Collages electorales

Dos datos contrastan con la Argentina que se vende como en permanente crisis y al borde del abismo. El lunes comenzó el «CiberMonday», una feria de descuentos online que replica a la que se realiza desde hace algunos años en Estados Unidos. En pocas horas los sitios de venta colapsaron y muchas empresas decidieron extender sus ofertas durante varios días ante el aluvión de compradores seducidos por las ofertas. Los montos facturados crecieron 293 por ciento frente al año pasado y el ticket promedio fue de 3000 pesos, aunque obviamente se registraron compras más caras. El turismo fue uno de los grandes actores del Cibermonday y, las Cataratas del Iguazú, que celebraron su tercer aniversario como una de las Siete Maravillas Naturales del Mundo, estuvieron entre lo más buscado. Ninguna empresa perdió plata. Vendió mucho mejor con precios más bajos. El público, con valores más accesibles, respondió de forma masiva.
El precio bajo suele ser una buena forma de vender y de competir. También puede ser una táctica simple y eficaz para combatir la caída del consumo por la inflación.
Unos días después, el jueves, algunos salieron a las calles con sus cacerolas. Los indignados bien, fueron mucho menos que los cibercompradores y concentrados en los barrios más coquetos de Buenos Aires, ya que en el resto de las provincias, no hubo ni señales. Las consignas fueron abstractas y repetidas en el deseo profundo de terminar cuanto antes con este Gobierno que en forma tácita, abrió una grieta en sus privilegios. «Stop corrupción» y hasta el pedido de que Daniel Sabsay sea nominado a la Corte Suprema, fueron algunas de las citas de la noche.
Fue tan escasa la convocatoria que esta vez ni siquiera los medios acostumbrados a difundir las protestas, pudieron llevarlas a sus tapas.
Se trata de dos postales de un mismo país. Son contrastes con el modo de ver a la Argentina que tienen quienes están apurados porque las elecciones sean ya. Son imágenes que no aportan a ese descontento generalizado que se pretende imponer, sino que, por el contrario revelan que quizás no todo esté tan mal.
«El kirchnerismo gana por goleada», advirtió el «Colorado» De Narváez, el ex hombre fuerte de la oposición que quedó reducido a su mínima expresión ante el avance del Gobierno y la irrupción de actores más frescos, como Sergio Massa. La advertencia del colombiano es clara. Massa y Mauricio Macri deben unirse para liderar al rejunte opositor, o, el oficialismo gana.
Esa posibilidad latente de que el oficialismo no pierda, genera un gran desconcierto en las filas opositoras que preparaban sus mejores galas para festejar su propio ascenso. La errante Lilita Carrió coincide en que si no hay una nueva alianza, el candidato que bendiga Cristina, tiene grandes oportunidades de ser elegido. Es el pacto o el abismo, dice la chaqueña que amenaza con irse de la política si no le hacen caso.
El radicalismo que parecía envalentonado como eje de Unen, ofrece ahora su territorialidad al mejor postor y redobla la apuesta: no quiere elegir entre uno u otro, sino sumar a todos en una mezcla más grande que la desafortunada Alianza.
Mañana en Buenos Aires habrá un mitín en la UCR donde se debatirá cuál es la mejor opción. Apenas unos pocos creen que quizás la mejor oportunidad del radicalismo sea sostener las banderas y no arrastrarlas para sellar pactos que en cualquier caso, los coloca como partenaires y no como protagonistas.
Las posturas están tan divididas que generaron divisiones hasta en las provincias. La UCR misionera participará con dos posturas: la cúpula que tiene a Gustavo González como candidato a gobernador, mientras pule un acuerdo con el PRO en la provincia, quiere neutralidad en el resto del país. Los Radicales Populares Progresistas, con María Losada y Hugo Escalada a la cabeza, no quieren alianzas de ningún tipo. Ni acá, ni allá.
Coinciden con la estrategia que desplegarán Julio Cobos y Ricardo Alfonsín, que quieren dejar a Faunen como está, con las previsibles partidas de Carrió y algún que otro radical poco convencido.
