Reflexión del Pastor Guillermo Decena: “Tres lecciones de vida del rey Acab”

El Pastor Guillermo Decena expresó que "el rey Acab es llamado a reinar pero hace todo mal, perdiendo su oportunidad para traer paz y bendición sobre Israel. Todo lo contrario, este rey trae derrota a la nación y trae maldición sobre su vida y su familia. Veamos lo que dice la Palabra de Dios".

Acab tuvo uno de los peores comportamientos en lo que respecta a la idolatría. No solo toleró la forma corrompida de adoración a Dios por medio de los becerros de oro que Jeroboán había mandado a hacer, sino que además permitió que la adoración a Baal contaminara a Israel.

En este marco el Apóstol Guillermo Decena indicó «veamos solo tres lecciones en la vida del rey Acab, y meditemos lo que puede perjudicar nuestra vida cristiana».

1- ESCUCHANDO LO QUE ME CONVIENE (2 Crónicas 18).

Josafat, rey de Judá, traba parentesco con Acab y va a Samaria, la ciudad capital del reino del norte de Israel. El buen rey Josafat hace una imprudente alianza con el rey Acab. «Tenía Josafat riquezas y gloria en abundancia debido a su consagración personal» 2 Crónicas 17:1-4 (y también a que expreso temor de Dios en forma pública) «Dios bendijo a Josafat y lo exaltó entre las naciones vecinas» (2 Crónicas 17:7-10. «Tenía, pues, Josafat riquezas y gloria en abundancia; y contrajo parentesco con Acab. Y después de algunos años descendió a Samaria para visitar a Acab; por lo que Acab mató muchas ovejas y bueyes para él y para la gente que con él venía, y le persuadió que fuese con él contra Ramot de Galaad…» (2° Cronica 18:1-8).

Acab, rey de Israel, le persuadió al buen Josafat para que fuese con él a reconquistar Ramot de Galaad. Pero Josafat propone que consulten primero a Dios el asunto: Cuando Acab reunió a los profetas, estos no fueron fieles al Señor. Estos profetas fueron felices de complacer el oído de sus reyes y de decirles lo que ellos querían escuchar. Josafat, aún con dudas, quería escuchar a otro profeta de Yahveh, el Señor.

El rey Acab odiaba al mensajero a causa del mensaje. Su verdadero conflicto era realmente con Dios, pero enfocó su odio contra el profeta Micaías. La profecía fue: «Y el mensajero que había ido a llamar a Micaías, le hablo, diciendo: He aquí las palabras de los profetas a una voz anuncian al rey cosas buenas; yo, pues, te ruego que tu palabra sea como la de uno de ellos, que hables bien. Dijo Micaías: Vive Jehová, que lo que mi Dios me dijere, eso hablaré (2 Crónicas 18-12-15). Entonces Micaías dijo: He visto a todo Israel esparcidos por los montes como ovejas sin pastor; y dijo Jehová: Estos no tienen señor; vuélvase cada uno en paz a su casa. Y el rey de Israel dijo a Josafat: ¿No te había yo dicho que no me profetizaría bien, sino mal? Micaías fue desafiado a decir la verdad. Dijo que no solo Israel sería derrotado, sino también que su líder (pastor) moriría (15-17)».

Acab aparentó honrar a Josafat, pero su intención era salvarse a sí mismo y hacer justamente lo que se le venía en gana, y así con orgullo desechar la palabra de Dios que vino a través de la profecía de Micaías. Finalmente (vss 30-34) Josafat es salvado y Acab muere en batalla (Vss 28-34).

Aquí tenemos dos cosas importantes, primero: para no fracasar en el reinado espiritual. Primero, no caer en la confusión de pretender que la palabra de Dios se adapte a mis pensamientos. Entender esta historia como advertencia: creer a los falsos profetas te lleva a la muerte espiritual.

Atención con la avaricia, ya que a los avaros les encantan las enseñanzas en contra de la generosidad para con Dios. Aquellos que les encanta pecar sexualmente, entonces prefieren predicadores que no hablen de ese pecado carnal.

Segundo: Atención al pecado de Josafat, de desear escuchar la palabra de Dios pero no querer obedecerla. Algo que he visto es el deseo que Dios hable, pero no se dan cuenta que añaden más responsabilidad a su vida. Y esto es doblemente pecado.

2- LA IMPORTANCIA DEL MATRIMONIO.

«A la verdad ninguno fue como Acab, que se vendió para hacer lo malo ante los ojos de Jehová; porque Jezabel su mujer lo incitaba» (1 Reyes 21:25). (1 Reyes 16:31–33) Acab fue influenciado hacia la maldad por su esposa fenicia Jezabel. Era un hombre débil, que era manipulado por una mujer astuta, sin escrúpulos y cruel. Algunos de los peores crímenes que jamás se han cometido han sido hechos por hombres malvados, instigados por personas peores, más fuertes que ellos mismos. Dios lo advierte en el antiguo pacto y en el nuevo pacto. Veamos algunos pasajes bíblicos e interpretemoslos espiritualmente:

«…y Jehová tu Dios las haya entregado delante de ti, y las hayas derrotado, las destruirás del todo; no harás con ellas alianza, ni tendrás de ellas misericordia. Y no emparentarás con ellas; no darás tu hija a su hijo, ni tomarás a su hija para tu hijo…» (Deuteronomio 7:1-5)

Lo que deberíamos entender es el potencial de la “transferencia de espíritus” y que el Padre nos quiere libres de verdad. El Espíritu Santo le inspira esto al apóstol Pablo: «No os unáis en yugo desigual con los incrédulos; porque ¿qué compañerismo tiene la justicia con la injusticia? ¿Y qué comunión la luz con las tinieblas?» (2 Corintios 6:14-15).

