Alexa

“Misiones se orienta hacia adelante, va a una industrialización tecnológica con una visión moderna para insertarse al mundo”, destacó De Mendiguren en su visita a la provincia

Durante la presentación de los lineamientos para el desarrollo productivo de Misiones, José Ignacio De Mendiguren, secretario de Industria y Desarrollo Productivo de la Nación, destacó los índices de ocupación y el crecimiento industrial de la provincia, uno de los mejores del NEA. 

En este marco, detalló que el desarrollo industrial de la provincia contempló la frontera tecnológica, por ello la inversión en ciencia y tecnología se adecúan a «una visión moderna» para «insertarse en el mundo venidero» por la política global: “Creo que Misiones tendrá una oportunidad enorme porque hoy, en base a la guerra, hay una geopolítica distinta”, agregó.

Actualmente las cadenas globales de valor que se trasladaban de continente a continente se están acortando, por ello Mendiguren explicó que la provincia se encuentra en el centro de una región que propicia la integración a el Mercosur e inclusive Sudamérica.

Sin embargo, la integración nacional en la región es de las más bajas del mundo, del 17% que solamente presenta intercambios entre los países de la zona. Por el contrario, la integración de Europa es del 70%, mientras que el sudeste asiático casi alcanza el 80%. “Así que hay mucho para crecer en la integración y Misiones está en el corazón de eso”, consideró el funcionario.

Tal vez te interese leer: Presentaron los lineamientos para el desarrollo productivo de Misiones basado en conocimiento, biodiversidad y valor agregado

 

Ahora Misiones +21 continuará

 

Además, manifestó que se garantizaron los fondos para la continuidad de los Ahora Misiones +21 y el Ahora Canasta, hasta fin de año. El acuerdo fue confirmado tras un inconveniente relacionado a la firma del mismo, ya que anteriormente el organismo acreedor constituía un ministerio y fue dividido en secretarías.

Con respecto al trabajo en conjunto realizado con la Comisión Económica para América Latina (CEPAL), destacó que su importancia reside en que logró tratar temáticas que interesaron a todos los involucrados. “Deja en evidencia con lo que se cuenta, las fortalezas y debilidades”, agregó. Asimismo, manifestó que haber contado con las universidades fue fundamental para planificar el desarrollo de la región.

Por otro lado, De Mendiguren se mostró optimista ante los problemas macroeconómicos que tiene el país, ya que consideró que son olvidables teniendo en cuenta el futuro por delante. Sin embargo, aseguró que resulta fundamental «cambiar la matriz económica actual», ya que actualmente el 85% del trigo exportado se realiza a 300 dólares por tonelada, suma que en harina se vendieron a 600 dólares, mientras que en pastas y galletitas la ganancia sería de 1200.

Con respecto al rol de Misiones y sus fronteras, reconoció que habitualmente es afectada por las virtudes y defectos de los países vecinos: “Hay que tener claro el proyecto para colaborar con la región”, sostuvo el funcionario.

Además de garantizar los programas mencionados, Mendiguren dialogó con el gobernador, Oscar Herrera Ahuad, sobre cuestiones pendientes y planes de capacitación para pequeñas y medianas empresas. Asimismo, prevé que a partir del estudio de la CEPAL surgirán nuevos emprendedores animados a involucrarse y desde el rol de secretaría ofrecerán el apoyo necesario.

En cuento al pedido del sector maderero de eliminar retenciones y establecer un dólar madera, reconoció la dificultad de cumplirlo. Tras la presión devaluatoria que significó una crisis de devaluación, desde el ministerio creyeron que su crecimiento exponencial hubiese sido un desastre. En aquel momento las reservas del país eran bajas, lo cual implicaba una vulnerabilidad enorme, que permitiría que la devaluación liquidara los salarios. “Trabajamos mucho para bajar el techo, y no tanto para subir el piso”, explicó.

El trabajo, enfocado en estabilizar la situación cambiaria nacional, logró acortar la brecha que constituye el problema económico nacional. “La vamos a seguir achicando y tenemos la voluntad política de que el tipo de cambio no pierda más competitividad”, anticipó Mendiguren.

Para terminar, consideró que el tipo de cambio nacional no es malo, sino no se exportaría por cifras de 90 mil millones. Sin embargo, tras el atraso del año pasado y al no seguir la inflación, la preocupación actual consiste en que el tipo de cambio real no se continúe deteriorándose.

José Ignacio De Mendiguren

LA REGION

NACIONALES

INTERNACIONALES

ULTIMAS NOTICIAS

Newsletter

Columnas