Empresario de la carne indicó que en el sector reina la incertidumbre y anticipó que aumentarán los precios

Abel Motte, empresario del rubro cárnico en la provincia, abordó las inquietudes y desafíos actuales que enfrenta el sector. En medio de la incertidumbre, se refirió a las preocupaciones que rodean la comercialización y el impacto en el mercado interno.

Abel Motte – Red ciudadana 

Ante la situación actual, Motte expresó su preocupación por la incertidumbre que rodea al sector, donde la comercialización presenta dificultades tanto en el remate de animales como después de la faena. La incógnita sobre el dólar de referencia para las exportaciones de carne y su repercusión en los precios generó un análisis crítico sobre el mercado argentino.

“En términos generales, lo que va a pasar mañana no sabemos. La carne tiene una dificultad en la comercialización. Tanto el animal vivo y yendo remate, que pasan los kilos, hay tiempos que obligan a la venta. Y después de la faena, uno no la puede guardar, hay que venderla porque se vence muy rápido la carne”, explicó. 

El empresario destacó la importancia de la macroeconomía en la estabilidad del sector, resaltando que el crecimiento se halla en la exportación, clave para generar ingresos y empleo en el país.  “Lo único que va a generar puestos de trabajo y un aumento de precio para crecer, es la exportación, tanto de la carne como de todos los productos que tiene el país. Si no tenemos una macro activa, no vamos a poder generar trabajo. Esa es la realidad”, señaló. En este sentido,  enfatizó que una macroeconomía activa es fundamental para la generación de trabajo.

En referencia a la oferta de carne en el mercado local, aseguró que existe suficiente abastecimiento para cubrir la demanda actual, aunque los precios futuros siguen siendo una incógnita hasta que se establezcan nuevas pautas macroeconómicas. “Estamos evaluando cuáles van a ser los precios a partir del día 18. No tenemos conciencia de precios hasta mañana. De cualquier manera, vamos tanto para el comercio como para el consumidor, nosotros nos garantizamos estar por debajo del precio de inflación para fin de año”, aclaró Motte. 

En este contexto, dijo que la exportación actualmente está cerrada, lo que ha llevado a la necesidad de vender cortes como el asado, proveniente del excedente de exportación, a precios más accesibles para el mercado interno. “La situación de la carne está complicada. La exportación está cerrada. Hoy no dan los números de exportación”, enfatizó. 

Por otro lado, abordó también la expectativa del aumento de precios y su impacto en la demanda interna. Se hizo hincapié en la dificultad actual de la población para afrontar esos costos debido a la situación económica, expresando que la intención de compra no siempre se traduce en adquisición por falta de capacidad económica.

En este sentido, agregó que “un producto que tiene una fecha de crecimiento de tres años, cuesta 300 pesos. No quiero decir la marca ni el precio. En cuanto a la carne, se mantiene según las temperaturas. Hay un rango sanitario que hay que respetarlo. Si se congela a 48 grados bajo cero en túnel y se conserva a 18 grados bajo cero permanente, tiene una conservación de 18 meses. A partir de ir bajando las temperaturas de congelamiento y las temperaturas de conservación, los tiempos se van acortando”.

En esta línea, indicó que “el producto congelado no es igual de barato que un producto fresco”. Además, subrayó la complejidad de la industria cárnica, señalando la diversidad de productos relacionados con ella. Expresó que si se lleva a cabo la exportación de carne, es probable que exista disponibilidad de carne a precios más económicos en el mercado interno. Sin embargo, aclaró que es posible que no se encuentren los precios más bajos, aunque sí una oferta más accesible para los consumidores locales.

Tal vez te interese leer: “Nuestro espacio está enfocado en las propuestas a la sociedad y no en la grieta”, sostuvo Abel Motte

En cuanto a la especulación de precios, hizo hincapié en la necesidad de cautela, haciendo un llamado a la reflexión tanto para comerciantes como consumidores, afirmando que el 18 de diciembre se comunicarán los precios al 31. “Los argentinos hoy no somos ricos, somos pobres. Por lo tanto, la intención de compra no significa la compra. Quiero comprar, pero no me alcanza. Esa es la realidad. Entonces, el comercio, si tiene stock, tiene que mirar bien los precios que va a poner a la venta. Esto es una recomendación al público para que no se quede en miedo con ese stock”, advirtió Motte, pidiendo que se busque referencias de precios y no convalidar aumentos desmedidos que no se ajusten a la realidad económica del país.

Finalmente, Motte concluyó reiterando la importancia de un país previsible, con un horizonte claro para los ciudadanos y los comerciantes, evitando la especulación desmedida y fomentando la prudencia en tiempos de incertidumbre económica. “Esto no es para enfrentar a nadie. La imprevisibilidad quita el sueño. No sabemos lo que va a pasar en el futuro. Quita el sueño. Y esto nos pasa a todos los argentinos. Yo quiero un país previsible. Yo quiero un país que me apueste y que sepa lo que va a pasar dentro de 12 meses. Y hoy estoy diciendo que no sé lo que va a pasar dentro de 12 horas. No tengo idea. Entonces todos nos tenemos que cuidar. Consumidores y comerciantes”, concluyó Motte. 

Desde el sector cárnico de la provincia, aseguran que “la situación es complicada y la exportación está cerrada”

LA REGION

NACIONALES

INTERNACIONALES

ULTIMAS NOTICIAS

Newsletter

Columnas