Reflexión del Apóstol Guillermo Decena: «Josué enseña que la vida victoriosa es un proceso»

El Apóstol Guillermo Decena expresó que "los tratos del Padre con nosotros comienzan con la revelación de una extraordinaria verdad que abrazamos, creemos, y nos transforma. Pero Dios nos pide que recibamos a Jesús en el corazón, todo comienza a hacerse nuevo y comenzamos un proceso de transformación maravillosa".

«No desmayes delante de ellos, porque Jehová tu Dios está en medio de ti, Dios grande y temible. Y Jehová tu Dios echará a estas naciones de delante de ti poco a poco; no podrás acabar con ellas en seguida, para que las fieras del campo no se aumenten contra ti. Más Jehová tú Dios las entregará delante de ti, y él las quebrantará con grande destrozo, hasta que sean destruidas» (Deuteronomio 7:21-23).

Vemos que en la primera ciudad conquistada, Jericó, hubo victoria pero en la segunda, hubo derrota, así que Josué tuvo que ir aprendiendo a reconocer los errores para vencer al enemigo y poder disfrutar de paz y prosperidad.

Poco a poco: es la clave para entender la verdadera vida cristiana, pues el camino de la salvación es arduo pero lleno de aprendizaje progresivo y batallas contra demonios que no quieren el bien para nosotros, así que debemos seguir adelante confiando en Dios a pesar de cualquier prueba que aparezca en el camino.

Proceso: es un conjunto de eventos que suceden con un fin determinado. Todos pasamos por procesos que a veces nos dejan perturbados y no entendemos. Antes de hablar sobre las características de los procesos del Padre debemos entender y discernir que no toda prueba proviene del Padre, hay procesos satánicos y humanos.

Satánicos: los demonios vienen a hurtar nuestra comunión con Dios, a matar nuestra fe y destruir los propósitos de Dios para nuestra vida. El apóstol Pablo escribió: «por lo cual quisimos ir a vosotros, yo Pablo ciertamente una y otra vez; pero Satanás nos estorbó» (1Tesalonisenses 2:18).

Procesos Humanos: generados por nuestras malas decisiones, por nuestra dureza de corazón.

LOS PROCESOS DEL PADRE

Son planes que Dios lleva adelante generando vivencias a los hijos de Dios para tener crecimiento, comunión y propósito. Son procesos que duran toda la vida. Hay eventos que Dios impulsa que NO son agradables y otros que son muy hermosos. Jesús resucitado le dice a un creyente llamado Ananías con respecto a Pablo: «El Señor le dijo: Ve, porque instrumento escogido me es éste, para llevar mi nombre en presencia de los gentiles, y de reyes, y de los hijos de Israel; Porque yo le mostraré cuánto le es necesario padecer por mi nombre» (Hechos 9:15-16).

Era el apóstol Pablo que iba a ser introducido a un proceso de transformación. Él iba a tener experiencias extraordinariamente sobrenaturales pero iba a padecer momentos de sacrificios y sufrimientos que no iban a ser agradables, y tuvo que hacer guerra espiritual para poder tener una vida victoriosa hasta el final.

CARACTERISTICAS DE LOS PROCESOS IMPULSADOS POR DIOS.

1. El proceso es comenzado por Él: No me elegisteis vosotros a mí, sino que yo os elegí a vosotros, y os he puesto para que vayáis y llevéis fruto, y vuestro fruto permanezca; para que todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, él os lo dé.(Juan 15:16).

“No te olvides que Jesús no te olvida”. El que empezó la buena obra la va a perfeccionar hasta el final dijo el apóstol Pablo.

«Te haré entender, y te enseñaré el camino en que debes andar; Sobre ti fijaré mis ojos» (Salmos 32:8). Somos importantes para Dios, somos sus hijos así que eso debería ser suficiente para hacernos confiar en el Señor, pues lo decía Jesús: lo más maravilloso es que nuestro nombre está escrito en el libro de la vida.

2. El Proceso del Padre es JUSTO: La Justicia de Dios es maravillosa y nos sorprende cada día, viendo su mano amorosa acompañándonos. Debemos tener en cuenta este factor importante, muchas veces Dios no nos da lo que creemos merecer ni aquello que queremos; sino lo que realmente necesitamos. El ser humano no deseaba ni merecía a Jesús, pero lo necesitaba, y lo más increíble es que ni sabíamos cuánto lo necesitábamos. «Y a vosotros también, que erais en otro tiempo extraños y enemigos en vuestra mente, haciendo malas obras, ahora os ha reconciliado» (Colosenses 1.21).