Cuando nos convertimos, empezamos una vida nueva. Antes pecábamos por ignorantes, pero ahora debemos tomar decisiones sabias. Si te convertís y tu conyugue no es cristiano, nos dice la Biblia que no lo abandones. Si te casas delante de Dios tenes que respetar el pacto hecho. Si por desgracia te separas, tenes que quedarte sin casar, a menos que haya alguna causal válida de divorcio.

Pero si no te has casado, tenés que entender que el compañero te ayuda o te hunde espiritualmente. Es por esto que tenés que orar mucho. Pedirle a Dios mucha sabiduría y no actuar por emocionalismo. Ya hemos visto que esto mismo contaminó al rey Salomón y desvió su corazón, a pesar de tener al principio gran revelación del verdadero Dios.

Al casarse con una mujer idolatra y de gran maldad, el rey Acab iba a andar de mal en peor y no terminó bien. Esto está demostrando el fenómeno de la transferencia espiritual, o contaminación de demonios que existe en una relación de pareja o sociedad de cualquier tipo. Cuando el cristiano pasa por alto este principio, entonces tiene con seguridad las consecuencias negativas.

3- EN TODO LO MALO ALGO POSITIVO EN LA VIDA DE ACAB.

Hay algo positivo en toda la negativa existencia del rey Acab: podemos ver la inmensa misericordia del Dios de Israel. La misericordia de Dios y su corazón de Padre se ve en la vida de Acab. Y nos hace reflexionar en su amor perdonador para con todos los que se arrepienten de verdad. El caso de Acab es para evaluar, porque podemos apreciar que cuando Dios te dice que somos reyes y sacerdotes y portadores de un anuncio muy importante, que es el mensaje de la salvación, lo dice de verdad y anhelará que cumplamos ese propósito verdaderamente.

Los libros históricos del Antiguo Testamento son como pequeñas biografías que demuestran cómo el Señor obró con varias personas buenas y malas. Acab es descrito como el rey más malo de Israel. Nadie era como él en maldad. El profeta Elías, lo confrontó como se debía y lo encontramos cuando dice en la Biblia: «Y Acab dijo a Elías: ¿Me has hallado, enemigo mío? El respondió: Te he encontrado, porque te has vendido a hacer lo malo delante de Jehová. He aquí yo traigo mal sobre ti, y barreré tu posteridad y destruiré hasta el último varón de la casa de Acab…» (1Reyes 21:20-22). Ese fue el juicio del Señor en contra de Acab. El y su familia no tendrían un buen final.

Aún así, no pensemos que eso es agradable a Dios. Como en Ezequiel 18:23 dice: “¿Quiero yo la muerte del impío? dice Jehová el Señor. ¿No vivirá, si se apartare de sus caminos?”Al amoroso Creador no le agrada condenar al pecador, sino verlo arrepentirse. Quien se arrepienta es aceptable ante el Señor. «Y sucedió que cuando Acab oyó estas palabras, rasgó sus vestidos y puso cilicio sobre su carne, ayunó, y durmió en cilicio, y anduvo humillado. Entonces vino palabra de Jehová a Elías tisbita, diciendo: ¿No has visto cómo Acab se ha humillado delante de mí? Pues por cuanto se ha humillado delante de mí, no traeré el mal en sus días; en los días de su hijo traeré el mal sobre su casa» (1 Reyes 21:27-29). La única actitud positiva de Acab nos hace pensar en el verdadero amor de Dios que quiere sanar y perdonar. Y también en la capacidad del ser humano para atraer las tinieblas sobre su vida y su familia.

Dios está dispuesto a ayudarnos, ojalá estemos dispuestos a entender, para que así el Espíritu de Dios nos permita reinar con autoridad para la gloria de Dios: «Misericordioso y clemente es Jehová; Lento para la ira, y grande en misericordia. No contenderá para siempre, Ni para siempre guardará el enojo. No ha hecho con nosotros conforme a nuestras iniquidades, Ni nos ha pagado conforme a nuestros pecados. Porque como la altura de los cielos sobre la tierra, Engrandeció su misericordia sobre los que le temen…» (Salmo 103:8-18).

Que Dios te bendiga, te guarde de todo mal y tengas una semana de completa victoria!

Apóstol Guillermo Decena

Victory Church

LA REGION

NACIONALES

INTERNACIONALES

ULTIMAS NOTICIAS

Newsletter

Columnas