Desde la Confederación de PyMEs Constructoras remarcaron la preocupación del sector por la posible caída de la obra pública bajo la presidencia de Milei 

Las declaraciones de Javier Milei respecto a una posible paralización de la obra pública encendió alertas en el empresariado. Gerardo Fernández, presidente de la Confederación de PyMEs Constructoras de Argentina, analizó los desafíos actuales y el impacto en el sector, revelando preocupaciones sobre el futuro inmediato y la necesidad de medidas gubernamentales claras.

Gerardo Fernández – República

Gerardo Fernández, presidente de la Confederación de PyMEs Constructoras de Argentina, ofreció una visión crítica sobre la incertidumbre que rodea a este ámbito clave de la economía nacional. “Estamos en momentos de muchas definiciones. No estamos exentos a lo que está viviendo la sociedad y el país en su conjunto, con extrema angustia e incertidumbre”,  señaló Fernández, en referencia a los dichos del presidente electo, Javier Milei, relacionados a un posible corte en el financiamiento a la obra pública. 

También destacó la complejidad actual en el ámbito de la construcción, tanto en el sector privado como en el ámbito de la obra pública. En esta línea, sobre el sector privado, Fernández apuntó a la ralentización como resultado de la falta de acceso al crédito y el temor de los inversores, quienes prefieren mantener sus fondos líquidos en lugar de invertir en proyectos inmobiliarios.

 “El sector privado viene trabajando a ritmos muy bajos desde ya hace mucho tiempo, el hecho de no contar con acceso al crédito y el temor que tiene el posible inversor del devenir, prefiere quedarse en moneda líquida que invertir en lo que históricamente llamábamos ladrillos, entonces el mercado privado está ralentizado”, detalló. 

Respecto a la obra pública, mencionó que, aunque se mantenía un ritmo de trabajo aceptable en el último año, se vio afectado por retrasos en los pagos por parte de los gobiernos nacional y provinciales. Además, manifestó que “las declaraciones que se han escuchado en estos últimos días de parte del Presidente Electo y de parte del equipo que conformaría los Ministerios llamaron la atención y hay distintos análisis, pero vuelvo a lo primero, es la incertidumbre y la parálisis hasta tanto hayan definiciones concretas”. 

En este contexto, la incertidumbre sobre el futuro inmediato se intensifica con la necesidad de que los nuevos funcionarios asuman sus roles y tomen decisiones, un proceso que, según Fernández, puede llevar varios meses. Esto, sumado al periodo estacional con las festividades de fin de año y vacaciones, contribuye a un escenario poco alentador en el corto plazo. “Hay que entender que hay un cambio de gobierno, esto hace que los funcionarios nuevos tengan que asumir, poner los subsecretarios, directores, secretarios, retomar la lectura de todos los expedientes, ver el estado de situación y ahí recién poder tomar decisiones”, señaló. 

Por otro lado, abordó la importancia de la obra pública en la economía y sugirió la posibilidad de ralentizar mega proyectos en favor de impulsar obras de menor magnitud, que son mayormente ejecutadas por las PYMES constructoras. “La obra pública es parte inescindible del motor de la economía, puede haber un reacomodamiento, un reordenamiento, una reprogramación de contratos, pero en general la obra pública continúa. También es una expresión de deseo que el gobierno entrante comprenda que las grandes obras de infraestructura como son las rutas, los diques, los aeropuertos, consumen el 70% del presupuesto pero contienen un 30% de la mano de obra promedio”, explicó.  

En términos de números, Fernández destacó que la Confederación de PYMES Constructoras de Argentina representa directamente a más de 900 empresas, pero el impacto en el empleo podría ser mayor, afectando a más de un millón de personas, considerando la reducción en puestos de trabajo indirectos asociados a la construcción.

Tal vez te interese leer: Presentaron nuevas líneas de financiamiento para pymes

“Llamamos primero a la prudencia de las empresas en cuanto a los gastos e inversiones en el inmediato plazo, llamamos a la consideración a las autoridades, tanto provinciales, nacionales, municipales, que comprendan y que tengan en cuenta la contención que significa la industria de la construcción, entiendo que en la mayoría de los casos esto se tiene muy claro y muy presente”, dijo. 

Finalmente, hizo un llamado a la prudencia en las decisiones financieras de las empresas y solicitó a las autoridades gubernamentales considerar el impacto social que implica la industria de la construcción en el país.

En medio de la incertidumbre, Fernández concluyó expresando su confianza en la capacidad de adaptación y resiliencia de las PyMEs, instando a un rápido reordenamiento del sector y ofreciendo la disposición de la Confederación para colaborar en la reducción del impacto económico y social.

Futuro incierto para el sector de la construcción: el presidente de la Confederación de PyMEs Constructoras señaló que “la obra pública es una parte inescindible del motor de la economía”

LA REGION

NACIONALES

INTERNACIONALES

ULTIMAS NOTICIAS

Newsletter

Columnas