“El Gobierno nacional tiene que reactivar la obra pública, porque si no lo hace, el panorama es muy oscuro”, afirmó el titular del Sindicato Obrero de la Industria Maderera de Eldorado

La actividad industrial enfrenta desafíos significativos. Domingo Paiva, secretario general de la Industria Maderera en Eldorado, destacó su preocupación por la caída en la producción, especialmente en la rama del terciado, que se ve afectada por importaciones y la falta de demanda local, en medio de la recesión que afecta al país.

Domingo Paiva – LT 4

Según Paiva, “la situación de la industria maderera es cada vez más compleja. Nosotros tenemos tres ramas de la actividad que son la rama del terciado, la rama aserradera y las ramas de carpinterías. En estos momentos lo que más complicado está es la rama del terciado”. 

En este sentido, agregó que la industria maderera enfrenta dificultades debido a la paralización en la construcción y la reducción en la obra pública, lo que ha impactado negativamente en la demanda de productos locales. 

A su vez, la competencia de importaciones de países como Brasil, Paraguay y Chile, con precios más bajos, ha llevado a reducciones en jornadas laborales y suspensiones en algunas empresas de la región. 

“Está parada la construcción, está parada la obra pública principalmente, que consume el 70% de la producción. Este es el factor fundamental en el cual esa rama en principio está parada, y además están ingresando productos de Brasil, de Paraguay, de Chile y de otros países, realmente con precios mucho más baratos”, dijo Paiva.

Con alrededor de 8.000 empleados distribuidos en 600 empresas registradas, la industria maderera se encuentra en una encrucijada, buscando soluciones para reactivar el sector.  “La autoridad inmediata que tenemos es la ministra de Trabajo. La Provincia, a través de la ministra, siempre está a disposición, pero al no tener la apertura en cuanto al consumo de todo lo que se produce en la forestoindustria, no puede hacer nada la provincia, no pueden hacer nada los trabajadores, y las empresas tampoco. Acá lo que tiene que hacer el Gobierno nacional es cambiar la política en cuanto a la obra pública para que esto empiece a funcionar, porque sí no, el panorama es muy oscuro, muy preocupante”, aseguró. 

En este contexto, Paiva reconoció la necesidad de cambios en la política de obra pública para estimular la demanda interna y permitir la continuidad de las operaciones, evitando así posibles pérdidas de puestos de trabajo.

Tal vez te interese leer: Por fuerte caída en las ventas, dos empresas de terciados de Misiones se vieron obligadas a ajustar personal y jornadas laborales

“Aquí el problema es el mercado. Si hasta diciembre veníamos, hasta noviembre veníamos trabajando bien, más allá de la situación que era el problema, después la actividad estaba plena. Para nosotros, como organización gremial, creemos que acá lo que tiene que hacer es hacer un cambio a la política en cuanto a la obra pública, recuperarlo, empezar nuevamente la cadena de la obra pública para que todo empiece a funcionar, es lo que se está pidiendo”, agregó. 

A pesar de las dificultades actuales, Paiva mantiene la esperanza de revertir la situación y se espera que las autoridades nacionales y provinciales tomen medidas para apoyar a este importante sector productivo. 

“Viendo la realidad, esto está muy difícil, es muy complejo y no podemos predecir hasta cuándo. Ojalá que se pueda revertir. Es lo que pedimos, es lo que queremos y es lo que necesitamos”, concluyó Paiva. 

Las próximas reuniones con las cámaras empresariales y las autoridades locales serán clave para abordar los desafíos que enfrenta la industria maderera de Eldorado en los próximos meses.

LA REGION

NACIONALES

INTERNACIONALES

ULTIMAS NOTICIAS

Newsletter

Columnas