El amor de Dios es entender nuestras limitaciones pero de todos modos nos tiene paciencia y nos mete en procesos para que seamos perfeccionados. «Porque la paga del pecado es muerte, más la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro» (Romanos 6:23).

Así mismo Josué no podía entender muchas cosas y muchísimos cayeron en el desierto por quejarse de Dios, pero solo los que confiaron en la bondad y justicia de Dios llegaron a disfrutar de la tierra que Dios había prometido.

3. Los caminos del Padre son perfectos: Son extraordinarios, nos llevan a la perfección.

«¡Oh profundidad de las riquezas de la sabiduría y de la ciencia de Dios! ¡Cuán insondables son sus juicios, e inescrutables sus caminos! Porque ¿quién entendió la mente del Señor? ¿O quién fue su consejero?» (Romanos 11:33-34).

Andar en nuestros caminos nos llevó a que “demos vuelta en el desierto por 40 años”. Él nos sigue guiando “con una columna de Nube de día, y fuego de noche” y nos quiere proteger de los enemigos de nuestra alma.

«En cuanto a Dios, perfecto es su camino, Y acrisolada la palabra de Jehová; Escudo es a todos los que en él esperan»(Salmos 18:30). Esta es una maravillosa palabra para todos los que son hijos de Dios, puedan tener la confianza de que nuestro Señor tiene todo bajo control.

4. El proceso del Padre es formativo: La tarea de todo Buen Padre es ser Maestro, se empeña en enseñarnos, formarnos, guiarnos a producir muchos frutos. «Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado» (Juan 17:3).

La palabra también significa más bien “reconozcan” Jesús clamó y dijo: «El que cree en mí, no cree en mí, sino en el que me envió; y el que me ve, ve al que me envió» (Juan 12: 44-45).

La tarea de Jesús como maestro es que crean en Él y en el que le envió, el Padre Celestial, y esta fe es una fe que revoluciona toda una vida.

En hebreo la palabra ‘fe’ es más profunda: “¡yo creo de tal manera que me lleva a obedecer!” Esta palabra está asociada con la creencia y la esperanza, y si bien esto es cierto también en el hebreo, el significado de la palabra «emuná» es muchísimo más abarcativo.

Lo primero que debemos comprender es que «emuná» proviene de unverbo. Este verbo es amán, que significa creer, pero tiene también varias implicaciones físicas, o prácticas, como veremos a continuación. «Y creyó a Jehová, y le fue contado por justicia» (Génesis 15:6).

Amán es una palabra de la que viene Amén, que se puede traducir como ‘yo creo y yo afirmo’ porque la palabra significa también firmeza. Es una palabra que se usa cuando se describe a Moisés con las manos levantadas hacia el cielo con firmeza, porque sabía con poderosa certeza que la victoria en la pelea venía de Dios.

«Y las manos de Moisés se cansaban; por lo que tomaron una piedra, y la pusieron debajo de él, y se sentó sobre ella; y Aarón y Hur sostenían sus manos, el uno de un lado y el otro de otro; así hubo en sus manos firmeza hasta que se puso el sol» (Éxodo 17:12).

Pero es siempre con una connotación de fe firme que te lleva a la acción. Cuando el Padre quiere comunicarnos una verdad no es solo para darnos información; sino para que obedezcamos. En el cántico de Moisés, en donde la palabra «Emuná» es traducida como «verdad», en el término El Emuná, “Dios de verdad” (Deuteronomio 32:4). La revelación de Dios es una verdad que abrazamos y por la cual vivimos.

Los tratos del Padre con nosotros comienzan con la revelación de una extraordinaria Verdad que abrazamos, creemos, y nos transforma.

Pero Dios nos pide que recibamos a Jesús en el corazón y todo comienza a hacerse nuevo y comenzamos un proceso de transformación maravillosa.

«He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo»(Apocalipsis 3:20).

Dios te bendiga, te guarde de todo mal y tengas una semana de completa victoria!

Apóstol Guillermo Decena

Victory Church

LA REGION

NACIONALES

INTERNACIONALES

ULTIMAS NOTICIAS

Newsletter

Columnas