Emergencia económica en la UNaM | En la Regional de Oberá será muy difícil seguir con el mismo esquema de becas para el comedor

Ivonne Aquino, decana de la Facultad de Arte de Oberá dijo que tras la declaración de emergencia económica en la UNaM urge encontrar soluciones creativas y trabajar en conjunto con otras unidades de la Regional Oberá.

Se declaró la emergencia económica en la Universidad Nacional de Misiones (UNaM) y decanos de las 6 unidades académicas analizan medidas de ajuste con el fin de mantener la calidad educativa, los programas de investigación y los alumnos en las aulas, ya sea en forma presencial o virtual.

En ese sentido la decana de la Facultad de Artes de Oberá, Ivonne Aquino sostuvo el gran desafío de la Regional Oberá en medio de la declaración de emergencia económica: el mantenimiento del sistema de becas que el año pasado beneficiaba a aproximadamente 800 estudiantes.

La funcionaria explicó que a la escasez de recursos y la inflación creciente están afectando la capacidad de la facultad para mantener el mismo nivel de asistencia financiera para los estudiantes. La falta de una ley de presupuesto actualizada para el año 2024 complica significativamente la situación, y esto trae un alto impacto en todas las unidades académicas, incluyendo la Facultad de Artes y Diseño, que ha experimentado un crecimiento notable en la matrícula y la oferta formativa en años anteriores.

Con más de mil estudiantes ya preinscritos para el ciclo 2024 y alrededor de 2500 estudiantes cursando distintas carreras, los esfuerzos se centran en garantizar aulas adecuadas y mantener extensiones áulicas y territoriales en otras localidades como Eldorado y Santa Ana, donde la facultad ofrece carreras.

En respuesta a la falta de recursos, Aquino explicó que están trabajando en ajustes necesarios dentro del marco de las normativas vigentes. Esto implica reorganizar los tiempos de dictado de clases, potenciar el uso del aula virtual y optimizar el uso de los espacios dentro de la facultad. Sin embargo, reconoce que estas medidas pueden resultar insuficientes ante la magnitud de la crisis.

Uno de los puntos críticos es el impacto en los beneficios para los estudiantes, como el servicio de comedor y alojamiento. Aquino lamentó informar estudian ajustar el sistema de becas debido al aumento de los costos y la falta de recursos.

La Decana valoró la gestión proactiva de la rectora de la UNaM, Alicia Bohren quien entabló diálogo directo con las autoridades Nacionales para abordar los problemas que afectan a la universidad. Se espera que este diálogo facilite la búsqueda de soluciones y el mantenimiento de los programas educativos de toda la universidad.

 

LA REGION

NACIONALES

INTERNACIONALES

ULTIMAS NOTICIAS

Newsletter

Columnas