tamoxifen gador

Economía desmintió la presunta falta de medicamentos oncológicos

El Ministerio desmintió de manera “categórica” que pueda atribuirse el faltante de medicamentos a problemas con la importación. “Es una nueva mentira despiadada”, agregó.

El Ministerio de Economía salió esta tarde a desmentir de manera “categórica” que pueda atribuirse el faltante de medicamentos de cualquiera de las especialidades –y particularmente en el caso de los remedios oncológicos- a problemas de demoras o inconvenientes en las tramitaciones de las Declaraciones Juradas Anticipadas de Importación (DJAI), que están a cargo de la Secretaría de Comercio.

A través de un comunicado, la cartera que conduce Axel Kicillof afirmó que “con la salud no se juega” y que “en el marco del sistema de administración del comercio vigente se prioriza y garantiza la fluidez en el análisis de los requerimientos de importación de medicamentos terminados e insumos para la producción local”.

Además subrayaron que la Secretaría de Comercio “realiza periódicamente reuniones de trabajo con las cámaras del sector, laboratorios y distribuidores, instituciones prestadoras de salud, agentes de la Seguridad Social y otros Ministerios e instituciones públicas (como la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica – ANMAT-) a fin de conocer en detalle el funcionamiento de la cadena de valor y asegurar el aprovisionamiento en tiempo y forma de las necesidades de los pacientes”.

De hecho, en noviembre pasado, las cámaras del sector desmintieron terminantemente que hayan existido dificultades en el abastecimiento de medicamentos atribuibles al régimen de administración del comercio exterior.

En esa oportunidad dijeron que “no hay faltantes de medicamentos generados en problemas de importación. La eventual falta en la disponibilidad de algunos productos puede deberse a situaciones habituales de su dinámica de producción y comercialización” (http://www.caeme.org.ar/prensa.php?idnoticia=100)”.

De las drogas mencionadas en el día de ayer por ciertos medios periodísticos (http://www.perfil.com/salud/Por-trabas-a-las-importaciones-faltan-drogas-oncologicas-20150108-0040.html), entre otras la metoclopramida (para malestar gástrico), la digoxina (para insuficiencias cardíacas), la primidona (para el tratamiento de epilepsia y enfermedades psiquíatricas) y medicamentos oncológicos, “no existen en absoluto observaciones o demoras en el análisis y autorización de los requerimientos de importación”, subrayó Economía.

Los laboratorios productores de dichos medicamentos tienen aprobadas en tiempo y forma todas las solicitudes de DJAI realizadas durante todo el año 2014 y en lo que va de 2015. En efecto, a las 22 empresas vinculadas a los productos mencionados en la nota periodística se le aprobaron solicitudes de importación en 1.800 posiciones arancelarias que incluyen principios activos, medicamentos semielaborados y elaborados por un valor de 520.671.966 dólares.

Por otra parte, muchas de estas drogas que supuestamente escasean son producidas por laboratorios nacionales que tienen plantas en la Argentina, por lo que es particularmente ridículo atribuir faltantes a problemas ocasionados por supuestas restricciones a las importaciones.

Además, el Ministerio de Economía advirtió que “llama la atención que en las versiones difundidas mediáticamente sobre faltantes de productos sensibles -y no tanto- que se atribuyen a la gestión del comercio exterior no se haga referencia a ningún productor o importador de cualquiera de las drogas mencionadas”.

“Teniendo en cuenta la ausencia absoluta de cualquier mención a los responsables últimos del abastecimiento de los productos en el mercado entre las fuentes consultadas en los artículos e informes periodísticos (laboratorios, distribuidoras, o droguerías involucradas en los presuntos faltantes), no caben dudas de que estas verdaderas operaciones mediáticas tienen como único fin generar incertidumbre y angustia en la población, con el propósito directo de perjudicar al gobierno pero sin ningún reparo cuando esto además perjudica a la gente”, sostuvo el Palacio de Hacienda.

Dijeron que “este tipo de cuestionamientos contra el sistema de administración del comercio -cuyo objetivo no es generar perjuicios sino proteger la producción y el empleo argentino contra la competencia desleal- son habituales y conocidas, y en los últimos meses han incluido artículos tan diversos y de tan dispar relevancia como juguetes, tampones, productos de aseo personal, vacunas, jeringas, guantes, cerveza en lata, galletitas danesas, gorras, material de sutura y vendas veterinarias, protectores solares, e incluso algodón (que Argentina no importa del exterior)”.

Según el ministerio, “se trata en realidad de verdaderas campañas mediáticas que responden a intereses de determinados sectores económicos y políticos que, a partir de testimonios de personajes inescrupulosos que son desconocidos y desmentidos hasta por sus propios pares en la industria y que no cuentan en mayoría de los casos con ningún tipo de legitimidad ni información”.

“Estas maniobras son lisa y llanamente despiadadas cuando juegan con la salud de los argentinos, y al mismo tiempo buscan presionar y deslegitimar a un gobierno para el que garantizar el acceso de la población a la salud es una bandera inquebrantable”, subrayaron en el comunicado.

El Ministerio de Economía afirmó que “tanto el sector privado como el gobierno actúan siempre de forma conjunta y buscan llevar tranquilidad a los argentinos. Esperamos que los medios de comunicación adopten la misma postura responsable. No se busca que no comuniquen, sino que comuniquen las noticias con la rigurosidad que amerita el caso”.

Tras lo cual destacaron que “la salud es un tema incuestionablemente prioritario” y “es por todo esto que pedimos a los diferentes actores involucrados que contribuyan a llevar tranquilidad a la ciudadanía, y en particular a aquellas personas que lamentablemente deben someterse a tratamientos médicos complejos como son los oncológicos”.

Por último, la cartera económica dijo que en caso de haber algún faltante de medicamentos, se solicita informar a la autoridad regulatoria del sector, la ANMAT, o a Defensa del Consumidor, organismo que funciona bajo la órbita de la Secretaría de Comercio.