Ramoncito habría pagado con su vida el precio del amor

El chico oriundo de Mercedes, Corrientes, asesinado el 7 de octubre del 2006 en lo que se presume fue un ritual satánico, habría tenido lazos afectivos con la nieta de una de las sospechosas del crimen. En su habitación había dibujado un corazón atravesado por tres dagas. Su madre supone que una simboliza la muerte de su hijo y las restantes serían nuevas víctimas.

Ramón Ignacio González, un adolescente de doce años que hace diez meses apareció violado, torturado y decapitado, en el cruce entre una vía y una calle, cerca de la estación de trenes. Era uno de los dos hijos de una mujer sola que para sobrevivir era trabajadora sexual. El chico pedía limosnas. Su cabeza fue hallada sin piel ni ojos a pocos metros de distancia, clavada sobre una estaca. (Fuente: El Libertador)



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE