El caso de los chilenos presos por asaltos llega a juicio este semestre

Solo resta que el Tribunal de Eldorado fije fecha. El padre de uno de los detenidos denunció hasta ante la ONU que a su hijo lo torturaron estando preso.

CHILENO 1

El caso cobró repercusión nacional porque el padre de uno de los imputados acudió a distintos organismos para denunciar que su hijo había sido torturado, tanto por personal policial como del Servicio Penitenciario Provincial. Ahora, transita el tramo final antes de la realización del juicio oral y público. Se trata del expediente en el que están imputados (y detenidos) los chilenos Juan Soto Barrientos (18) y Matías Pacheco (19), acusados de cometer dos robos a mano armada en la localidad de Puerto Iguazú.
Fuentes judiciales indicaron que solo resta fijar fecha para del debate, que se realizará en el Tribunal Penal de Eldorado, ante los camaristas Atilio León, Lyda Gallardo y María Teresa Ramos.
Mientras se ultiman detalles para el proceso, la Justicia misionera fue notificada que el mismo denunciante de los presuntos tormentos ingresó una denuncia ante el área de Derechos Humanos de la ONU, organismo internacional que recepcionó la acusación y avisó a las partes que analizará el episodio.
El médico cirujano Juan José Soto Vargas, de 66 años y origen chileno, pero con domicilio en Chubut, quiere ver a su hijo en libertad. Acudió a distintos estamentos de la Justicia misionera, al Obispado de Puerto Iguazú, a los medios de prensa, a la Cancillería y ahora a las Naciones Unidas. Sin embargo, hasta ahora no ha podido torcer el rumbo de la investigación, que apunta hacia su hijo a la hora de determinar quiénes fueron los responsables de los dos atracos ocurridos el año pasado.
El primer asalto sucedió el 24 de octubre de 2013 en una óptica. Allí, la única empleada que se encontraba en el negocio fue sorprendida por una dupla de ladrones, que la intimidó con cuchillos y la maniató con precintos. Después se alzó con una cantidad importante de anteojos. Lo que se robaron fue valuado en unos 100 mil pesos.
A las dos semanas, con el mismo modus operandi, dos malvivientes entraron en una boutique céntrica y redujeron al dueño del comercio y a tres empleadas. Pero la Policía se enteró y rodeó el local. Uno de los maleantes escapó, tras esconderse detrás de la caja registradora. El otro fue capturado en el subsuelo, donde tenía como rehenes al propietario y a su personal. Según informó la Policía en su momento, era Soto Barrientos, quien se habría resistido con un cuchillo.
Pacheco cayó dos días después. Fue cuando allanaron un departamento de la calle Los Cedros.
Desde entonces, ambos chilenos están presos. El juez Juan Pablo Fernández Rissi los procesó y meses después elevó la causa a juicio.
El cirujano Soto denunció que su hijo fue torturado primero en dependencias de la Unidad Regional V de la Policía y después en la Unidad Penal Tres de Eldorado.

You may also like...