“La cúpula quiere ir detrás de con Sanz. Nosotros vamos a seguir Cobos. Como mínimo le vamos a pedir a Sanz que pida licencia como presidente del partido. No puede ser juez y parte en este conflicto”, definió uno de los referentes del RPP que participará del almuerzo en un restaurante porteño.
Del otro lado, el sector liderado por Gustavo González y Luis Pastori se siente cómodo en las negociaciones con el PRO que en Misiones encabeza Alfredo Schiavoni y que sugeriría a su hermano Humberto, ex ministro de Economía de Ramón Puerta y ahora mano derecha de Macri, como candidato a gobernador.
Con esas dos vertientes en pugna, lo más probable es que la UCR se sume como parte de la nueva gran alianza que imagina Ricardo Sanz y que dejaría afuera, vaya paradoja, a todo el costado más progresista del partido y a otros aliados que tienen mucho más que ver con el legado de Raúl Alfonsín.
De todos modos, resta saber si el esfuerzo de seducción de la UCR será respondido por los dos galanes en disputa.
Convencidos de su solvencia política, ni a Sergio Massa ni a Mauricio Macri les conviene apostar a una interna con el radicalismo que tiene despliegue territorial y referentes en muchos casos más fuertes que los del PRO o el massismo.
Las boinas blancas podrían inclinar la balanza dejando fuera de carrera a uno u otro.
El perdedor de la interna truncará anticipadamente sus sueños políticos tal vez para siempre, quedando relegado a un rol de menor jerarquía que no le interesa cumplir.
El massismo prepara el desembarco de su jefe en Misiones, una de las pocas provincias que todavía no ha visitado en su gira promocional por falta de un escenario apuntalado.
Es que todavía no hay un referente claro en la provincia y la expectativa por la irrupción de algunos jóvenes desde “fuera” de la política, fue opacada por la ascendencia de Ramón Puerta como el hombre principal de Massa.
Hoy ya hay claramente dos bandos en el massismo local y se frenó la incorporación de nuevos actores que prefieren mantenerse al margen de cualquier espacio que involucre al ex gobernador.
Claudio Wipplinger, que hasta hace poco tiempo se mostraba como el hombre de Daniel Scioli, advirtió que “si no hay un giro” del bonaerense, su partido buscará nuevos horizontes. Ya inició contactos con Massa, pero a la espera de definiciones, asegura que intentará fortalecer a Trabajo y Progreso como partido provincial y reiterar su candidatura a gobernador.
“Sergio dice que no lo quiere a Puerta y que no le cree. Pero en Misiones sigue apareciendo como su referente”, dice Wipplinger que fue inicialmente un apadrinado político del apostoleño al que ahora rehúye.
Quizás suene arriesgado pronosticar ganadores faltando casi un año para las elecciones. Pero lo cierto es que el Gobierno, después de once años, no parece haber sufrido desgaste y ante la falta de un candidato definido, mantiene encendida la gestión como principal arma política.
En algo tiene razón Carrió: Cristina avanza, la oposición observa incrédula y no logra articular una estrategia que le garantice quedarse con todo el año que viene.
La economía muestra evidentes signos de mejoría y el dólar, gran fantasma agitado desde distintos sectores, parece haberse estancado gracias a los controles financieros que lentamente comienzan a desnudar los métodos utilizados para especular en un mercado ilegal que incluyen desde pequeños arbolitos a grandes financistas o empresas que operan en el mercado paralelo para su propia ganancia y con intenciones desestabilizadoras algunos.
El secretario de Hacienda de Misiones, Adolfo Safrán escribió una columna en la que refleja un cambio de aires en la economía a través de tres ejes: Por un lado, la recuperación de la competitividad de la economía doméstica a partir del aumento en el tipo de cambio permite mejorar las exportaciones y sustituir importaciones, lo cual no es un proceso rápido ni sencillo.
Las empresas deben adaptarse a las nuevas condiciones, volver a conquistar mercados externos y también comenzar a fabricar aquello que se compraba del extranjero.
