El INTA desarrolló un nuevo té híbrido chino

Rindes superiores al 10 por ciento, excelente vigor y mayor tolerancia a periodos de estrés hídrico caracterizan a estos nuevos cultivares, desarrollados en Misiones. Especialistas destacaron la importancia de incorporar nuevas variedades que aporten a la diversificación genética en la Argentina.

Alta producción de hojas, óptimo comportamiento ante condiciones climáticas extremas –heladas y alta insolación–, escasa producción de yemas dormidas –sin desarrollar– y calidad superior son los caracteres que distinguen a los nuevos cultivares de té híbrido chino desarrollados por el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) de Cerro Azul –Misiones–.

Sergio Prat Kricun, especialista en manejo y mejoramiento de yerba mate y té de esa unidad, destacó la importancia de incorporar nuevas variedades que aporten a la diversificación genética de los clonales híbridos de té en la Argentina.

“Estas plantaciones apuntan a continuar con el trabajo que realizamos desde la unidad, que consiste en la búsqueda de nuevas alternativas para los productores”, indicó Prat Kricun, quien además destacó que la existencia de varios cultivares en las plantaciones beneficia el trabajo agrícola, favorece la diversificación de la producción y evita el avance de plagas y enfermedades claves.

Las nuevas variedades –recientemente inscriptas en el Registro Nacional de la Propiedad de Cultivares del Inase (Instituto Nacional de Semillas)– poseen caracteres ecológicos y fenológicos que las destacan: Excelente vigor, tallo basal múltiple, que asegura una amplia estructura con mayor espacio para la cosecha debido a su crecimiento horizontal extendido y muy buena tolerancia a sequía, buen comportamiento a heladas y alta insolación. Además de tener escasa producción de yemas dormidas –o banjhis– y baja tendencia a la floración.

Según el especialista, los cultivares SG 1420 INTA, SG 2257 INTA y SG 2358 INTA presentan leve susceptibilidad al ácaro rojo (Oligonychus yothersi), resistencia media al taladrillo (Xyleborus villosulus) y leve tolerancia a mancha gris (Pestalotia theae), mancha parda (Colletotrichum camelliae) y mancha en ojo (Cercosporella spp.).

En cuanto a los rendimientos, se caracterizan por tener buen comportamiento en viveros y en plantaciones, buena reacción ante la poda fuerte y distribución uniforme de la brotación. “SG 1420 INTA –resaltó Prat Kricun– es la variedad que mostró un rendimiento promedio anual superior a los 15.000 kilogramos por hectárea de brote verde, en la provincia de Misiones y noreste de Corrientes”.

Un juego de sentidos


Hojas de tamaño grande, láminas elípticas de color verde, con envés pubescente, nervaduras diferenciadas y sin serosidad hacen del cultivar SG 2257 INTA, una excelente opción a la hora de disfrutar de una infusión.

“Al momento de evaluar los caracteres tecnológicos, fue el híbrido que mejor respondió a la capacidad fermentativa, lo que se traduce en una infusión y licor de muy buena calidad, alcanzando –en pruebas de calidad de taza y sensorial– un promedio de 34 puntos sobre un total de 50”, indicó el especialistas

En cuanto a su comercialización, el técnico expresó que se implantaron huertos estaqueros de estos cultivares en el INTA Cerro Azul, por lo que “estarán disponibles como material de multiplicación en la primavera del 2012”.

 



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE