Semana Santa | La fe como camino para transitar los difíciles momentos del país: “Tenemos que bregar, luchar, trabajar para hacer lo mejor para todos”, señaló un sacerdote

En medio de la semana santa, un período de profunda religiosidad en la provincia de Misiones, los líderes de la iglesia católica local, Juan Rubén Martínez, Obispo de la diócesis de Posadas, y Sebastián Escalante, vicario general de la misma diócesis, compartieron sus reflexiones sobre el significado de estas festividades en el contexto de la difícil situación económica que enfrenta el país.

Martínez, aludiendo al acompañamiento a Jesús durante estas celebraciones, destacó la importancia del amor como un acto de entrega total. “Hay que acompañarlo a Jesús. Él nos enseña que amar es dar la vida y dar la vida”, expresó el obispo, subrayando la relevancia de comprender la vida desde esta perspectiva en un momento de sufrimiento para muchos.

Además, Martínez hizo hincapié en la solidaridad y la responsabilidad compartida en tiempos de dificultad económica. “Creo que tenemos que pensarlo también desde la solidaridad del amor, desde el compartir y que aquello que tiene responsabilidades no se olvide».

Tal vez te interese leer: Se realizó la bendición de los alimentos en la Catedral de Posadas

Por su parte, Escalante enfocó su reflexión en la necesidad de encontrar significado y esperanza en medio de los desafíos actuales. “La Semana Santa va a ser un momento de reflexión, de también ahondar en algunos valores como la solidaridad, la ayuda mutua, que creo que en estos momentos es muy importante”, expresó el vicario general.

También, destacó la importancia de aprovechar estas festividades para alimentar el espíritu y renovar el compromiso con un mundo más justo y solidario, especialmente en un contexto donde muchos turistas visitan la región.

La Pascua para renacer

Para Escalante, la Pascua no solo representa un evento religioso, sino también un llamado a la acción en un mundo marcado por la adversidad y la violencia. “La Pascua es un renacer”, afirma Escalante, reflejando la esperanza y la renovación que esta celebración trae consigo.

Sin embargo, reconoce la realidad de un mundo lleno de “signos de muerte” que se muestran constantemente en los medios de comunicación, desde conflictos armados hasta situaciones complejas que enfrenta la humanidad.

A pesar de estos desafíos, Escalante sostiene que la Pascua debe ser un momento para actualizar el deseo profundo de vida que todos llevamos dentro. En lugar de sucumbir ante la desesperación, insta a “bregar, luchar, trabajar todos” para transformar el mundo en un lugar más justo, fraterno, solidario y lleno de vida.

LA REGION

NACIONALES

INTERNACIONALES

ULTIMAS NOTICIAS

Newsletter

Columnas