Este proceso igual es muy lento porque estamos en un contexto internacional ralentizado, las economías europeas y estadounidense aún no muestras signos claros de reactivación y eso atenta contra la posibilidad de exportar más, explica el economista.
En segundo lugar, sostiene que las recomposiciones salariales que se dieron en el marco de las diferentes paritarias mejoraron el poder de compra y con ello el consumo, también los sectores de actividades independientes, comerciantes y prestadores de servicios pudieron recomponer parcialmente sus precios y con ello su poder de compra. Este ajuste en las variables ha permitido que el consumo vuelva a recuperarse.
Los datos de la recuperación económica se pueden contrastar con la evolución de la recaudación nacional de impuestos. Desde julio comenzó claramente a exponer una tendencia creciente.
Y, por último, agrega un dato que contradice a partir de los datos, la falacia de que la suba de precios obedece exclusivamente a la política monetaria de un Gobierno.
“No es cierto que la inflación se encuentre retroalimentada por la expansión monetaria que hace el Banco Central: la base monetaria en el último año pasó de 326.803 millones a 388.523 millones, o sea un incremento del 18,9 por ciento anual frente a un contexto de aumento de precios un poco mayor, de modo que la oferta monetaria en términos reales se ha reducido, es equivalente a que el Banco Central hubiera llevado una política monetaria restrictiva no expansiva”, explica Safrán en un documento donde analiza los datos macroeconómicos y la posible evolución de las distintas variables.
Si la actividad económica recobra impulso, influirá en el humor en el decisivo 2015 y se convertirá en protagonista del tiempo electoral.
Un ejemplo claro es la yerba mate. Si se logra elevar el precio de la canchada a partir de la próxima cosecha y en paralelo se consigue mejorar el precio a salida de molino, toda la actividad yerbatera se verá beneficiada con dinero que se quedará en la provincia.
Esa es una clave de la transformación agraria e industrial. A una escala menor, el impacto de la política agraria que alimenta al Mercado Concentrador es un ejemplo de recursos que se quedan en las chacras gracias a productos que enriquecen las mesas.
A largo plazo, la apuesta al Envasado en Origen puede cambiar la matriz industrial misionera, aunque la ley dejará afuera a las fábricas de yerbas compuestas que se producen en la zona mediterránea del país.
Los grandes medios y hasta los propios candidatos caen en la ingenuidad de creer que la política es aquello que se concentra calles adentro de la General Paz. Que desde allí se puede digitar tendencias e imponer nombres que serán después quienes dirijan los destinos del país.
Nadie puede dudar de la influencia generada por esas usinas, pero tampoco se puede obviar que muchos argentinos a la hora de elegir al futuro presidente, tendrán en cuenta como una de las variables a quien sea el que mejor defienda conquistas sociales impensadas hasta hace pocos años. El marketing y los grandes titulares, sirven para un determinado grupo, pero no para todo el espectro.
La Asignación Universal por Hijo, el plan Progresar, el mismo Procrear y la nueva moratoria previsional son elementos clave del que se apoderaron millones de personas en todo el país. ¿Votarán a alguien que menosprecia estas herramientas de inclusión? Lejos de políticas clientelares, se convirtieron en derechos que no sólo impactan en su propio bolsillo, sino que movilizan toda la economía que los rodea, generando un circulo virtuoso que se retroalimenta.
El gobernador Maurice Closs definió a la inclusión jubilatoria como una de las medidas más trascendentales que ha tomado la administración federal con un impacto incalculable en materia social y económica y una importante contracción en la incidencia de la pobreza.
Por eso mismo, Closs pidió a todos los funcionarios e intendentes un trabajo de hormiga y una militancia activa para que cada potencial beneficiario sea incluido en la moratoria y en los otros programas.
La Anses vuelca en Misiones cerca de 1.500 millones de pesos anuales a través de los distintos programas de inclusión o créditos.
Ahora se sumarán otros 400 millones con once mil misioneros en condiciones de acceder a una jubilación a través de la segunda moratoria previsional presentada por la presidenta Cristina Fernández.
Es uno de los organismos clave en el modelo político y hasta tiene ahorros por casi 500 mil millones de pesos, que antes estaban en manos de sectores privados beneficiados por gobiernos que recortaron jubilaciones antes que privilegios del poder financiero.
Closs tuvo esta semana un diálogo abierto con un grupo de periodistas en el que analizó el escenario actual y también puso a la economía como eje central del tiempo político.
Recordó que cuando asumió la Renovación en 2003, la deuda pública de Misiones era el equivalente a 30 masas salariales y en dólares.
“Cuando me vaya, será de 3,5 masas salariales y en pesos. Es de las mejores decisiones que se tomaron en favor de Misiones”, explicó.
Respecto a la economía dijo que hay que potenciar la llegada de las industrias que no generen competencia local, y puso ejemplos como una fabrica que construya tractores o botellas para vino, que son grandes industrias que generan trabajo genuino y se les puede dar algunas facilidades para su llegada y eso potenciará la llegada de otras firmas.
En cuanto a los tiempos electorales, reflexionó que “si el candidato a Presidente a nivel nacional gana, cuando vayas a hablar con él te puede decir: “Cuando necesité que tu nombre vaya en la boleta conmigo para sumar votos, vos adelantaste tus elecciones”.
“Este panorama es diferente al de 2011 porque en esa oportunidad a Cristina le seguía Cristina y a Maurice le seguía Maurice, eso estaba claro. Pero ahora se terminan los ciclos y no es lo mismo una boleta en conjunto con el candidato nacional”, expresó.
Prometió una lista de candidatos consensuada para que el Frente Renovador ofrezca a los mejores hombres y mujeres en las listas de diputados y aspirantes a intendentes.
En el diálogo informal, reiteró que Scioli es el camino más corto, aunque no el único para sostener el modelo nacional.
Como es ya tradición, la Renovación será una aliada de quien mejor exprese la continuidad del modelo que se inició en 2003.
El otro aliado local, el peronismo, aparece esta vez mucho más dividido que en elecciones anteriores.
Julia Perié aparece como la candidata que propondrá el PJ, cada vez más vacío de dirigentes pese a la normalización encarada por Ricardo Vely. La candidatura de Perié se formalizará el 12 de diciembre en un acto en la sede partidaria y contaría con el respaldo del senador Juan Manuel Irrazábal y un puñado de dirigentes más.
Pero otros ya eligieron volcarse a Massa o apostar a una estructura del PJ disidente vinculado a José Manuel De la Sota.
El escenario político de Misiones se sacudió la modorra con un hecho inesperado. El presidente de la Legislatura, Carlos Rovira, tuvo que ser sometido a una operación quirúrgica después de que se le detectara un inconveniente cardiovascular.
El ex gobernador fue a realizarse un chequeo de rutina en el hospital Escuela Ramón Madariaga, cuando los médicos le detectaron el problema coronario que requería una segunda opinión.
Rovira fue trasladado al sanatorio Finochietto de Buenos Aires, donde le practicaron la intervención quirúrgica de la que actualmente se recupera.
Aunque las especulaciones estuvieron a la orden del día, lo cierto es que en las cuestiones sustanciales no habrá ningún cambio. “Trabajaremos como nos hemos movido siempre, con una estrategia a largo plazo, porque no es que venimos improvisando y todas las semanas hay reuniones entre Closs y Rovira para definir cuestiones coyunturales. Hay una estrategia que se ha diseñado hace mucho tiempo”, expresó Eduardo Torres, una de las voces autorizadas dentro de la Renovación.
Asimismo indicó que si hubieran tenido una confrontación con Rovira, este sería el mejor momento para definir la situación, pero aclaró: “Tal confrontación no existe y nunca existió”. “Justamente, el valor de la Renovación es que ha ido superando las diferencias, porque somos diferentes y tenemos estilos diferentes, pero nunca se dejó de lado el respeto y afecto que ambos dirigentes se tienen”, argumentó y agregó: “El que no esté tranquilo, no es de la Renovación. Si hay algunos que quieren intranquilizar en este momento, es porque no tienen nada que hacer en la Renovación”.



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE