En febrero, el consumo en Argentina se retrajo por tercer mes consecutivo: es el peor nivel desde 2021

En febrero de 2024, el Indicador de Consumo (IC) de la Cámara Argentina de Comercio y Servicios (CAC) mostró un retroceso de 3,5% en la comparación interanual.

Continúa la fuerte retracción del consumo en los hogares de los argentinos. Según el último Indicador de Consumo de la Cámara Argentina de Comercio y Servicios (CAC), que mide la evolución del consumo de bienes y servicios en los hogares, en febrero hubo un retroceso de 3,5% en la comparación interanual. A su vez, otras mediciones, como la de la consultora Focus Group, marcó un retroceso para ese mes del 13,4 % interanualmente.

En el caso de la medición de CAC, el mes pasado, hubo una profundización de la tendencia bajista ya sumó su tercer mes con contracción, además de ser la segunda mayor caída del Índice de consumo desde marzo de 2021 (solo fue superado por la baja de noviembre de 2023). Quienes elaboraron el índice destacaron que la magnitud y el signo negativo en las interanuales de recreación y transporte, mostraron la mayor disminución del 13,2% y 2,3%, respectivamente.

Al respecto, desde CAC, destacaron que «con un ingreso nominal que continúa exhibiendo variaciones mensuales por debajo de la inflación, el acceso a bienes y servicios por parte de los hogares se ha visto notoriamente deteriorado en los últimos meses». También mencionaron que si bien las subas en los precios regulados golpearon fuertemente al poder de compra en los últimos dos meses, pero hubiera sino peor si las tarifas de servicios públicos no eran postergadas.

Cuáles fueron los mayores ajustes que hicieron las familias argentinas

En la medición del CAC, transporte y vehículos se contrajo un 2,3% i.a. en febrero. Pero la mayor merma dentro de lo que es consumo fue el dinero destinado a recreación y cultura ya que el mes pasado bajó un 13,2% i.a. La causa es una sola: el argentino no está llegando a fin de mes. Así lo explica el informe: «Se debe al deterioro en el ingreso real de los hogares y la postergación de consumos accesorios».

En cuanto a vivienda, alquileres y servicios públicos, este mostró sector mostró un retroceso estimado de 0,2% i.a. en febrero debido, principalmente, a la disminución en el ingreso disponible. Con respecto al resto de los rubros, estos experimentaron una contracción estimada de 3,9% i.a. en febrero e incluso se posicionaron en niveles 1,9% por debajo de los niveles prepandemia.

Caen las compras en los locales semana a semana

Un relevamiento de Focus Market vía Scanntech (que releva 680 puntos de venta de todo el país) detectó que el consumo masivo cayó un 13,4 % interanualmente y del 6,6% respecto de enero 2024. No solo eso, sino que la cantidad de tickets bajó un 3,4% frente a la semana anterior y 11,4% frente al año anterior. Las unidades por ticket perdieron un 12,3% interanualmente (a 4,7 unidades por ticket) lo que implica que la gente no solo compra menos veces sino menos productos cada vez.

“La pérdida de poder adquisitivo del ingreso de los argentinos sigue estando al orden del día. Si bien en febrero los precios de los bienes de consumo masivo suben a un nivel inferior al que venían registrando en el mes previo aún están muy por encima de las posibilidades de acceso por parte de los argentinos. Dentro de las categorías más castigadas se encuentran artículos de limpieza y cuidado personal”, indicó Damián Di Pace Director de la Consultora Focus Market. Lo que implica que los recortes ya están en productos básicos: como perfumería y detergentes y desinfectantes.

Se contrae con fuerza el poder adquisitivo: qué piensan los argentinos

Culminados sus primeros tres meses de gestión, entre el 19 y el 22 de marzo la consultora Analogías realizó un estudio de alcance nacional para conocer las opiniones sobre la evolución general del Gobierno. Las expectativas económicas presentan una particularidad: para los próximos doce meses la mayoría espera que se deterioren las condiciones de vida. Sin embargo, cuando se le consultó por un plazo de dos años las expectativas presentan un diferencial optimista. En este sentido, creció 4 puntos el optimismo, cayó 6 puntos el pesimismo.

«Si se toma en consideración que los ingresos de trabajadores formales y jubilados tuvieron una caída real en el primer bimestre de entre el 23% y el 30% en la comparación interanual y que todos los indicadores de actividad con alta frecuencia registran caídas también muy notorias es posible que sea la estabilidad de los tipos de cambio financieros el elemento que esté funcionando como promotor de expectativas», indicaron desde esta consultora.

En otro orden, el 55% de la muestra opinó que el ajuste está recayendo entre trabajadores y jubilados mucho más que sobre la denominada “casta política” (sólo un 22%). A su vez, el 81% de los encuestados opinó que las grandes empresas de productos de consumo masivo se están aprovechando de las desregulaciones para subir los precios en forma exagerada.

Fuente: Ámbito

LA REGION

NACIONALES

INTERNACIONALES

ULTIMAS NOTICIAS

Newsletter

Columnas