Cerraron las urnas por el plebiscito en Chile y se espera la definición sobre una nueva Constitución

Las urnas cerraron este domingo a las 18 en los comicios de Chile en los que los ciudadanos votaron si prefieren aprobar o rechazar una nueva propuesta constitucional para reemplazar la Carta Magna vigente desde la dictadura después de descartar en 2022 una primera iniciativa radicalmente opuesta y de tinte progresista.

Con apenas un 0,44% de las mesas escrutadas, el conteo del Servicio Electoral de Chile arroja una victoria del “en contra” con el 72,70% frente a un 27,30% del “a favor”.

El nuevo texto, redactado por una mayoría de constituyentes de la derecha y la ultraderecha, es más conservador que el que pretende sustituir tanto en lo moral como en lo económico, ya que profundizaría en los principios del libre mercado, reduciría la intervención del Estado y podría limitar algunos derechos, como los reproductivos.

La votación se produjo en medio de un hastío generalizado de la ciudadanía y un año después de que los chilenos rechazaran con un 62% de los votos otro proyecto, entonces redactado por una constituyente con mayoría de izquierda, que muchos calificaron como una de las iniciativas constitucionales más progresistas del mundo.

La portavoz del gobierno, Camila Vallejo, aseguró que cualquiera sea el resultado del voto, que en Chile es obligatorio, no habrá más intentos de redactar un nuevo texto durante esta administración.

El presidente de Chile, Gabriel Boric, izquierda, llega para votar el borrador de una nueva constitución en Punta Arenas, Chile, el domingo 17 de diciembre de 2023.Andres Poblete - AP
El presidente de Chile, Gabriel Boric, izquierda, llega para votar el borrador de una nueva constitución en Punta Arenas, Chile, el domingo 17 de diciembre de 2023. Andres Poblete – AP

El presidente de Chile, Gabriel Boric, destacó tras emitir su voto en la austral región de Magallanes que “hoy estamos llevando adelante una nueva jornada cívica que más allá de cualquier resultado, fortalece nuestra democracia”.

“Chile ha demostrado una fortaleza que no debemos dar por sentado, que los problemas que tenemos en la sociedad, los canalizamos institucionalmente y los resolvemos de manera pacífica y confiando en el pueblo”, agregó el mandatario.

Añadió que, “independientemente del resultado”, el gobierno va a seguir trabajando en las prioridades de la gente en seguridad, salud, vivienda y educación.

Hace cuatro años miles de chilenos tomaron las calles para demandar mejores pensiones, salud, y educación y acabar con las desigualdades. Estas fueron unas protestas sin precedentes en la historia del país sudamericano.

Divisiones

Las aguas están divididas también entre los expresidentes de Chile.

“Prefiero algo malo a algo pésimo”, dijo después de votar a primera hora la expresidenta Michelle Bachelet que hizo campaña por el “En Contra” y la defensa de los derechos de las mujeres.

La expresidenta de Chile Michelle BacheletRicardo Rubio - Europa Press - Ricardo Rubio - Europa Press
La expresidenta de Chile Michelle Bachelet
Ricardo Rubio – Europa Press – Ricardo Rubio – Europa Press

En la misma línea se posiciona el exmandatario Ricardo Lagos, quien se ha manifestado en contra del nuevo texto. Este domingo indicó que la ciudadanía espera un país “más fuerte, más integrado. Hoy somos respetados en el mundo. Pero en Chile tenemos la casa un poquito desordenada y ahora hay que llegar a una claridad del mensaje que se está expresando”.

En cambio, el también exmandatario Sebastián Piñera, el conservador en cuyo gobierno tuvo lugar el estallido social de 2019 que provocó el inicio de este proceso constitucional, pedía cerrar cuatro años de “sacrificios” e “incertidumbres” para tener “una constitución aprobada en plena democracia, que nos dé la estabilidad, la unidad, la proyección que Chile necesita”.

El expresidente Eduardo Frei dijo tras sufragar que “en un comunicado, señalé que iba a votar A Favor, porque había ponderado todos los argumentos A Favor y En Contra, y creía que era mejor para Chile terminar este proceso. Por eso lo reitero hoy día, creo que ya llevamos cinco años de discusión constitucional, necesitamos certezas, seguridad”.

El nuevo texto

La nueva propuesta constitucional plantea que Chile es un Estado social y democrático que “promueve el desarrollo progresivo de los derechos sociales” a través de instituciones públicas y privadas. Sus detractores afirman que, aunque haya libertad de elección en salud, educación o pensiones, sólo podrán escoger quienes tengan poder adquisitivo.

Los colectivos feministas temen que el cambio de redacción de la nueva propuesta para proteger la vida “de quien” está por nacer podría allanar el camino para derogar el aborto en las tres causales aprobadas en 2017 (violación, riesgo de la vida de la madre o inviabilidad del feto). Además, denuncian retrocesos en materias de servicios sociales o participación política.

Fernando Escudero, un jubilado de 77 años, también se quejaba de que el texto declare al agua “un bien de consumo” y no un derecho humano en un país con una fuerte crisis hídrica. “Leí el texto completo, es muy malo, aunque el texto anterior también era muy malo pero tenía cosas rescatables”.

Un chico muestra un poster contra el proyecto constitucional, en Santiago de ChileEsteban Felix - AP
Un chico muestra un poster contra el proyecto constitucional, en Santiago de Chile
Esteban Felix – AP

La iniciativa también contiene elementos polémicos en temas como la inmigración al consagrar la expulsión de inmigrantes irregulares “lo antes posible”, la objeción de conciencia de instituciones, el derecho de huelga o la exención tributaria del pago de contribuciones de la primera vivienda. Asimismo, el que puedan ser beneficiados con prisión domiciliaria por edad o enfermedad condenados por graves violaciones de derechos humanos.

Para algunas familias votar en el Estadio Nacional de chile, uno de los mayores centros de detención después del golpe de estado de 1973, “es una revancha” de la democracia sobre la dictadura, dijo la diseñadora Valeria Salzmann, de 44 años.

Y para Jaime Fones, 87, un exmaratonista y ex marino mercante y que tuvo que salir exiliado tras el golpe, se mezclan los recuerdos de cuando entrenaba aquí con los de “la matanza salvaje que hicieron” los militares, dijo desde su silla de ruedas confiado en que no se apruebe la nueva propuesta.

Muy distinto piensa César Campos, un taxista de 70 años, que esperaba la victoria del voto a favor porque con la izquierda “no hay inversión, no hay productividad” y la nueva Constitución lo garantiza. “Con la derecha el país camina”, sentenció.

Aunque las últimas encuestas daban una ventaja al rechazo al texto, el domingo había incertidumbre por el alto número de indecisos o con opinión cambiante.

(Originalmente de las Agencias AP, ANSA y diario El Mercurio; fuente: La Nación)

LA REGION

NACIONALES

INTERNACIONALES

ULTIMAS NOTICIAS

Newsletter

Columnas