Instan a los productores misioneros de Té a un manejo adecuado de sus plantaciones para aumentar la eficiencia en las fábricas de procesamiento

Eduardo Goldfarb, experto en la industria tealera y responsable de Valmitran, analizó el estado actual del mercado del té a nivel global y sus implicaciones para Argentina. Goldfarb destacó la influencia de factores como la oferta y la demanda en la dinámica de precios del té a nivel mundial.

Eduardo Goldfarb – Radio República

Según Goldfarb, «Argentina es un productor muy pequeño en relación al resto, solo producimos alrededor del 2% de la producción de té mundial, lo cual no nos convierte en jugadores que podamos influir en los precios generales». Sin embargo, señaló que el cambio climático ha favorecido a los países productores este año. Misiones, a diferencia de años anteriores caracterizados por sequías y bajos rendimientos, tuvo una destacada producción de té.

Golfard identificó a Kenia como un actor clave en el mercado del té, ya que históricamente ha sido un país con una alta producción y exportación de té de alta calidad. «Kenia ha tenido una superproducción al punto tal que sus precios, usualmente bastante elevados, han comenzado a bajar de una manera increíble, impresionante, y esto afecta a todo el mercado en general. Este es uno de los principales motivos de que haya mucho té en el mundo y sin vender», afirmó.

En cuanto a las compras de té misionero por parte de Estados Unidos, Goldfarb explicó que las empresas estadounidenses no compran directamente a Kenia, pero suelen tomar provisiones de otros mercados. «El año pasado, se suponía que habría escasez de té en Argentina, por lo que tomaron provisiones de otros mercados». Este año Argentina tuvo una producción excepcional, pero las empresas se encuentran con un exceso de té en sus almacenes.

Sobre el impacto en los productores locales, Goldfarb expresó su preocupación, especialmente por aquellos productores que no pueden cosechar todo su té debido a decisiones de manejo inadecuadas. Además, instó a los productores a cortar las partes más jóvenes de la planta de té, conocidas como el «brote pequeño», para aumentar la eficiencia en las fábricas de procesamiento y lograr más disponibilidad de té para la venta.

Goldfarb se refirió al papel del gobierno provincial y reconoció los esfuerzos realizados para apoyar a la industria, pero señaló limitaciones a nivel nacional. «El estado provincial hace lo que puede y nos ayuda con los pesticidas, pero no hay demasiadas herramientas nuevas a nivel nacional», finalizó.

LA REGION

NACIONALES

INTERNACIONALES

ULTIMAS NOTICIAS

Newsletter

Columnas