales de esta industria, uno de los problemas que admiten los posibles inversionistas internacionales es la falta (o deficiencia) de un marco jurídico que establezca reglas claras para la empresa y para la sociedad. Una vez establecido el marco jurídico, todo depende de los sistemas de control. En realidad hace más de diez años que se habla de este tema, sin ningún avance. Corrientes lo está intentando. Y mientras la Nación duda, seguimos perdiendo nuestro gran potencial.

 

Desde la ONG Fundación Ambiente y Desarrollo (http://web.ambienteydesarrollo.org.ar/) venimos trabajando en pos del uso sostenible de los recursos naturales. Quienes quieran incorporarse al foro de debate son bienvenidos. Pueden hacerlo enviando un correo a presidencia@ambienteydesarrollo.org.ar

 

 

(*) Presidente de la Fundación Ambiente y Desarrollo

-Directora Programa de Celulosa y Papel (PROCYP) de la UNaM
-Vice-Directora Instituto de Materiales de Misiones (IMAM) UNaM-CONICET
-Profesora Facultad de Ciencias Exactas, Químicas y Naturales
Universidad Nacional de Misiones (UNaM)



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE