Fast Fashion | Un informe vinculó a los gigantes de la industria textil H&M y Zara con la deforestación ilegal a gran escala en Brasil

La ONG británica Earthsight lanzó un informe acusando a dos de los gigantes de la moda, H&M y Zara, de estar "vinculados" a actividades de deforestación ilegal a gran escala en Brasil.

Según el informe titulado «Crímenes de moda: los gigantes europeos de la industria textil relacionados con el algodón sucio en Brasil», estas empresas textiles estarían implicadas en acaparamiento de tierras, corrupción y violencia en las plantaciones de algodón de sus subcontratistas en este país.

A través de imágenes satelitales, decisiones judiciales, registros de expedición de productos e investigaciones confidenciales, Earthsight compiló y analizó datos que señalan el recorrido de 816.000 toneladas de algodón proveniente de dos de las mayores empresas agroindustriales de Brasil: SLC Agrícola y el grupo Horita, ubicadas en el oeste del Estado de Bahía.

La ONG denunció que estas empresas agroindustriales tienen un historial de procesos judiciales, condenas por corrupción y multas millonarias por deforestación ilegal. Estas explotaciones se encuentran en una parte de la región del Cerrado, conocida por su rica biodiversidad.

El algodón producido en estas explotaciones llegó luego a ocho fábricas textiles en Asia, donde abastecen a H&M y Zara. Sorprendentemente, todo este algodón estaba certificado como «sostenible» por Better Cotton (BC), una organización sin ánimo de lucro. Sin embargo, Earthsight señaló «profundas lagunas» en el sistema de certificación de Better Cotton.

Ante estas acusaciones, tanto Inditex (la empresa matriz de Zara) como H&M respondieron con preocupación y seriedad. Inditex solicitó los resultados de la investigación independiente lo antes posible, mientras que H&M firmó que está siguiendo de cerca las conclusiones de la investigación en estrecho diálogo con Better Cotton.

En tanto la organización anunció que encargó a un auditor independiente la tarea de realizar visitas de verificación reforzadas tras el informe de Earthsight.

Estas acusaciones llegan en un momento en que la Unión Europea validó una legislación que impone a las empresas de la UE el «deber de vigilancia», obligándolas a proteger el medio ambiente y los derechos humanos en sus cadenas de producción a nivel mundial.

LA REGION

NACIONALES

INTERNACIONALES

ULTIMAS NOTICIAS

Newsletter

Columnas