El Gobierno nacional busca impulsar la instalación de una base militar en Ushuaia con apoyo de los Estados Unidos

En el presupuesto del 2022, se destinaron $2.746.900.000 para la “Creación de Muelle e Incorporación de Maquinaria y Equipo en la Base Naval de Ushuaia”. El Ejecutivo quiere realizar un convenio de ayuda técnica e intercambio de información con EEUU para que los ingenieros de su armada puedan trabajar en el proyecto.

La Casa Rosada quiere realizar un convenio de ayuda técnica e intercambio de información con EEUU para que los ingenieros de su armada puedan trabajar en la planificación y construcción. Sería lo mismo que realizó la Administración General de Puertos con el Cuerpo de Ingenieros del Ejército de Estados Unidos respecto a la hidrovía y ríos interiores.

En el presupuesto extendido para 2024, el Ministerio de Defensa marcó como prioridad “promover la construcción de una Base Naval Integrada en la ciudad de Ushuaia, Provincia de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur como Centro Logístico para el Sostenimiento de la Actividad Antártica”, pero destinó sólo $548.697.

El Ejecutivo quiere que el Polo Logístico Antártico se construya en gran parte con financiamiento privado y apuntan a que haya un rédito para los inversores. No sólo quieren que ofrezca mantenimiento y recarga de combustible para buques que viajen a la Antártida, sino que sostienen que puede haber fines comerciales, como la recepción de cruceros turísticos.

La construcción de la base naval integrada el Ushuaia se empezó a llevar a cabo en 2022 bajo la gestión del exministro de Defensa Jorge Taiana. El encargado de la planificación y del comienzo de la obra fue el astillero TANDANOR, que realizó los estudios preliminares de suelos para posibilitar la construcción de dos galpones modulares.

En abril de 2023, se avanzó con las excavaciones para la construcción de los cimientos y carenados para el primer galpón. La idea de Taiana era que se realice un nuevo convenio con Armada Argentina para la construcción de los mencionados galpones en el Complejo Industrial y Naval Argentino (CINAR) y sean trasladados sobre las lozas.

Estaba planificado que luego se avance con la construcción de un muelle de 15.460 metros cuadrados y los edificios administrativos junto con las viviendas personal y las instalaciones para brindar asistencia a buques.

En el presupuesto de 2022, se destinaron $2.746.900.000 para la “Construcción de Muelle e Incorporación de Maquinaria y Equipo en la Base Naval de Ushuaia” bajo la ejecución de la Dirección General del Material de la Armada. En 2023, se destinaron $1.232.647.449 para el “Sostén Logístico Antártico” y otros $1.000.000 para la construcción de un Centro de Abastecimiento Logístico Antártico.

En la Armada, comenzó la especulación de que se retome el proyecto tras las declaraciones de Javier Milei junto a la jefa del Comando Sur de EEUU, Laura Richardson: “Hoy estamos aquí para ratificar nuestro esfuerzo en el desarrollo de Nuestra Base Naval integrada. Se trata de un gran centro logístico que constituirá el puerto de desarrollo más cercano a la Antártida y convertirán a nuestros países en la puerta de entrada al continente blanco”.

“Esta obra nos permitirá desarrollar la economía local, brindar un servicio logístico que permita las reparaciones y apoyo a los cruceros y buques comerciales que operen en el Atlántico Sur, brindará apoyo logístico real al desarrollo científico y los diversos programas antárticos internacionales permitirá que navíos argentinos y del mundo puedan acceder en Ushuaia a reparaciones, reabastecimientos u otros servicios que necesitan, antes de dar el último paso a su travesía”, agregó.

El proyecto del Polo Logístico Antártico (PLA) está alineado con la construcción de la base naval integrada en Ushuaia, pero no depende directamente de los avances de esta. Se trata de una iniciativa del oficialismo de la provincia de Tierra del Fuego, que impulsó desde 2017 el exsenador del peronismo, el fallecido Matías Rodríguez.

Tiene estado parlamentario y propone que la estructura se sitúe al sur de la ciudad de Ushuaia (península de Ushuaia), entre las bahías Ushuaia (al este) y Golondrina (al oeste). Plantea además que se componga de un muelle mixto antártico y naval, un centro de logístico y almacenamiento especializado en bienes y servicios de la actividad antártica.

Incluye además una terminal aérea de carga complementaria al Aeropuerto Internacional Malvinas Argentinas, un centro de prevención de contingencias ambientales y un taller naval especializado con capacidades de mantenimiento y reparación para los buques con provisión de repuestos e insumos especiales.

Dentro de los bienes, se contemplan: servicio de abastecimiento de combustibles y lubricantes, provisión de agua potable y energía eléctrica, la recolección, transporte y tratamiento de residuos sólidos y líquidos y carga, descarga, pesaje y transporte de cargas generales y especiales.

Entra en la misma lista el almacenamiento, consolidación y desconsolidación de cargas generales, el depósito y custodia de equipamiento e insumos de uso antártico, la limpieza y reparación de contenedores y la recolección, transporte y tratamiento o disposición final de residuos sólidos y líquidos.

Propone además que confluya con las bases Petrel y Marambio, de forma que permitirá a esta última contar con aeropuertos alternativos, depósitos de repuestos y provisiones.

FUENTE: TN.

LA REGION

NACIONALES

INTERNACIONALES

ULTIMAS NOTICIAS

Newsletter

Columnas