El Municipio admite la posibilidad de rescindir el contrato del transporte público

El secretario de Gobierno de la Municipalidad de Posadas, José Moglia, reconoció la posibilidad de llegar a la rescisión del contrato del Sistema Integrado de Transporte si se repiten conflictos como el que padeció el área metropolitana durante una semana por un quite de colaboración de los choferes en reclamo de una abultada deuda salarial de la empresa Don Casimiro, propiedad del grupo Zbikoski, que monopoliza el servicio.

“Para prevenir un hipotético conflicto similar a futuro, se pueden estudiar los contratos de concesión y ver las condiciones establecidas y si hay algún incumplimiento. Tenemos que actuar con severidad pero siempre dentro del marco de las ordenanzas y las leyes vigentes y dando la posibilidad de que todas las partes hagan sus descargos correspondientes”, indicó el funcionario en una entrevista concedida a Radio Libertad.
Moglia dijo desconocer que hizo el grupo Zbikoski para solucionar el conflicto con los choferes, que reclamaban horas extra mal liquidadas. “No nos inmiscuimos en cómo se hicieron los pagos, si se reconoció total o parcialmente, pero vamos a pedir este lunes que manden los informes de las actuaciones para que podamos tomar conocimiento sobre lo realizado, no de lo comunicado. Sino es muy difícil saber si se reconoció o no, si fue un pago a cuenta, cuánto o cómo”, sostuvo.
“Desconocemos a ciencia cierta la forma en que se solucionó el conflicto. Sabemos que hubo un reconocimiento de la parte patronal pero también de la parte sindical. Creo que ambas partes han cedido y por eso agradezco al ministro de Trabajo que ha estado ahí en cada una de las audiencias, tomando también el tema como una política de Estado provincial y que logró que esta gente haya llegado a una conciliación”, argumentó.
“En caso de que suceda nuevamente vamos a actuar con la inmediatez y la rigidez necesaria, porque si los trabajadores no van a trabajar, cualquier porcentaje sea, seguramente va a tener un impacto en el servicio, y es muy difícil prever situaciones como esta. Lo que podemos hacer como autoridad de contralor es intimar, hacer la denuncia correspondiente y garantizar, en caso de paro total, el servicio mínimo. De hecho, la empresa hizo saber que contratará 30 nuevos conductores para que cuando haya que cubrir horas extras o francos, se pueda resolver rápidamente”, destacó.
Por otra parte, Moglia reconoció que “no queda otra más que confiar en el sistema” electrónico de la tarjeta SUBE que no entrega ningún comprobante a los pasajeros y cuyo control está en manos de una empresa contratada por el grupo Zbikoski.
“Ya llevamos unas 75 mil tarjetas entregadas y las condiciones ya estarían dadas para que vencida la prórroga podamos hablar de una tarifa diferencial entre manual y electrónica”, anticipó.
“No se entrega ticket porque se entendió que muchas veces los tickets no eran necesarios y acarrean inconvenientes o la máquina se traba. Por eso ya se había resuelto que la registración sea solo de carácter electrónico. Todo el sistema está 100 por ciento digitalizado y vamos a tener que empezar a concientizarnos que las operaciones electrónicas que no dan comprobantes se utilizan mucho, no queda otra más que confiar en el sistema”.



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE