Comienza el sueño de Los Pumas en el Mundial de Rugby en una Francia pintada de celeste y blanco

En una Marsella caliente, el seleccionado argentino arranca su participación en Francia 2023, preparado para hacerse cargo de una oportunidad inmejorable con más de 67 mil fanáticos esperando por un duelo con mucha historia

Lo dice La Marsellesa, el himno francé, y tiene razón. “Le jour de gloire est arrivé!”. ¡El día de gloria ha llegado! Después de tanto esperarlo, estamos en el sábado 9 de septiembre. Día del debut de Los Pumas en el Mundial de Rugby de Francia 2023.

Cada primer partido en una Copa del Mundo es especial. Diferente a los demás. Hay más nervios, más tensión. Más ganas. La exigencia y la presión se sienten el doble. Es el escenario ideal para salir a probar de qué está hecho un equipo.

El seleccionado argentino enfrenta a Inglaterra con esa premisa: demostrarse y demostrar para qué están preparados. El contexto será perfecto. Un estadio -el Velodrome de Marsella- lleno, con más de 67 mil fanáticos esperando por un duelo con mucha historia, entre dos equipos que prometen un encuentro vibrante y apretado.

Alegría, confianza, responsabilidad. Esas palabras utilizaron los jugadores argentinos en los días previos a este choque para describir lo que viven y sienten. Saben que están en las puertas de algo que puede ser muy grande, y depende de ellos cómo resultará.

Los Pumas llegan con la confianza en alto, un buen nivel de juego (y resultados) y con un plantel de experiencia pero también juventud. Con un entrenador -Michael Cheika- que sabe qué se necesita para llegar a lo más alto (llevó a Australia a la final del Mundial 2015). Con una preparación que fue de las mejores, concentrados en su tarea y en el esfuerzo colectivo para permitirse soñar en grande.

El seleccionado nacional demostró en estos dos últimos años que no es menos que nadie, que es muy competitivo y que en un buen día le puede ganar a todos. Sí, a todos. Y que como repite y repite su staff técnico, está preparado para ganar. En la cancha habrá que demostrarlo y en el deporte la derrota es una opción, pero el plantel está listo y enfocado en lo que tiene que hacer.

Hay variantes técnicas y tácticas. Hay nombres propios en un gran momento, y los que esperan afuera también empujan para entrar y demostrar. Se mejoró en el line y el scrum, los backs son peligrosos y lastiman. Los pateadores son fiables. El entrenador les devolvió la confianza y eso los hizo respetados en el mundo, otra vez.

Por su parte, Inglaterra atraviesa turbulencias. Los malos resultados en sus últimas presentaciones pusieron en la cuerda floja a su entrenador, Steve Borthwick. Algunas bajas importantes en la lista mundialista por lesiones y las suspensiones de su capitán -Owen Farrell- y Billy Vunipola por dos juegos en este Mundial, hacen que la Rosa no llegue bien pisada a Francia.

Así y todo, todavía está a tiempo de despertar de este presente de pesadilla que viven y complicar a más de uno, con un equipo que necesita cambiar el chip y recomponer su imagen. Saben que ante Los Pumas y en un Mundial es el escenario ideal para hacerlo.

El ambiente estará caliente. Por la alta temperatura de Marsella (se jugará con más de 35 grados en la cancha), por el entorno de hinchas argentinos e ingleses y por el contexto histórico de un duelo ente estos dos países.

Marsella disfruta de sus últimos días de verano de manera intensa y sin lluvias hace tiempo. Además, la ciudad más latina de Francia recibió a miles de fanáticos argentinos, provenientes de nuestro país y del resto de Europa. Las calles están copadas por los colores celeste y blanco.

Pero la Rosa no se queda atrás. Inglaterra es el país que más entradas pidió para esta Copa del Mundo, por lo que por las calles también se observan hinchas entonando “Swing low, sweet chariot”, su tradicional canción de cancha.

Los hoteles están colmados, no hay departamentos para alquilar y las poquísimas camas disponibles en hostels tienen precios desorbitantes. Marsella respira clima de Mundial.

Pumas vs Inglaterra: el historial

El historial entre estos dos equipos es favorable a Inglaterra, con 19 triunfos, mientras que Argentina logró ganar cinco veces y hubo dos empates. Pero el último antecedente le trae buenos recuerdos a este equipo nacional: en noviembre del año pasado fue 30-29 a su favor en Twickenham, la Catedral del rugby mundial.

Por Copa del Mundo hubo tres choques previos, con triunfos de la Rosa: 24-18 en Sudáfrica 1995, 13-9 en Nueva Zelanda 2011 y 39-10 en Japón 2019. Esa racha también buscarán cortar los argentinos.

Todo esto no escapa a un trasfondo mucho más grande que un partido de rugby. Es que la rivalidad entre Argentina e Inglaterra va más allá de lo deportivo. La historia ha puesto cara a cara a estos dos países en más de una ocasión en conflictos armados, con uno de ellos muy reciente en el tiempo como la guerra de Malvinas. Por eso que la diferencia entre ser rivales y enemigos se hace difusa para muchos cuando juegan estos dos países.

Con la preparación ideal y con la cabeza puesta en el objetivo, Los Pumas buscarán que el día de gloria haya arribado.

Fuente: TN.

LA REGION

NACIONALES

INTERNACIONALES

ULTIMAS NOTICIAS

Newsletter

Columnas