Columna | Descubrí el poder transformador de la gratitud

Mucho se habla sobre la práctica de la gratitud, inclusive sobre cuánto más provechoso es hacerlo por escrito y como un hábito diario… pero… ¿somos realmente conscientes de lo que ésta práctica puede transformarnos?

¿Qué beneficios obtuvimos y seguimos obteniendo quienes lo tomamos como estilo de vida? ¿Es posible seguir encontrando motivos para agradecer aún en momentos de adversidad, de dificultades o cuando estamos atravesando procesos dolorosos para nosotros y nuestros seres queridos? La respuesta es si, si … y si! Vení que te cuento cómo y porqué.

Al agradecer, hacemos foco en lo que tenemos (desde un pedazo de pan hasta una casa, desde poder haber ido a la escuela hasta el viaje maravilloso que me puedo permitir en vacaciones, desde el proceso de salud que estoy atravesando -por todo lo que me está enseñando-  hasta la posibilidad de recurrir a los médicos, tener gente que me acompaña… la voluntad y la fe que siento) y, como siempre decimos, donde ponemos nuestra atención, hacemos que eso crezca.

Dar las gracias y recibirlas con gusto (por favor dejá de decir “de nada”!!!!, no me agradezcas, no hay nada que agradecer o cosas por el estilo!!!! Probá a reemplazarlo por “es un gusto para mi ayudarte” “es un placer” “gracias también a vos por… “) hace que cada vez encontremos más motivos para seguir haciéndolo.

Practicarlo diariamente y por escrito (para poder volver las veces que sea necesario, reconocer los logros y volver a las memorias de abundancia)  nos aleja de la queja, de hacer foco en los problemas, vibracionalmente nos eleva y comenzamos a atraer cosas, situaciones o personas en la misma frecuencia vibracional, nos energiza, conectamos con el presente, nos da serenidad , nos reconocemos merecedores de todo eso que tenemos en nuestra vida por lo que aumenta la autoestima y lo más hermoso, es que la expandimos a nuestros seres queridos.

Poder llevar un diario, cuaderno, un libro… como un tesoro, es un momento de conexión con nosotros y es una nueva manera de trabajar, haciéndolo desde el nuevo paradigma, donde antes del hacer, está el ser, que nos permite reconocernos, valorarnos y valorar lo que nos rodea.

Qué podemos agradecer de nuestro pasado? Las experiencias, las posibilidades, la gente, el amor que recibí, los cuidados, la formación, agradecer a mis ancestros porque permitieron que hoy esté acá, lo que me enseñaron y tomo para mi vida, lo que me mostraron y elijo hacer diferente.

Agradezco lo que parece obvio (y no lo es) como poder elegir que me pongo, tener agua a disposición, una cama, los órganos y los sentidos, la cordialidad, los valores con los que elijo vivir. Agradezco eso que apareció de repente y me llevó a un momento de alegría, como escuchar “de casualidad” un tema en la radio, encontrarme con alguien que no veía desde hace tiempo o la emoción de recibir un mensaje de una persona querida.

Probá y después me contás. Yo hoy, agradezco, que hayas llegado hasta acá, que te permitas ver si te resuena el mensaje y quizás lo pongas en práctica, que estés viendo nuevas maneras de ser y hacer.

Que hagas un maravilloso día.

Si crees que precisás un acompañamiento, estoy a un mensaje de distancia.

Ester Inglese

Coach Ontológico Profesional

Coach de Prosperidad en formación

Ig @ester.inglese / WhatsApp 3751 660207

Además...

ULTIMAS NOTICIAS

Columnas