Países del oeste de África ultimaron detalles para «posible intervención» militar en Níger

La Comunidad Económica de los Estados de África Occidental (CEDEAO) no revelará a los golpistas detalles sobre la posible intervención, sobre la que ya están definidos los recursos necesarios, expresaron autoridades.

Los jefes militares de África occidental anunciaron que «definieron» hoy un plan de cara a una «posible intervención» contra la junta que tomó el poder en Níger, tras una reunión en Abuja, la capital de Nigeria.

«Se definieron todos los elementos de una posible intervención, incluidos los recursos necesarios y el cómo y cuándo vamos a desplegar esa fuerza», dijo el comisionado de Asuntos Políticos y de Seguridad de la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (Cedeao), Abdel-Fatau Musah.

Un grupo de militares nigerinos derrocó el 26 de julio al presidente Mohamed Bazoum, quien se encuentra retenido desde entonces, en un golpe que fue ampliamente condenado por la comunidad internacional y también a escala regional.

En ese marco, la Cedeao impuso fuertes sanciones a Níger y dio hasta el domingo a los golpistas para restablecer en sus funciones al presidente, bajo amenaza de utilizar «la fuerza».

Los golpistas, liderados por el general Abdourahamane Tchiani, ya advirtieron anoche que responderían de forma inmediata a cualquier «agresión o intento de agresión contra el Estado de Níger» de la Cedeao, y aclararon que la amenaza no estaba dirigida a los «países amigos» suspendidos de la comunidad africana, en referencia a Burkina Faso y Mali, también gobernados por militares alzados.

El presidente Bazoum -que está detenido junto a su familia- dijo ayer que si el golpe tiene éxito, tendrá «consecuencias devastadoras para la región y el mundo entero», en un artículo de opinión publicado en el diario The Washington Post.

«Hago un llamamiento al Gobierno estadounidense y a toda la comunidad internacional para que ayuden a restablecer el orden constitucional», dijo y aclaró: «Escribo esto como rehén».

 

Reacciones internacionales

 

Rusia, señalado por Occidente como un país que contaría con la simpatía de los sediciosos, expresó hoy que una intervención extranjera no va a resolver la crisis en Níger.

«Es poco probable que una intervención de cualquier fuerza extrarregional pueda mejorar la situación», dijo a los periodistas el portavoz de la presidencia rusa, Dmitri Peskov, que llamó a un «restauración rápida del orden constitucional», después de que Bazoum alertara que el golpe pondrá a la región del Sahel bajo la «influencia» de Rusia a través de los mercenarios del grupo Wagner.

Tras tomar el poder, los golpistas rompieron varios acuerdos de defensa con París, entre ellos los vinculados al despliegue de tropas francesas en Níger y al «estatuto» de los militares partícipes de la lucha antiyihadista.

Francia respondió hoy que «sólo las autoridades nigerinas legítimas» pueden romper los acuerdos de cooperación militar, no los autores del golpe de Estado.

«Francia recuerda que el marco jurídico de su cooperación con Níger en materia de defensa se basa en acuerdos celebrados con las autoridades nigerinas legítimas», afirmó el Ministerio de Asuntos Exteriores de Francia.

Estas autoridades «son las únicas que Francia, como toda la comunidad internacional, reconoce», añadió, al señalar que toma «nota» del comunicado de la junta militar en el que rompe los acuerdos.

Francia tiene desplegados 1.500 soldados en este país para la lucha antiyihadista y esta semana evacuó a 1.079 personas del país, más de la mitad de ellos franceses.

Radio France Internationale (RFI) y la televisora France 24 informaron que sus transmisiones fueron suspendidas en Níger, decisión que fue repudiada por la Cancillería gala.

LA REGION

NACIONALES

INTERNACIONALES

ULTIMAS NOTICIAS

Newsletter

Columnas