Nueva pista en el caso Maddie: otra versión de los hechos podría explicar la desaparición de la nena

Nueva pista en el caso Maddie: otra versión de los hechos podría explicar la desaparición de la nena

Apareció otra versión de los hechos que podría explicar la desaparición de la nena inglesa en Portugal. Escándalo en el Reino Unido.

El próximo tres de mayo se cumplirá una década de la misteriosa desaparición de Madeleine McCann, la pequeña inglesa de por entonces casi cuatro años, que “se esfumó” mientras vacacionaba junto a su familia en el destino turístico Praia da Luz de Portugal. “Maddie”, como la apodó la prensa mundial, lleva 3822 días desaparecida y una nueva pista podría resolver el caso que todavía le quita el sueño a la Scotland Yard.

Según reveló en las últimas horas el periodista y ex policía británico Mark Williams-Thomas, la pequeña habría abandonado sola la habitación en la que también dormían sus hermanos, los mellizos Amelie y Sean, que por entonces tenían casi dos años de edad (para saber cómo viven hoy y qué piensan de lo que le pasó a su hermana mayor)

 “Sabemos que la mañana del día en la que luego desapareció, Maddie le preguntó a sus padres: ‘¿Dónde estaban anoche?’”, advirtió Williams-Thomas, uno de los primeros periodistas en viajar a Portugal para cubrir el hecho.

La frase se desprende de la declaración de la madre de la pequeña, en el marco de la reconstrucción que la policía portuguesa le solicitó que realizara sobre las horas previas a la desaparición de su hija.

Según el recuerdo de Kate, aquel jueves tres de mayo Maddie los interpeló durante el desayuno. “¿Por qué no vinieron anoche cuando mi hermano y yo estábamos llorando?”, fue la pregunta que la pequeña le hizo a sus padres, quienes, tal como sucedió la noche en la que desapareció, solían cenar con amigos en Tapas Seven, un restó próximo al departamento que alquilaban.

La rutina era siempre la misma. Los McCann y los siete amigos con los que vacacionaban reservaban todos los días una mesa a las 20.30. Era siempre la misma, porque les permitía tener una visión directa de las habitaciones en las que dormían sus hijos. El grupo, en total, estaba compuesto por ocho menores. Cada media hora, alguno se acercaba y chequeaba que todos estuvieran bien.

De hecho, fue Jerry, el padre de Maddie, el último en verla. Fue a las nueve y diez de la noche. Entró, vio que sus tres hijos estaban durmiendo y volvió a entornar la puerta de ingreso. Por seguridad, bajaban las persianas, pero no cerraban la habitación con llave. El reclamo de la pequeña y la pista de la puerta entornada dieron lugar a una nueva línea de investigación, revelada en las últimas horas por Williams-Thomas.

Según el periodista, los investigadores ahora analizan si la pequeña no abandonó por voluntad propia la habitación y salió en busca de sus padres para calmar el llanto de alguno de sus hermanos. “Sabemos que los mellizos se despertaron las noches anteriores y Maddie sabía perfectamente que sus papás estaban comiendo en el restó”, precisó.

¿El detalle? Los McCann no se hospedaron en el Ocean’s Club al que religiosamente iban a cenar, sino que alquilaban junto a sus amigos cuatro departamentos ubicados justo en frente del mismo. El ingreso y egreso no era privado: para ir al restaurante, debían cruzar la calle Agostinho da Silva.

“El elemento interesante es que, para poder ingresar al bar, tuvo que caminar por una calle pública. Creo que ella se despertó en el medio de la noche, que fue a buscar a sus padres y que dejó el departamento porque la puerta estaba abierta”, reforzó.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE