La autopsia al cuerpo de la turista alemana determinó que murió “de forma violenta”

Los restos de Julia Horn fueron analizados esta mañana en la Morgue Judicial del departamento Rivadavia de San Juan.

Hoy por la mañana, los forenses de la Morgue Judicial del departamento Rivadavia de San Juan realizaron la autopsia al cuerpo de Julia Horn, la estudiante alemana cuyos restos fueron hallados ayer en una quebrada del cerro Tres Marías, tras llevar cuatro días desaparecida.

Los forenses determinaron que Julia murió de “forma violenta”. Un daño al tronco cerebral producto de una subluxación le quitó la vida.

El adelanto de los resultados preliminares, que fue comunicado a los fiscales Iván Grassi y Michel Torena, no detalla si se descarta o no un elemento de criminalidad en el fallecimiento. Según el análisis de los médicos legistas que vieron el cuerpo en un primer momento, no se encontraron lesiones compatibles con un homicidio claro. Se notaron de inmediato múltiples fracturas en la pelvis, así como varios hematomas en el rostro de la víctima.

Se continuará con más estudios en la causa. Se realizaron varias radiografías al cuerpo, así como la extracción de sangre y orina para estudios toxicológicos, junto a hisopados nasales. Finalmente, se retiró el humor vítreo de los ojos, que permitirá establecer la data de muerte y si sufrió un tiempo de agonía.

Por lo pronto, los fiscales estiman que Julia murió de inmediato al caer en el cerro, una caída al vacío de al menos 50 metros, cpm un fallecimiento accidental donde no habrían estado involucrados terceros.

El primer análisis del cadáver fue realizado por los médicos legales que analizaron los restos de Julia. Los primeros peritos determinaron que no se veían, por lo menos a simple vista, lesiones compatibles con un asesinato. “El cuerpo presentaba varias fracturas en la pelvis y lesiones en el rostro, entre otras heridas. No había lesiones traumáticas coincidentes con una agresión. Todas eran compatibles con una caída”, aseguraba esta mañana una fuente clave en el expediente.

Una pista que será investigada es la del celular de la víctima, que fue recuperado junto con los restos. Lo hallaron en el bolsillo del pantalón de Julia, notablemente roto. Su última señal fue emitida el jueves a las 15:53, día en el que la joven alemana se dirigió al Tres Marías.

Sin embargo, los fiscales Grassi y Torena ordenaron una extracción forense de datos al aparato, que será realizada por personal de Apoyo Tecnológico dependiente de la Policía de San Juan. Así, podrán determinar si Julia intentó pedir auxilio, o cuáles fueron las conversaciones previas a su fallecimiento.

Julia había llegado a San Juan como pasante de intercambio a la ONG Youth For Understanding (YFU) el 14 de mayo. Tenía 19 años.


FUENTE: Infobae.

LA REGION

NACIONALES

INTERNACIONALES

ULTIMAS NOTICIAS

Newsletter

Columnas